InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de GemaMG


GemaMG
04 febrero 2021
No sé si seré capaz de transmitiros en unas líneas todo lo que está lectura ha supuesto para mí.

Cuando comencé su lectura me recordé a mi misma con 15 años, en medio de mi adolescencia, sin más preocupaciones que mis amigas, mis "novietes" y un ansia infinita por beberme a tragos largos esa vida que se abría ante mis ojos.

Con mis recuerdos de entonces me di cuenta de lo fácil que había sido mi adolescencia, sin más preocupación que la propia adolescencia y me imaginé viviendo la época y la situación que le toca vivir a Homero, nuestro protagonista, una aventura que no imagino haber podido superar.

Homero es un adolescente, al que no dejaron vivir su adolescencia despreocupada, un hijo amado y protegido, un niño, al fin y al cabo, al que la guerra le arrebató todo, al que la guerra le abofeteó en la cara para convertirle en adulto, al que su realidad no le dejó otra alternativa que vivir, o más bien sobrevivir, en un mundo que, sí ya de por sí, era hostil para los adultos enfrentados con sus armas y sus odios, lo era aún más para un muchacho cargado únicamente con su miedo, su soledad y sus dudas.

Un niño, porque no es más que eso al inicio de esta historia, que tuvo que “buscarse la vida” de las mejores y las peores formas posibles y que en medio de su dolor descubrió el amor eterno de Cloe y la amistad sincera de Hipólito, dos personas que en un mundo "normal" hubieran podido ser sus iguales, pero que en el tiempo que les tocó vivir fueron antes "rivales" que amigos. Porque en el mundo hostil de las guerras no hay vida que valga más que la propia y hasta los sentimientos más excelsos pueden, en un momento determinado, transmutar a los mas ruines si nuestra seguridad está en juego.

Esta lectura ha sido una montaña rusa de sentimientos, de la mano de Homero y esos recuerdos, que nos cuenta en primera persona. He subido a lo más alto con sus " buenas rachas", con la bondad y la solidaridad de quienes se cruzan en su camino para hacerle el trayecto un poco menos difícil…. Con Mateu, con el Capitán Amat, con Juancho, con Montoya... Pero claro, cuanto más alto se sube, mas grande es la caída y en este caso, la caída es a las profundidades más profundas de la maldad, porque aquí, como en toda buena historia los hay buenos, pero los hay también muy malos y Emmet y el General Frontera han cubierto mi cupo de malos perversos y los he odiado hasta el infinito y más allá, o hasta que he comprendido que, a pesar de los pesares, en su maldad, como en todo lo que sucede en la vida, había alguna razón.

He paseado de su mano por el Majestic y por el Molino, por las calles y las callejuelas de esa Barcelona devastada, por los cementerios y sus secretos, pero también he respirado con el el aire de los Pirineos y he entrado en esa cueva “Donde muere el viento”, esa gruta que se convierte en un lugar donde sanar las heridas, pero también en un lugar donde descubrir otra realidad, otra vida tan alejada de la suya.

Junto a él he conocido a Capa, a Hemingway, a Machado, a la Bella Dorita, al inventor del futbolín e incluso a un Serrat niño.

Porque esta es una novela en la que la realidad y la ficción se enlazan como se trenzan los hilos de los grandes tapices para ofrecernos una imagen de lo que fueron la guerra y la posguerra. de lo que algunos ganaron y de lo que muchos otros, la mayoría, perdieron. de lo difícil que es mantener los ideales y lo fácil que es perderlos cuando nos va en ello la vida o la de aquellos que queremos. de lo fácil que es vivir toda la vida con una idea equivocada, porque en los conflictos lo difícil es encontrar la verdad. de lo difícil que es abandonar nuestras raíces aunque ya no tengamos nada a lo que agarrarnos y de lo increíblemente difícil que es no volver a nuestra tierra aunque esta nos lo haya quitado todo.

Ha sido una lectura dura y a la vez deliciosa, una lectura en la que la música en forma de rasgueo de guitarra ha puesto la banda sonora. Una lectura en la que Julio Verne y Pablo Neruda acompañan a los protagonistas de principio a fin y no es de extrañar porque “La memoria eres tú” es una novela de aventuras al más puro estilo Verne, pero es también una inevitable historia de amor que dura toda una vida y no hay nadie que canté mejor al amor (es mi opinión subjetiva, obviamente) que Neruda en esa magnífica “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”.

¿Que si os aconsejo leer esta historia? Por si no os ha quedado claro con lo leído hasta ahora, os lo resumo: ¡Sin duda hay que leerla!.

Porque la vais a disfrutar, seguro, porque vais a disfrutar con lo que cuenta el autor, y con la sensibilidad con la que lo cuenta, porque vais a disfrutar con su forma de escribir y porque y porque os va a sorprender esa magnífica conjunción de realidad y ficción que imprime a la novela de una profundidad aun mayor, si cabe.

Esta es la primera novela del autor, pero os aseguro que estoy deseando saber que más historias saldrán de sus manos.
Comentar  Me gusta         40



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(4)ver más