InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

L`Altra Editorial


Libros populares ver más


Críticas recientes
Celia_0504
 19 octubre 2021
Hamnet de Maggie O'Farrell
Me está pasando algo con este libro muy curioso, que creo que nunca antes me había ocurrido: sé perfectamente qué es lo que me ha gustado y lo que no me ha gustado de él, y el porqué. Pero al mismo tiempo no sé qué puntuación ponerle exactamente. Es una lectura que ha tenido cosas que me han gustado mucho junto con otras que me han resultado muy indiferentes o incluso han llegado a provocarme cierto tedio. Y es que es lo malo de que una novela reciba tantas reseñas positivas y sea tan multipremiada: se crean en torno a ella una serie de expectativas que no siempre se cumplen con todos los lectores.



Lo que sí tuve claro desde que supe de su existencia por primera vez y su sinopsis, aquí en Goodreads, es que su argumento no iba a ser solamente sobre la vida familiar y personal de William Shakespeare, su núcleo central y emocional iba a tratar de algo más profundo y universal. Pero al mismo tiempo fue alguien relacionado con Shakespeare (que no él) lo que más me atrajo de este libro… Para empezar por una razón meramente sentimental, porque “Hamlet” fue el primer trabajo que leí de él hace ya más de diez años. Y a día de hoy sigue siendo mi obra shakesperiana preferida. Y para acabar por curiosidad porque hay que reconocer que Shakespeare como ser humano y figura histórica tiene un aura misteriosa y enigmática que llama poderosamente la atención.



Se ha estudiado y se ha investigado mucho sobre la vida del escritor más famoso de todos los tiempos, pero realmente es muy poco lo que sabemos a ciencia cierta de él. De hecho hay muchas hipótesis sobre que este personaje,que realmente existió, no me fue más que la identidad tras la que es oculto alguien para publicar y producir sus obras de teatro. Sea quien sea, el Shakespeare histórico es un autentico desconocido para el gran público. Sabemos muy poco de su personalidad, gustos y relaciones personales y familiares. Muchas de las cosas que se dan por hecho han nacido a partir de rumores y leyendas que se han ido engrandeciendo o modificando a lo largo de los siglos. Si sabemos poco del auténtico William Shakespeare, imaginados lo poquísimo que conocemos de su esposa, Anne Hathaway. Con deciros, como se señala al final de esta novela, que posiblemente su nombre original era Agnes y no Anne ya os lo digo todo (Aunque a saber cuál era su nombre. En la Inglaterra medieval no se le daba mucha importancia a la grafía de los nombres, cada cual los escribía como mejor les parecía. Incluso una persona podía escribir de varias formas su propio nombre. Dato estulto de la reseña). Y sin embargo, la mitología popular la representado generalmente como una especie de bruja siempre en contra del genio de su marido; una asaltacunas que no paró hasta lograr casarse con un hombre que era entonces menor de edad; que le hizo la vida imposible y le obligó a huir a Londres para crecer como dramaturgo lejos de su sombra asfixiante; una analfabeta indigna de un esposo con quien tuvo una relación fría, lejana y negativa. Y todo eso a raíz de supuestas ideas que se sugieren de algunos sonetos del autor y del hecho de que le legará en su testamento la segunda mejor cama de la casa, algo usual en la época, pues la mejor cama era la que se permitía usar a los invitados, siendo la segunda la que la pareja residente solía usar habitualmente. Pero ese hecho ha sido la excusa para que Anne Hathaway haya sido considerada como un personaje marginal y oscuro al lado de su marido y de la brillante luz de las obras que lego al mundo. Y por eso me ha encantado que ya se convierta en la protagonista de la historia, que se la dé la oportunidad de mostrarse como un ser humano, con sus matices y sus claroscuros. Históricamente Anne (Agnes) ha quedado siempre relegada, ahora es el turno de que Shakespeare se quede a un lado, y pase a ser simplemente el marido o el tutor, sin que le se le permita usar nombre propio.



