InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Anuca


Anuca
07 noviembre 2019
Amanda y Noah son inseparables, y la amistad tan profunda que los une desde niños pronto subirá de nivel. Noah desnuda sus nuevos sentimientos ante Amanda pero ella es incapaz en ahondar con honestidad en los suyos propios por el terrible miedo a perderlo como amigo que la consume. Toda la novela es un tira y afloja entre ellos, un quiero y no puedo de Amanda y un cúmulo de decisiones poco acertadas de ella. ¿Por qué poco acertadas?, porque una vez que el amor nos pringa... por mucho que queramos ya no puede ignorarse y nada podrá ser como antes. Dentro de ese tira y afloja, varios giros dramáticos irán enseñando a nuestros protagonistas y al propio lector lo importante que es vivir el presente, y lo fundamental que es la autoaceptación y el amor propio para permitirnos disfrutar de lo que la vida nos regala.

Una buena premisa, ¿verdad? Un buen mensaje, ¿cierto? Sí, pero con esta novela he tenido sentimientos encontrados. Por un lado está claro que transmite valores tan bonitos como la entrega y la amistad, la idea de que la perfección está en los ojos del que mira, la certeza de la perfecta imperfección, la importancia de vivir el presente... Pero por otro lado, además de caer en la repetitividad que ya os he adelantado un poco en el párrafo anterior, también transmite mensajes con los que no comulgo, entre ellos el de la posesión.

Amanda debe aprender a quererse y solo así, no solo permitirá que la quieran, sino que podrá dejarse querer "bien". Solo cuando aceptamos nuestra valía sabemos detectar quien no nos quiere como admite hacerlo. En ese sentido me ha gustado la caracterización de este personaje. Esa voz interna que la atormenta con mensajes negativos que no la dejan tomar decisiones acertadas es real, existe en las chicas y chicos con baja autoestima. Amanda necesitó que aconteciera algo serio e importante en su vida para poder abrir los ojos y acallar esa voz, y es así como suele ocurrir (otras veces es mediante un arduo trabajo de autoconocimiento). Pero por otro lado, sus celos enfermizos, ese sentimiento de posesión con respecto a Noah y ese comportamiento tal que el perro del hortelano no me han gustado nada, ni creo que fomente las relaciones sanas.

Unos cuantos clichés. Sí, de eso hay, no os voy a engañar. No suelen molestarme si la historia sabe llegarme igualmente, pero cierto es que valoro positivamente aquella que no los tiene. Estamos ante una novela juvenil con público objetivo mayor de dieciséis años y me hubiera encantado que ciertos estereotipos no hubieran aparecido: los chicos solo buscan sexo, chica exuberante con poca cabeza, mi despecho me lleva a brazos de otra persona... Creo que pueden tejerse historias preciosas con valores y comportamientos más... ¿sanos?, ¿positivos?...

No obstante, mentiría si no os dijera que me he encontrado con una historia emotiva por el giro dramático que contiene, que se lee en un suspiro, con bastantes clichés pero también un mensaje maravilloso: "[...] el presente es perfecto, pequeño saltamontes, porque respiramos, nos movemos, reímos, lloramos y nos sorprendemos de verdad. Deja de vivir el pasado y de malgastar el presente".

Enlace: http://www.tejiendoideascosi..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más