InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Zairamec


Zairamec
04 agosto 2020
¿Que se puede decir acerca de un hecho cuando las palabras sobran pues la acciones hablan por si mismas?. Chernóbil ha sido una de las "guerras" más devastadoras del siglo pasado, una "guerra" donde la naturaleza salió victoriosa y los seres humanos que la padecieron, inclusive los que solo sufrían la desdicha de habitar la zona, aún sufren y sufrirán toda su vida y sus generaciones (las que aún quedan) pues las heridas no quedaron en la piel sino en sus genes, en su corazón, en su alma. Chernóbil es el testimonio de todo lo que está mal, de todo lo que no debe hacerse y de lo importante que es la verdad por encima de todas las cosas. Chernóbil es el recordatorio de nuestra fragilidad como seres humanos y de cómo la naturaleza tiene mejor capacidad de adaptación o por lo menos, necesita menos generaciones que la "todo poderosa" raza humana.
Chernóbil es la vida misma dando lecciones, haciéndose un espacio en una sociedad para recordarnos, que los fines no justifican los medios, que la destrucción es destrucción aunque la poéticen, que todos los seres que habitan la tierra son importantes y que el dolor que no se ve, que no se exterioriza, hace más daño que el dolor físico.
Chernóbil es el recordatorio de que los "pequeños" detalles, los "pequeños" gestos, las "pequeñas" acciones, como compartir comidas, sentarse a hablar, beber un trago con amigos, leer un libro, el apretón de manos, el abrazo, el beso, las caricias, entre otras, importan y son más necesarias, a veces incluso más que el alimento, porque sembrar una huerta es posible, pero la soledad solo se vence con relaciones y las relaciones necesitan otros seres.
Chernóbil es el recordatorio que la madre naturaleza no nos necesita, pero que nosotros sin ella no somos nada. En el mundo espiritual al ser humano se le dió la tarea de gobernar la tierra y señorearla, de ser los mayordomos del mundo y de sus habitantes, pero la tarea nos ha superado y por más que esto pueda aterrarnos o desconcertarnos, que al menos es lo esperado ante tan magna responsabilidad, la verdad el escenario es otro, simplemente no nos importa, andamos por el mundo explotando, quitando, dañando y destrozando, sin devolver, sin sembrar, sin construir. Sí, eso y muchas cosas me mostró, me recordó y me enseñó las voces, los testimonios y la vida de los supervivientes de Chernóbil, tal vez al acercarte te muestre lo mismo o tal vez no, al final, lo importante es que la desolación de la que te hace participe se te meta por los huesos y "la radiación" que emanan sus palabras, su llanto y su silencio, te modifique y te reestructuren los genes, el corazón y el alma.

Comentar  Me gusta         40



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(4)ver más




{* *}