InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
20 noviembre 2018
Quizás no recordaréis cuál fue el número uno de mis mejores lecturas del año pasado así que por si acaso os la recuerdo: La Maldición de Trefoil House, de la que Pedro Estrada es coautor junto a Raquel de la Morena. Desde entonces, no me he cansado de recomendarlos a ambos y sus novelas así que comprenderéis la expectación que tenía por ver publicado el nuevo proyecto de Pedro. Y ahora imaginad mi cara cuando me comentó hace unos meses que implicaba vikingos. Si, justo esa. Porque si seguís habitualmente mis opiniones tanto en el blog como en redes sociales, también habréis notado que cuando descubro pequeñas joyas, ya sean novelas o autor@s, me suele dar muy fuerte si se me hincha la vena fangirl con algún tema. Con los vikingos me pasa algo así y aquí se me ha juntado con un autor que me encanta, así que ya habréis adivinado que este pequeño libro me ha encantado.

Esta novela es la primera parte de lo que será la saga Vinlandia, nombre real que le pusieron los primeros vikingos cuando llegaron a las costas del norte de América, más o menos en torno al año 1000 d.C. Aunque está orientada hacia un público infantil tirando a juvenil, os aseguro que leyendo no se nota para nada una narración “infantilizada” ni demasiado sencilla, y aún sigo sin entender cómo, pero me ha mantenido enganchada durante un par de días. Y sí, digo enganchada, porque El Guerrero Fantasma basa su trama en un misterio principal que da título a esta primera parte: una leyenda vikinga acerca de un ser sobrenatural que vuelve con la luna llena para atemorizar a las aldeas durante la noche. Sólo por este pequeño misterio el interés por ver cómo se resuelve al final ya mantiene el suficiente interés como para leerlo sin parar pero por lo demás, tiene tantos puntos fuertes que voy a resaltar un par de ellos como fundamentales: los personajes y el humor; pero también los capítulos cortitos, la imaginación en la trama y la parte didáctica de la cultura nórdica merecen algún que otro comentario.

El grupo principal de amigos que protagonizan Vinlandia son tan entrañables como diferentes, es decir, mucho. Por un lado tenemos a los chicos, Harek y Olaf, ambos de trece años y mejores amigos del alma. El primero es un pequeñajo avispado y con gran iniciativa al que el destino parece tener reservado algo muy especial mientras que el segundo es un muchachote grande y muy fuerte cuya única ilusión es que algún adulto sea testigo de una de sus grandes hazañas heroicas para que le permitan tener una espada como los dioses mandan. Por su parte, las hermanas Sigrid y Keyra, de doce y diez años, solo se tienen la una a la otra porque son huérfanas dentro de su clan. La mayor tiene un carácter muy fuerte y es la sensata y la precavida del grupo, además de ser muy sobreprotectora con su hermanita, que no se lo pone nada fácil porque desaparece cada dos por tres por su insaciable curiosidad y su particular forma de estudiar y explorar todo lo que la rodea. al principio me ha costado decantarme por alguno porque todos tienen sus momentos y al final creo que la piña que forman es lo que verdaderamente les hace ser geniales.

Como comentaba antes, el mayor atractivo que tiene para que lector@s de cualquier edad disfruten con esta saga es el omnipresente humor. Todas las conversaciones tienen un toque absurdo que te hace sonreír ante la página sin darte cuenta. Además, los personajes tan extravagantes que rodean a los cuatro amigos también tienen un punto irreverente que no tiene desperdicio alguno, como Leif, el jefe de la aldea al que le encanta evitar conflictos y que zanja cualquier debate con un democrático “Porque lo digo yo que para algo soy el jefe”; o el hechicero del clan, Gunnar, un anciano charlatán que predice desgracias por todas partes. Aunque la verdad es que la mayoría de las ocasiones el humor es más bien sutil, porque ya me ha quedado claro que Pedro Estrada es un maestro de la ironía ingeniosa, de los chistes agudos y del sarcasmo inteligente. Su estilo es su mejor baza para hacer que un libro en principio infantil se convierta en puro entretenimiento para todos los públicos.

Mi mayor miedo era que, tratándose de un libro tan cortito, la historia me resultara demasiado simplona como para lograr engancharme, porque si hay pocas páginas no pueden pasar demasiadas cosas, ¿no? Pues no. Resulta que no paran de pasarles situaciones rarísimas a estos jóvenes vikingos y cada capítulo se va leyendo por pura inercia. Debo admitir que mi principal “queja” hacia esta historia es que tiene unas 50 páginas menos de las que me hubiera gustado porque me habría dado igual seguir leyendo aunque sólo fuera cómo estos chicos se ponen los pijamas vikingos para dormir porque seguro que me hubiera hecho gracia igualmente aún sin tener nada que ver con la trama. Por si fuera poco, la edición interior es una maravilla de lo cuidada que está con todos los dibujos que veis por aquí alrededor e ilustraciones de páginas enteras con un nivel de detallismo increíble.
En resumen, ni lo dudéis, lanzaos a esta aventura súper divertida con personajes con los que es muy fácil encariñarse desde su primera aparición, con un misterio central que, pese a lo que pueda aparentar, es impredecible y con una trama sencilla pero bien hilada. Como primera parte de una saga, cumple a la perfección su papel de presentación de los protagonistas y se encarga de dejarnos con las ganas tras esa última frase dicha como de casualidad pero que nos hace pasar la última página para comprobar si hay algún capítulo extra. Una recomendación que os encantará si simplemente queréis pasar un buen rato con una historia cuyo único objetivo es divertir.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}