Si hay algo que me ha gustado especialmente es la forma de escribir de O’Farrell. O más bien la forma en que sabe crear atmósferas. Tiene algo en su pluma que no se describir más que como cinematográfico. En el sentido de que a medida que leía yo podía ver perfectamente en mi cabeza la escena casi como si fuera una película, y notar el ambiente que ella quería crear, haciendo al lector participe de lo que lee. Y casi con efectos lumínicos y con diferentes ángulos cinematográficos. Es algo que rara vez me ha pasado, y que en esta ocasión he valorado mucho, ha sido el artífice de que me metiera totalmente en la historia en muchas ocasiones, por lo menos en la mayoría de la lectura. En ello también ha tenido gran importancia la forma en que se ha acercado a la historia y a sus personajes, de su pluma intimista y cercana que se recrea en las personalidades y motivaciones de sus caracteres y en las relaciones que se establecen entre ellos. Eso ha hecho de la obra algo profunda y detalladamente intimista. No es un libro que vaya de cosas grandes y profundas, de arte y genios. Es una oda a la cotidianidad, a la cara b de la vida de los genios, al día al día del que surgen los grandes momentos de la historia y del arte. Todo ello justifica que sea una lectura que deba hacerse lentamente, saboreando todos los matices en la prosa de la autora y en las personalidades de sus protagonistas, obligando al lector a que tome nota de todos los detalles y se dé cuenta de que todo lo que aparece impreso en sus páginas tiene una intención clara, o incluso una segunda o tercera.



Es realmente una lectura hermosa, desgarradora y profunda a muchos niveles. Hay momentos en los que resulta terriblemente desconsolador leer, O’Farrell sabe guiar con pulso firme al lector por un terreno sombrío y descarnado, tratando temas como el amor, la perdida y el duelo de una forma sensible y hermosa. Al principio la lectura resulta de una placidez sospechosa en sí misma, que a medida que van sucediéndose las hojas se va volviendo más turbulenta y descorazonada. Es como empezar a caminar en un campo abierto un día de verano hasta llegar a un bosque sombrío y oscuro en plena tormenta. Y todo para terminar encontrando, casi al final, un refugio seguro, que aunque no parezca el sitio ideal, por lo menos sientes cierto consuelo al llegar a él.



Pero está bien ahí donde surgen las dos cuestiones que han hecho que no sea una lectura que me haya impactado realmente. Por un lado siento que al principio, como he señalado antes, todo empieza de forma muy plácida y se lee muy bien. Hacia la mitad del libro todo va cogiendo un ritmo frenético a medida que la desgracia central va acercándose. El culmen de la obra es la parte mejor escrita sin lugar a dudas, aquella que se queda grabada en la mente del lector y que le deja totalmente impactado y le hace sufrir y empatizar con lo que lee.



Y después de eso, la sensación que me ha dado es que la novela se queda a medio gas, pierde fuelle. Algunos personajes a los que se les daba mucho peso al principio van perdiendo consistencia hasta desaparecer, y todo coge un ritmo demasiado lento y repetitivo, pasan cosas pero uno siente que no se avanza en lo que es la narrativa. De hecho, el arco de muchos personajes (y me refiero a las hijas de Agnes y el tutor) no queda al final bien definido o cerrado. Uno se queda en ciertas cuestiones y aspectos con ganas de más porque al final se quedan en nada. Eso podría entenderse y comprenderse por la propia naturaleza de la novela. De no ser porque a veces me ha dado la sensación de que sobraban páginas y de que muchos de los temas se han manejado en ciertos momentos de una forma demasiado … no sé como decirlo ¿grandilocuente? ¿Pretencioso, quizás?. No sabría definirlo exactamente, pero me da la impresión de que la propia prosa sobrepasa a lo que quiere decir al lector. Y me parece una pena cuando estamos hablando de una obra en la que se tratan asuntos que son universales porque son, con sus luces y sus sombras, cercanos para todos. Siento que para acercarse a cuestiones tan trascendentes y trascendentales a veces vale con usar una narrativa más cercana y realista para el lector. Como he dicho antes las obras que sean tan premiadas son un arma de doble filo, y creo que en este caso la fama y el éxito van muchas veces en contra de la propia historia.



