InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Paloma


Paloma
11 febrero 2018
(Leí una edición en inglés)

¿Cómo se reseña un clásico? La verdad que puede ser una tarea abrumadora y más para un libro como Jane Eyre. Como muchos lectores han escrito, prácticamente casi todo se ha dicho de esta novela. Ante ello, creo que quizá lo único nuevo que pueda agregarse es nuestra opinión -cómo nos hizo sentir al leerla. En este caso, la verdad que quedé muy sorprendida y me pregunto porque me tomó tanto tiempo leer esta historia de la Srta. Charlotte Brontë. Y quizá la respuesta más honesta es porque le tenía miedo al libro -a esta historia de la que, precisamente, se ha dicho, comentado, reseñado, reescrito, filmado, incontables veces.

Y mi miedo era…aburrirme. Sí. Puede sonar un poco tonto pero tenía miedo de leerlo por dos razones:
1. El inglés del siglo XIX (leí la historia en su idioma original y sabemos cómo pueden ser esos textos… si en español de pronto resultan complicados…); y,
2. He visto las dos adaptaciones de películas innumerables veces y he leído mucho sobre las hermanas Brontë (de hecho, las películas, la de principios de los 90 y la más reciente, me encantan!).

Pero bueno, ïqué equivocada estaba! Creo que Jane Eyre es un clásico precisamente porque no aburre y porque, sobre todo, lo que muchos críticos han señalado como declaraciones fuertes morales y religiosas están ahí, sí, pero nunca llegan al punto de pesar más que la historia, los personajes, o la trama, siendo densos o aburridos. Nunca sentí, personalmente, que me estuvieran “aleccionando” sobre algo, o por lo menos esa fue mi experiencia con el libro.

Considero que lo que hace a una novela inolvidable y a un autor un buen escritor es el hecho de que puedan mover nuestras emociones, pensamientos o recuerdos llevándonos, a través de la narrativa, al mundo de los personajes -tanto el externo como el interno. Y en este caso, nos sumergimos completamente en la vida de Jane Eyre, una huérfana, y vamos desde su temprana infancia a sus primeros años de madurez. Jane sufre, y mucho, pero a pesar que no tuvo amor nunca, por lo menos cuando era una niña y crecía, no se convierte en un alma atormentada o amargada. Ella es, y continuará siendo, a pesar de las vicisitudes de la vida: ”un espíritu libre, con voluntad propia”. Jane sabe distinguir entre lo bueno y lo malo y siempre estará agradecida por las pequeñas alegrías de la existencia.

Posteriormente, Jane conoce al señor Rochester, al llegar a Thornfield Hall para ser la institutriz de la pequeña Adèle. Y como bien sabemos, Jane se enamora de Edward Rochester, y a pesar que él juega un poco con ella al principio (¡maldito sea, adorable Sr. Rochester!), él también la ama. Los capítulos y pasajes que describen los sentimientos mutuos son muy fuertes y bien narrados que uno puede sentir toda la pasión contenida en sus palabras, sus diálogos, sus miradas. Y esto no es un logro menor, si se considera la época en que la novela fue escrita. Y lo más importante es que nos demuestre que no hay necesidad de escenas candentes para saber que ambos personajes literalmente se mueren el uno por el otro.

Otro de los elementos que es importante destacar es el retrato de Brontë de las mujeres. Esta es, verdaderamente, una novela en donde la mujer es fuerte e independiente. Jane era una feminista. Con ello, no es difícil imaginar porque este libro causó escándalo en su época con una protagonista fuerte, que no tiene miedo de estar sola y seguir su corazón, de expresar directamente lo que piensa y denunciar la injusticia. Esto se ejemplifica de mejor manera cuando Jane rechaza al infumable St. John -básicamente decidiendo que prefiere estar sola que con un hombre que ni siquiera podrá ser un verdadero amigo para ella.

Por último, otro aspecto que disfruté mucho del libro fue la atmósfera gótica de Jane Eyre. En mi traslado diario, entre el ruido y la gente del sistema de transporte de la ciudad de México, me perdía completamente en las tardes frías del norte de Inglaterra, en los pasillos oscuros de Thornfield, tomando té y leyendo un libro, o mirando tranquilamente por la ventana… Brontë nos sumerge en esta atmosfera en donde hay romance pero también mucho misterio. Por ejemplo, y a pesar de ya saberlo (por las películas) no pude evitar interesarme al leer sobre el origen de Adële y la aventura entre su madre y Edward Rochester, o conocer la historia completa de la temible Bertha Mason.

Podría seguir escribiendo sobre los aspectos que disfruté de la novela pero terminaré diciendo que no hay nada como los clásicos.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}