InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Samarkanda


Samarkanda
14 julio 2020
Brown da comienzo a este thriller en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) donde encuentran muerto en su laboratorio a uno de sus físicos, Leonardo Vetra, completamente desnudo y con la palabra “Illuminati” grabada a fuego en su pecho. Por ello Max Kohler, director del CERN, se pone en contacto con el experto en simbología religiosa Robert Langdon para explicarle que no solo han asesinado a Vetra sino que han robado el experimento en el que Leonardo y su hija Vittoria habían estado trabajando: la antimateria, una fuente de energía si se hace buen uso de ella o un arma de destrucción masiva si cae en las manos equivocadas.

Con el asesinato de Vetra todo indica que la orden extinta de los Illuminati ha vuelto a resurgir al amenazar a la Iglesia católica con destruirla desde dentro ya que han colocado la antimateria en algún lugar de El Vaticano. Desde ese momento comienza la cuenta atrás para Langdon y Vittoria, que aunarán fuerzas para encontrar al asesino y evitar que explote la antimateria. Junto a ellos viajaremos a lugares emblemáticos de Roma, como el Panteón de Agripa, Santa María del Popolo o a la Fuente de los Cuatro Ríos para seguir el camino de la iluminación, a través de las “pistas” que la orden dejó en la ciudad en obras de Bernini, y localizar tanto la guarida de los Illuminati como a su líder.

El autor enmarca esta trama en los días posteriores a la muerte de un Papa y con el Cónclave a punto de celebrarse. Si las cosas podían complicarse para los protagonistas, con estas circunstancias añadidas ni os cuento ya que la acción va in crescendo a medida que se va desarrollando la historia.

Tengo que reconocer que es un libro que me ha enganchando desde las primeras páginas porque tiene ingredientes bastante atractivos para alguien que, como yo, disfruta con una novela de asesinatos; más si le añades una orden secreta extinta hace siglos, un asesino que mata siguiendo los cuatro elementos (tierra, aire, fuego y agua), una trama atrayente y una localización tan impresionante como es la ciudad de Roma.

Según iba leyendo había cosas que me llamaban la atención, como que a los Papas no se les realizan autopsias, que el Cónclave se sigue realizando con el mismo ritual de siglos atrás y que es el camarlengo del Papa fallecido quien lo organiza y administra la Iglesia y El Vaticano hasta el nombramiento del nuevo Pontífice. También me ha sorprendido la imaginación que tiene Brown para dar significado, por decirlo de algún modo, a la simbología de las obras de Bernini para relacionarlas con los Illuminati. Si leéis el libro, o ya lo habéis hecho, entenderéis a qué me refiero.

Una de las cosas que me gustan de este tipo de libros es descubrir antes que los protagonistas quién es el asesino, en este caso quién es el líder de los Illuminati, y tengo que decir que, cuando todo apuntaba a quien yo pensaba, Brown me da en los morros con el personaje menos obvio. No será ésta la única sorpresa que se guarde en la manga ya que se revela un secreto que deja con la boca abierta y que daría pie a un debate interesante.

También he disfrutado con la “eterna lucha” Religión – Ciencia, el eje principal en el que gira la trama, y que a través de ciertos personajes se irán exponiendo razonamientos de ambas partes para justificar las atrocidades que se han cometido en nombre de la Iglesia y en pos del avance científico para dar sentido al origen del universo, de la vida… de todo. Soy atea y esto es una novela de ficción, además, tampoco me creo todo lo que leo pero sí estoy de acuerdo con el autor en que Ciencia y Religión van de la mano.

Como no todo puede ser perfecto, hay cosas que no me han terminado de gustar. Entre ellas el final que me ha parecido excesivamente fantasioso porque no lo veo nada plausible, vale que es una novela pero es demasiado para mi sentido común. Tampoco creo que, en el tiempo que tienen antes de que explote la antimateria, se pueda recorrer toda Roma tras un asesino, dar con la guarida de los Illuminati y explorar la biblioteca vaticana, entre otras cosas. Quizá sea demasiado quisquillosa pero, en mi opinión, a Brown se le ha ido de las manos el final.

Pese a todo, he disfrutado con la lectura de Ángeles y demonios así como con sus personajes y ambientación. No es la quinta esencia literaria pero es un libro que engancha desde el principio, tiene un ritmo muy ágil y el estilo del autor es sencillo y sin artificios. Así que, seguramente me anime a leer la segunda entrega de la saga Robert Langdon: El código Da Vinci.

Enlace: https://libropoli.blogspot.c..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}