InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
19 enero 2020
¿Quién no ha escrito una carta de amor? Seguro que todos lo hemos intentado en algún momento. Los sentimientos se expresan mucho mejor por escrito que en la oralidad, ya que podemos organizar nuestras ideas y evitamos los nervios de tener que decirle a alguien a la cara "te quiero". El caso de Lara Jean es distinto. Sus cartas no son una declaración de amor convencional, sino una despedida hacia el chico querido. Una vez que asume que no va a tener oportunidades de que pase algo, escribe una carta donde vuelca sus emociones y pensamientos y la guarda, dando así por finalizado el enamoramiento y permitiéndose olvidar a esa persona especial.

La verdad es que me parece una forma de lo más original para superar una relación (o más bien un amor temporal y no correspondido, como en este caso). Aunque estas cartas no supongan un remedio definitivo para el mal de amores, sí que pueden resultar de ayuda dar este adiós definitivo. Si sufro algo parecido, quizá lo intente.

Lara Jean vive con su padre, un señor de lo más adorable y entrañable (y con unos horarios de trabajo imposibles), su hermana pequeña Kitty y su hermana mayor Margot. El novio de esta última, Josh, también forma parte del clan ya que pasa mucho tiempo en su casa y es muy querido por todos. Tras la muerte de su madre, Margot asume la responsabilidad y su papel. Las tres chicas se convierten en hijas modelo para no causarle problemas o disgustos a su padre. Son responsables, estudiosas y buenas. La armonía familiar se resquebrajará cuando Margot se vaya a la universidad. Y no es lo único, ya que también decide romper con Josh para no tener que estar en una relación a distancia y poder hacer caminos separados y libres.

Lara Jean se encuentra de repente con que debe asumir el papel de Margot de hermana mayor y madre para Kitty, así como cumplir con sus obligaciones dentro de la casa para seguir siendo la mínima molestia para su padre. Se verá abrumada, no solo por el peso que se ha posado sobre sus hombros de golpe, sino por la extraña desaparición de las cartas de amor que guardaba en una sombrerera regalo de su madre. Este incidente no le preocupa en exceso hasta que descubre que las cartas han sido enviadas a sus destinatarios.

Todos y cada uno de los chicos por los que una vez sintió algo, han recibido su correspondiente declaración en su buzón. En realidad, las cartas son solo una excusa para desarrollar a la protagonista. Su vida de amor imaginaria pasa a ser tangible (y de la peor forma posible, porque ni siquiera es intencionado) y no solo eso, sino que tiene que lidiar con las tareas de las cuales Margot le ha dejado a cargo y estar a la altura de las circunstancias, algo nada fácil. Que los chicos supieran sus verdaderos sentimientos no sería un problema si entre ellos no estuviera Peter Kavinsky, que va a su mismo instituto, y Josh, el ahora ex de su hermana. Durante mucho tiempo, Lara Jean estuvo en secreto enamorada de él. Pero este eligió a Margot y ella decidió escribir su carta de despedida y olvidarse. Ahora Margot no está y ellos han terminado. ¿Cómo reaccionará Josh? ¿Cómo reaccionará la propia Lara Jean?

El enredo amoroso que se construye a raíz de la desaparición de las cartas es de lo más divertido. Llegas a meterte tanto en la piel de la protagonista que incluso puedes sentir su misma angustia. En apenas unos meses, ha tenido que madurar rápidamente para encargarse no solo de su familia, sino de su corazón y de las consecuencias de que este haya quedado al descubierto. Esto le servirá para hacerse una idea clara de lo que es el amor y para sufrir sus efectos, lo que le hace cambiar su visión un tanto idealizada y enfrentarse a la realidad.

En cuanto a los personajes, odié a muerte a Margot. Es doña perfecta. Lo hace todo bien, siempre es correcta, se sacrifica por los demás, no quiere nada para sí misma. La describen como si fuera un ángel llegado a la tierra y todo lo que hiciera o dijera fuera perfecto e indiscutible y nadie tuviera derecho a juzgarla porque es maravillosa y punto. Que asco le cogí. de verdad. al principio me caía bien y me gustaba porque cuidaba de su padre y sus hermanas y era el modelo a seguir. Pero cuando deja a Josh porque sí, sin motivos realmente razonables, o cuando critica a Lara Jean porque no se comporta como, según ella, es correcto y adecuado, me enerva. Lo siento bonita, pero no eres la señora sin defectos y no todo el mundo es como tú. Estás estudiando en Escocia así que no te quejes si las cosas no salen como tú querrías porque directamente no estás. Y se acabó.

Lara Jean me resultó inocente e inexperta, algo lógico si tenemos en cuenta que Margot se encargaba de todo. En relación al amor, esta inexperiencia es mucho más evidente lo que me hizo rememorar los primeros chicos por los que yo suspiraba y cuando yo misma era igual de ingenua que ella. Actúa como lo haría cualquier chica de 16 años y eso me ha gustado mucho porque ha dotado a la historia de realismo y verosimilitud, algo que muy pocas novelas juveniles son capaces de ofrecer. Por otra parte, la pequeña de las hermanas Song, Kitty, le ha dado un toque de adorabilidad al libro. Es una monería de niña aunque he de reconocer que a veces me sacaba de mis casillas. Pero esto es un problema personal mio hacia los niños pequeños en general.

Josh también era don perfecto, por supuesto, acorde con su novia, y aunque había veces que me gustaba, había otras que no. No le he cogido tanta tirria como a Margot pero ha estado cerca. Por último, Peter Kavinsky me ha encantado. Aunque es muy prototípico, me ha gustado su evolución a lo largo de la novela, igual que la que ha experimentado la propia Lara Jean.

A todos los chicos de los que me enamoré es una delicia narrada en primera persona. Jenny Han ha sabido meterse en la cabeza de una adolescente y plasmar sus sensaciones y vivencias con una claridad y exactitud, que casi puedes imaginar que te está sucediendo a ti. Su prosa es ágil y ligera. Atrapa cada palabra, cada coma, cada punto. Disfrutas de principio a fin. Además, los toques de humor hacen que realmente te rías y no quieras despegarte de la lectura. Ha sido un libro magnífico. Lo pillé con muchas ganas y tenía altas expectativas, ya que las novelas románticas de este estilo me suelen dejar bastante fría y, por qué no decirlo, enfadada. Pero la autora ha sabido alcanzarlas y superarlas. Quizá el final me dejó un tanto impactada porque queda abierto. No obstante, cuando lo leí no sabía que se iba a publicar una segunda (y definitiva) parte.
Enlace: http://notodoesfantasia.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}