InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Shorby


Shorby
03 marzo 2019
AVISO SPOILER

Ya lo comentaba en la reseña de a segunda parte de la trilogía, es tremendamente difícil dar una opinión sin destripar absolutamente nada de la trama –sobretodo en este caso-. Así que voy a intentar contar lo menos posible.

Muy buen cierre para una muy buena trilogía, que según avanza, de juvenil tiene cada vez menos.
Comienza (al igual que “En llamas”) en el punto justo donde terminó la novela anterior; en esta tercera parte tenemos mucha más violencia en un contexto político que nos pone los pelos de punta.

Se divide, igual que los dos anteriores, en tres partes: Las cenizas, El asalto, Asesinos.
Nos encontramos en plena guerra entre los distritos y el Capitolio, pero esta vez en un sitio completamente diferente, aunque no desconocido… el Distrito 13. No ha desaparecido, como el Capitolio ha hecho creer a todo el mundo, sino que han convivido durante años en una especie de ciudad subterránea, completamente militar –que por cierto, me recordó muchísimo al 1984 de Orwell-. Y allá están los tributos supervivientes y sus familias.

Esta vez no hay Juegos, sino que tenemos un giro en la historia completamente nuevo y diferente a lo visto en las anteriores entregas, dejándonos conocer aún más a todos los personajes, Collins los perfila en medio de una revolución donde pierden la inocencia que les quedaba, una sangría que parece no terminar nunca, dejándonos similitudes con el mundo real más que evidentes.

Tenemos así a Katniss, “la chica en llamas que sigue ardiendo”, convertida en el Sinsajo, el símbolo rebelde al que seguir en esta guerra contra los poderes establecidos y, en definitiva, contra el presidente Snow. Los rebeldes usan su imagen para animar y motivar a los soldados y demás ciudadanos de Panem, mediante trailers que van emitiendo de manera clandestina en las televisiones del país. Todo ello conlleva a un fuerte estrés post-traumático, ya que ella quiere abarcar todo: la guerra, las operaciones con los rebeldes, su familia, Peeta, Gale…
No me cansaré de decir que es un personaje que me encanta, aunque a veces peque de egoísta, pero su pureza y carácter me pueden, considero que tenemos una nueva heroína en lo que a literatura se refiere.

Siguen completando el triángulo amoroso –todavía sin cobrar especial protagonismo- Peeta y Gale. El primero, mentalmente afectado tras numerosas manipulaciones sufridas en el Capitolio, ha sido preparado como arma para destruir a Katniss (y hasta aquí puedo leer). El segundo –me encaaaanta este personaje- resurge con una fuerza tremenda, sigue siendo un cazador, un soldado bastante importante en el Distrito 13 y uno de los puntos fuertes en “Sinsajo”.

Misma forma de narrar, clara y directa, pero con mucha más madurez, violencia y acción. Aunque tengo que ponerle un “pero”, ya que el desenlace no me ha terminado de gustar. Me explico.
Toda la historia me ha mantenido en vilo desde el principio hasta el final, necesitaba saber qué pasaba e iba leyendo con un nudo en el estómago casi continuo (esto me ha pasado con los tres) y sin embargo llega el desenlace, totalmente cerrado, sin cabos sueltos, pero gélido no es la palabra. Me dejó tan sumamente fría… (quien haya leído la trilogía, sabrá por qué digo esto). ¡Con la carnaza que se podría haber sacado estirándolo sólo un par de capítulos más! Y lo resuelve de golpe y porrazo.
En fin, aunque esa guinda del pastel me resultó por completo agria, el resto pesa mucho como para dar una puntuación baja al libro.

Sólo me queda decir que no hay que dejarse llevar por prejuicios sobre la típica novela juvenil con sobredosis de azúcar y adolescentes hormonados. ¡Por que esta no es así!
Un cierre muy digno para una muy buena trilogía (que esperemos no se carguen con su adaptación a la gran pantalla).
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}