InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Lawerson


Lawerson
30 enero 2019
Ladrones de Libertad es la tercera parte de Sueños de Piedra, una nueva aventura, está vez surcando los mares, donde el perdón, la venganza, la aceptación y el saber quienes somos en realidad vuelven a ser los protagonistas. Narrado a través de diferentes voces, como son Jared, Nadie, Collen y Kay, entre otros, Ladrones de Libertad es un libro que empieza con bastante fuerza, unos primeros capítulos dignos de una aventura pirata que nos meten de lleno en la trama y en el asunto que caracterizará el resto de la lectura, dejándonos con un buen sabor de boca y con ganas de ver qué nos deparará. Sin embargo, se nota, a partir de ahí, que nos vamos a topar una vez más con un libro hecho por y para los personajes, ya que los próximos capítulos, hasta poco antes de la mitad del libro, serán de esos que sirven para conocer en profundidad a los diferentes personajes: de donde sin, sus miedos, sus secretos, sus sueños y la misión que les hace levantarse cada mañana para seguir su transcurso. Es cierto que la acción que esperaba desde un principio, al ser una historia de piratas, se ve ensombrecida por momentos en los que nos cuentan la vida personal de cada uno de los personajes, pintados con algo que caracteriza a ambas autoras desde el principio: la visibilidad de ciertos colectivos, y la reivindicación de ciertos temas sociales. No obstante, y aunque no haya momentos de tensión o de una acción de infarto, Iria y Selene consiguen que la lectura sea bastante amena gracias a su forma de narrar y describir cada uno de los sucesos que se van a vivir. Una vez pasado eso sí que se empieza ver ese toque pirata y aventurero que siempre viene bajo el brazo de una historia así, teniendo una lectura de altibajos que nos dará momentos espectaculares y llenos de peligros, volviendo a aparecer esos momentos más lentos para desarrollar de nuevo a los personajes teniendo en cuenta las novedades que se van a producir. En todo ello habrá sorpresas y giros argumentales que consiguen engancharte más en la lectura, dejándote con la boca abierta; habrá momentos de batalla y de acción, que hacen que las páginas pasen volando; habrá momentos para llorar (y para querer matar a las autoras), con algo que pasa tan de repente que no te lo llegas a creer (os juro que tuve que leer los nombres de los narradores después de que pasase ESO para ver si lo que habían hecho era verdad); habrá páginas en las que acompañaremos a nuestros protagonistas en la búsqueda de su propia identidad y en la lucha de sus demonios personales, que es algo que siempre vamos a ver en los libros de Iria y Selene; y, sobre todo, vamos a tener un final QUE MADRE MÍA. Jack Sparrow estaría celoso por no haber participado en todo lo que pasa por los capítulos finales. Desde luego Ladrones de Libertad es ese libro que tiene de todo, en mayor o menor medida, con un ritmo de lectura que va desde lo más lento y pausado, hasta lo más rápido y plagado de dinamismo para darte un poco de cada cosa.

Lo que hay que destacar de Ladrones de Libertad es, por un lado, el desarrollo de sus personajes. Cuando piensas en Iria y Selene piensas inmediatamente en que vas a ver personajes completos, con sus luces y sombras, y con los que vas a disfrutar. No decepcionan. A la hora de crear personajes son únicas, y siempre crean personajes completamente diferentes los unos de los otros. Son capaces de darle un carácter sólido, una consistencia muy buena, y un realismo extraordinario. He sufrido, he llorado, me he reído y he sentido cada una de las cosas que ellos hacían o, también, sentían. Personalmente, mi preferido ha sido Jared, esa chulería y con un pensamiento fuerte, claro y bien directo, con un corazón de oro con el que protege a su familia ; o Kay, un personaje que sobresale entre los demás por ser quien es, y quien protagoniza una de mis escenas preferidas de todo el libro. Tampoco me puedo olvidar de Collen, que me ha parecido lo más cuqui y mono de todo. Otra de las cosas a destacar es que las autoras siempre van a hacer alguna reivindicación o van a visibilizar a ciertos colectivos o temas. Para mi, un libro siempre ha sido una herramienta más para lanzar mensajes y concienciar, y me parece super necesario que las páginas y una narración no sólo se usen para contar una historia, sino también para hablar sobre temas de nuestra sociedad para intentar que se acepten o, al menos, se reflexione. En Ladrones de Libertad, como viene siendo en todos sus libros, también nos encontramos con eso, y me quedo con la idea de aceptarnos todos por tal y como somos.

A pesar de que el libro tiene cosas muy buenas, por desgracia también tiene otras por las que me he sentido un pelín decepcionada. Por un lado esta el tema de los piratas que, como he dicho antes, es algo que me encanta desde niña. Y, cuando oigo la palabra piratas me imagino una aventura llena de acción, luchas en alta más y un tesoro. Quizás es una visión equivocada, pero si me das piratas, dame mucho más. Vale, aparecen muchas de esas cosas, pero he sentido que se le da más protagonismo a los personajes y a otras cosas que le han quitado potencia al factor pirata, teniendo ahí elementos para crear una aventura épica que se queda floja. Quizás yo hubiera acortado en algunas cosas, ya que también me ha dado la sensación de que había situaciones o momentos que no eran tan significativos o que de repetían, y hubiera dado más aventura.

Pero, en conclusión, Ladrones de Libertad no defrauda. Una tercera parte con unos personajes bien montados y completos, y una trama que va más allá de la típica búsqueda del tesoro, donde los asuntos de cada personaje cobrarán una importancia que harán que temas como la identificación personal, la búsqueda del perdón o la aceptación de los diferentes colectivos nos envuelvan.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}