A modo de conclusión lo único que puedo decir es que me ha parecido un libro que generalmente es bastante bueno, pero que tiene partes muy irregulares. Demasiadas, y es una pena porque me parece, como he dicho antes, que hay cosas realmente buenas en él y que la forma en que se acerca a la vida de Shakespeare es realmente interesante. Y necesario. “Hamnet” ha sido una lectura que ha tenido algo de lejano e inalcanzable. Como lo tiene la Agnes de O’Farrell. Como lo sigue teniendo la figura histórica de Shakespeare. Como lo tiene Hamnet, un joven que podría haber sido uno de tantos más muerto en la niñez, pero que fue inmortalizado en una de las mejores obras de teatro jamas escrito. Pero a la vez ha tenido algo demoledoramente cercano, por los temas que se tratan en ella y por como se manejan. Temas eternos, da igual que vivas en el siglo XVIII o en el XXI y que Shakespeare trato también en su momento, justificando su importancia y fama imperecederas.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Vero_Torres96
 06 octubre 2021
Hamnet de Maggie O'Farrell
¡Holi, amiguis! Hoy os traigo la reseña de "Hamnet" de Maggie O'Farrell.



🌟Sinopsis🌟



Agnes, una muchacha peculiar que no parece rendir cuentas a nadie y que es capaz de crear misteriosos remedios con sencillas combinaciones de plantas, es la comidilla de Stratford, un pequeño pueblo de Inglaterra. Cuando conoce a un joven preceptor de latín igual de extraordinario que ella, se da cuenta enseguida de que están llamados a formar una familia. Pero su matrimonio se verá puesto a prueba, primero por sus parientes y después por una inesperada desgracia.



🌈Opinión personal🌈



He de reconocer que, cuando empecé a leer este libro, no sabía a ciencia cierta si me gustaría o no e iba con pies de plomo. Pero, aunque quizá no está en mis libros favoritos de este año, sí es con el único (de momento) que he llorado. Lo que hace la autora de fijarse en lo que está en los márgenes de la historia, y no en lo que todos sabemos de Hamlet de Shakespeare, y ahondar en aquellas pequeñas grandes cuestiones de la existencia como la vida familiar, el afecto, el dolor y la pérdida, me hna conmovido sobremanera. Me ha hecho reflexionar muchísimo y acordarme de los seres queridos que, por desgracia, ya no están aquí conmigo. Me puse muy triste, lo admito, pero la forma en que la autora trata estos temas me ha hecho recordarlo de una forma bonita y no desde la perspectiva más traumática que supone la pérdida de un ser querido. He podido empatizar con todo lo que sentía Agnes: su rabia, su perplejidad, su nostalgia, su no querer dejar ir...

En definitiva, es una novela que te remueve por dentro de la mejor y de la peor forma, pero que te deja al final con buen sabor de boca y con todos esos sentimientos que han florecido dentro de tu cuerpo.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
kasiopeas
 05 octubre 2021
Hamnet de Maggie O'Farrell
De esta popular novela contemporánea he adorado cada palabra de la primera parte, para mi cinco estrellas en todo: el ritmo, la forma de narrar, los personajes... Sin embargo, la segunda parte no me ha parecido a la altura y me ha costado un poco, la verdad. En cualquier caso, Me he enamorado del personaje de Agnes, una de las protagonistas, me parece brutal lo bien construido que está y todo ese misterio y misticismo que la rodea. Su intuición, su fortaleza, su conexión con la naturaleza... Solo por este personaje ya recomendaría sin duda la novela pese al cambio de ritmo de la última mitad.
Comentar  Me gusta         00