InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de carlotenia


carlotenia
28 enero 2019
Por favor por favor por favor, antes de entrar en harina, dejadme hablar de la portada de esta novela! Porque para que una novela sea feelgood también tiene que dar buen rollo y buenas impresiones desde su portada. Y además, seamos sinceras, a todas nos llama la impresión una portada colorida, sencilla pero con detalles, con colorines, que hace que se nos vayan los ojos hacía ese libro. Y en eso la editorial ha acertado de pleno!

Estructuralmente la novela consta de unas 200 páginas, dividida en capítulos que no llevan número sino títulos yo diría que oníricos y muy típicos de esta escritora, algunos de estos títulos son por ejemplo En el jardín de los jazmínes, Orillas de arena blanca, Chocolate a media noche... Porque en las novelas de Mónica, aunque se desarrollen en un lugar a priori normal, siempre van a aparecer retazos de sitios como de cuento de hadas, mágicos... Y eso es porque ella sabe buscarlos, algo que a muchos nos hace falta. Tener ese sexto sentido para en sitios cotidianos, encontrar un trocito de magia que nos haga recordarlo para siempre. Seguro que todos a nuestro alrededor tenemos un parque en el que hay unas piedras con unas formas extrañas que podrían ser mágicas y abrir la puerta a otro mundo. Eso que no sabemos ver nosotros Mónica nos lo muestra en sus novelas de forma admirable.

Todo empieza cuando nuestra protagonista, Helena, llega a Serralles, el pueblo de su infancia al que no visita desde hace tiempo con la excusa del trabajo porque es la típica abogada entregada a su trabajo y sin tiempo para nada, para organizar los últimos detalles de su boda con su super perfecto prometido Jofre, que es juez y con el que lleva una relación idílica y también perfecta a ojos de todo el mundo, aunque ya veremos que esto no es así y sus allegados se dan cuenta en cuanto pisa la casa de su niñez. Casa que, para sorpresa y cabreo de Helena, su madre ha reformado y la ha transformado en una escuela de cocina, donde los visitantes del pueblo hacen locuras de platos casi siempre incomibles. Helena se ofende muchísimo al ver que la casa de sus veranos se ha convertido en un trasiego de frikis y de guiris, que sus cosas íntimas han cambiado de sitio, y que sobre todo nadie la ha avisado de esto. Pero ella se ha preocupado por su madre o esa casa en todo el tiempo en el que ha estado sin aparecer por allí? En verdad a Helena le puede la nostalgia de volver allí, al pueblo en el que fue tan feliz con su padre, cuando él ya no está entre ellos. Además, ahora que acaba de ser despedida de su trabajo, no sabe en verdad qué hacer con su vida y es un poco una huída hacia adelante, ir allí, celebrar la boda, y comenzar la "vida perfecta que toca".


No os penséis que os he desvelado el argumento, que queda mucha tela que cortar, esto ya lo vamos viendo en las primeras páginas de la novela. La historia va mucho más allá, porque Helena tendrá que aparentar mucho al principio de su vuelta al pueblo, sobre todo con sus hermanos, Silvia y Xavier, pero finalmente dejará que caiga la máscara que traía consigo y entonces empezará a recordar porque era feliz en ese pueblecito tan especial, y se replanteará toda su vida. Sobre todo cuando aparezca Marc en escena, su mejor amigo de la infancia, su primer amor también, y revuelva su vida más aún.


* Tarta de piña, un cafelito, y una novela de Mónica Gutierrez,
una tarde genial!


Marc también ha vuelto al pueblo después de mucho años fuera, casi tantos como los que hace que Helena y él no se han visto. Se fue a estudiar fuera, se suponía que durante un tiempo... Y se perdieron la pista. Pero ahora se han reencontrado y a su mente han vuelto todas las aventuras de pequeños, lo que han vivido, sus sentimientos de pequeños... Y todo se remueve entre ellos... Mark se quiere dedicar al mundo de la uva, algo raro porque en Serralles parece que es un trabajo que no tiene futuro pero Helena se da cuenta de que es su pasión y quiere ayudarlo como sea. Si hace falta poner patas arriba a todo un pueblo lo hará! Total, no tiene nada mejor que hacer, Jofre casi no da señales de vida, y a ella le apetece más ponerse a recoger uvas con Marc que ponerse a buscar su traje de novia...

Me encantaría contar más cositas de la historia pero es que entonces lo desvelaría todo y noooooooooo, hay que descubrirlo a lo largo de sus páginas, porque os vais a encontrar momentos cómicos (por algo es novela feelgood) pero también momentos de ternura, momentos en los que se nos escapará la lagrimita, momentos de añoranza a lugares o situaciones que nosotros también hemos vivido...

Y como siempre no faltarán los lugares mágicos que sólo pueden salir de la mano de Mónica: Una librería extravagante con un dependiente aún más extravagente que ofrece té a sus clientes y libros super especiales y raros, una tienda de flores con un dueño que da miedo y luego será todo un buenazo, una chimenea con chocolate calentito para que se confiesen los tres hermanos entre ellos, un jazmín oloroso en el jardín... ¿Y qué decir de los personajes? Todos muy especiales a su manera, y todos nos llegarán al corazón... Los hermanos de Helena, uno de los alumnos de su madre que es un puro despiste al que todos llaman Eduardo Mendoza y que me hace muchísima gracia porque me encanta este escritor, y es que lo podía visualizar cada vez que salía a escena, los sobrinos, y esos peculiares vecinos del pueblo que propiciarán el cambio de nuestra protagonista.

Sin duda hay que destacar la pluma de Mónica para crear fragmentos de pura poesía dentro de una novela de prosa. Nos describe lugares o situaciones en las que sin duda, nos encantaría estar presentes. Aquí os dejo un retazo:

"A la hora de la siesta, cuando el sol inclemente recluía a todos los habitantes de Serralles en sus casas, nosotros cruzábamos el pueblo a la carrera, con las espardenyas rotas y los pies ligeros para no notar la picazón ardiente de los adoquines. Corríamos sin parar hasta dejar atrás la última casa, la de la señora Montse, la amiga de mi madre, y seguíamos imparables hata cruzar el bosquecillo de abedules. Solo cuando nuestros pies descrubrían la arena suavísima del cauce del río, nos deteníamos para quitarnos las zapatillas. Y así, descalzos, hundiendo con glotonería los dedos de los pies en aquel paraíso de arenas claras, disfrutábamos de la sombra protectora de los helechos gigantes, de los inevitables abetos pirenaicos, de los grandes castaños, hasta que un escalofrío nos cruzaba la espalda empapada de sudor y nos ponía la piel de gallina..."

Como veis, un libro que recomiendo y que apetece muchísimo leer en cualquier época del año, que nos hará sonréir, nos creará nostalgia y nos llevará de la mano por rincones increíbles. Y es que el universo de Mónica Gutiérrez es único! Asistiremos a una evolución de Helena a la que ese verano que forman todos los veranos del mundo cambiará para siempre!

Enlace: https://losauguriosdelaluna...
Comentar  Me gusta         21



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}