InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de lauli


lauli
19 abril 2020
La acción de la novela transcurre en 1193, cuando el rey Ricardo Corazón de León intenta regresar a Inglaterra tras ser tomado prisionero por Leopoldo V al regresar a Europa tras su participación en la tercera Cruzada. En su lugar gobierna su hermano, Juan Plantagenet (o Juan Sin Tierra, como se lo conoce popularmente) joven, ambicioso, cruel, y rodeado de un séquito de nobles arribistas e inescrupulosos, que quieren arrebatarle el trono a Ricardo. A su vez, los nobles anglosajones, reducidos al grado de “franklins” desde la invasión normanda de 1066 y la derrota del rey Harold II en la batalla de Hastings, sueñan con reinstaurar una monarquía anglosajona que reivindique el derecho de sus ancestros de gobernar Inglaterra. En este trasfondo, Scott coloca varias líneas argumentales interconectadas: la del complot de los nobles contra Ricardo; la del caballero Ivanhoe, desheredado por su padre Cedric por unirse a la corte normanda, que busca reivindicarse y ganar el corazón de Rowena, su amor de toda la vida; la del judío Isaac y su hija Rebecca, que sufren vicisitudes terribles debido al anti-semitismo imperante e institucionalizado, y que es en mi opinión es la más interesante de toda la novela; y la de Robin Hood y sus “merry men of Sherwood”, que aparecen memorablemente en varios episodios de la novela.

El relato tiene todos los condimentos para ser sumamente entretenido: justas, concursos de arquería, bandidos, banquetes, conflagraciones, batallas, juicios por brujería, enterrados vivos e historias de amor. Es una combinación que no puede fallar y no falla. Se le ha criticado mucho la inexactitud histórica de muchas de las afirmaciones de Scott, así como la presencia de muchísimos anacronismos. En mi opinión, el pasado de la novela es una construcción literaria, y debemos tomarla como tal. He leído que se le critica haber empleado el inglés de Shakespeare, que vivió en siglo XVI, para sus personajes del siglo XII. Es cierto, pero el inglés de Shakespeare es la forma más antigua del inglés moderno. Emplearlo le permite a Scott marcar distancia temporal, pero también que el lector pueda entender lo escrito, ya que para leer el anglosajón o el “middle English” de Chaucer hay que aprender otra lengua o recurrir a la traducción.

Esta novela ha sido relegada en la tradición crítica, que sólo ha considerado la saga escocesa de Scott (que tengo muchas ganas de leer). Sin embargo, creo que habría mucha tela que cortar en cuanto al rol de las mujeres en la novela (en particular, la historia de Urfried me parece digna de un análisis profundo), la cultura del macho de la violencia, el alcoholismo y el saqueo, que en la novela parece pintoresca pero tiene un trasfondo terrible de brutalidad; y sobre todo el retrato ambiguo del pueblo judío, con un personaje, Isaac, que presenta todos los estereotipos anti-semitas, y otro, Rebecca, que parece reivindicar a una raza maldita en Inglaterra con su sabiduría, su inteligencia, su compasión y su dignidad. Una gran experiencia de lectura!
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}