InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
28 noviembre 2017
El perfil de Cecilia Dueñas, abogada, es como el de tantas mujeres que se acaban de divorciar y tienen que salir sí o sí de su zona de confort. Ella ya tiene una edad, cuarenta y tres años; la edad que para unos puede parecer madurez, pues ya ha alcanzado todas sus metas, para otros puede ser la "gran oportunidad" de girar y empezar a vivir la vida como quieras y con los que quieres que te acompañen. al principio tomar el mando y redireccionarte puede resultar doloroso, pero con el tiempo se comprueba que es el mejor de los regalos porque ahora se trata solo de ti y de tu tiempo.

Para alcanzar todo lo anterior hay muchas formas y caminos. Cecilia utiliza una de las formas más eficaces: reconstruir una casa al mismo tiempo que reconstruye su vida. Todo va a la par; eliges suelos y paredes que se acompañan de personas y sentimientos, y todo fluye encajando perfectamente en tu casa y en tu vida como piezas de puzzle que se han fabricado "per se" para darle el sentido adecuado y necesario para llegar a la plenitud.

La casa que rehabilita Cecilia está llena de recuerdos y de amor. Está a orillas del Manzanares, y sus abuelos maternos se la dejaron cuando fallecieron. El deterioro que ha sufrido desde sus decesos es enorme pero, en vez de desanimarse por todo el trabajo que supone, Cecilia entiende y comprende que esta es su oportunidad en todos los sentidos, pues se encuentra en el momento óptimo, personal y laboral, para iniciar todas estas reformas y trabajos.

Andrés Leal es su maestro de obras. le ayuda a perfilar todo el proyecto de rehabilitación, pues de alguna manera percibe y adivina todas las necesidades de la casa y de Cecilia. Así, como he comentado al principio, al mismo tiempo que reforma su casa también reforma su vida... cada decisión que tome sobre la misma conllevará el conocimiento de diversos personajes, distintos a su vida anterior elitista y cerrada.

Tras tomar la decisión de transformar la casa de sus abuelos en la pensión más bonita a orillas del Manzanares, se encuentra con que los huéspedes u okupas que van llegando no resultan solamente unos inquilinos que pagan por vivir ahí; sus vidas empiezan a mezclarse, tejiéndose entre ellos un entramado de lo más fantasioso y a la vez fascinante. Todos (Cecilia y Andrés en principio, y luego los diversos personajes que se van sumando a la novela como inquilinos de la casa-pensión de Cecilia; Noelia, Justice, Catalina, Ivana...) son personajes que forman parte de una misión superior, de una historia que se tejió hace tiempo y que ahora hay que desempolvar, subir el telón y empezar a interpretar el papel que se les encomendó.

Toda la historia está tintada de romance, intriga y misterio, y cosida con unos hilos folletinescos que hacen que su lectura sea ágil, rápida y sencilla. Con esto no quiero decir que se trate de una historia simplona, que es muy distinto a decir que es simple. También me gustaría comentar que, conforme iba leyéndola, la relacionaba con Bajo el sol de la Toscana; sería por la similitud de las protagonistas, sus vidas, sus fracasos y su situación personal. O por el cambio radical que realizan en su biografía y la manera de conseguirlo. O tal vez sea porque, a orillas del Manzanares, también brilla el mismo sol que en la maravillosa Toscana.

Como último apunte, decir que no había leído nada de Mamen Sánchez, pero la lectura de Se prohíbe mantener afectos desmedidos en la puerta de la pensión ha sido todo un soplo de aire fresco, que siempre se agradece.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}