InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
09 marzo 2018
Cuando te dispones a escribir una reseña de un libro que ha recibido una campaña de marketing brutal, del que ya han salido tropecientas opiniones, y del que ya está todo más o menos dicho, la verdad es que cuesta encontrar hilos de los que tirar para hablar sobre algo de lo que no se haya hablado ya. Así pues, poco voy a poder aportar al respecto, pero sí que admito que he encontrado un beneficio en el hecho de llegar de las últimas a leer este libro, y es precisamente el tener ya mucha información anterior. Y os explico por qué.

Es un libro que ha decepcionado mucho por lo que yo he podido ir leyendo, y después de tantos "no es lo que esperaba", yo simplemente dejé de esperar nada y me dispuse a verlas venir, porque sabía que si esperaba algo me iba a llevar el batacazo del siglo y luego iba a tocar reseña negativa. Y creo que fue lo mejor que pude hacer, porque no estamos ante un novelón, y efectivamente tiene sus fallos, pero me ha entretenido, que no es poco. Y yo a veces no le pido más peras al olmo. Sé que si hubiese tenido expectativas altas probablemente la opinión sería peor, y de ahí el beneficio que comentaba en el primer párrafo.

No os voy a contar de lo que va porque ya lo sabéis. Mujer e hijo de 4 años (Joan y Lincoln respectivamente) que pasan la tarde en el zoo se encuentran con que alguien se ha liado a tiros dentro del recinto y tienen que esconderse hasta que llegue la policía. Para mí la mejor parte es la primera, cuando están solos madre e hijo, con esos constantes "baja la voz", "habla más bajo", "no hables tan alto"... que me parecieron muy reales, muy angustiosos. Cada vez que decía algo parecido transmitía el pánico a que una palabra más alta de lo normal atrajese la atención de los asaltantes, y esas cosas son imposibles de controlar y predecir en un niño tan pequeño. La tensión durante esos momentos solos y bien escondidos son lo mejor del libro. En la segunda mitad, cuando entran otros elementos en escena, baja la calidad de la historia, todo se vuelve más peliculero, y ya se nota un poco que la autora tenía clara la premisa de la que nacía la historia, pero no tan claro cómo terminarla, como si hubiese tenido que añadir cosas que no tenía previstas y le hubiesen hecho alargar o cambiar su idea inicial (y de hecho me suena que algo así comenta en los agradecimientos). Así que creo que se puede hablar de un libro entretenido, que cumple su función, pero que es algo irregular y a ratos se nota un poco perdido.

Confieso que una de mis mayores preocupaciones mientras leía el libro (a nivel argumental) era la no-llegada de la policía. O más bien, la no-entrada de la policía en el recinto, porque no acababa de entenderlo. La trama se desarrolla a lo largo de tres horas, a los pocos minutos Joan ya sabe que la zona está acordonada, pero la policía no aparece dentro del zoo en ningún momento. Se acabaría el libro si lo hiciera, claro, así que algún motivo tenía que haber, pero estaba un poco a la expectativa de ver cómo solucionaba eso la autora porque es algo clave en la historia. Una vez descubierto el por qué, no es que sea la repera, pero por lo menos tiene sentido y es coherente, que no es poco.

Sí que le he visto alguna pega grande, pero no es la que he leído en la mayoría de opiniones. Me explico: a mí las introspecciones de Joan no me han molestado tanto; tampoco me han parecido maravillosas, pero es que las he visto inevitables para la narración tal y como está planteada, porque si están escondidos y no pueden moverse, ni hablar, ni hacer nada, o la prota se pone a pensar o poco más puede hacer (salvo que la autora se vaya a otros lugares del zoo mucho más a menudo de lo que lo hace, y es evidente que no quiere que el lector sepa más de la cuenta). Me ha chocado bastante más la preparación casi militar o especializada que demuestra la propia Joan a la hora de estudiar absolutamente todo: entorno, distancias, salidas, escondites, alturas... era todo como demasiado profesional. Si hubiesen dicho que su profesión tenía algo que ver con eso lo hubiese entendido, pero en ningún momento se da entender que haya recibido un adiestramiento como el que despliega en las páginas. Es ama de casa, y parece la prima lejana de Jason Bourne. No me ha resultado creíble. Menos todavía que lo increíblemente bien que se porta el niño durante casi toda la novela, o la capacidad cognitiva y de razonamiento que tiene con 4 años según nos habla de él la madre, pero eso es otro tema y no quiero alargarme demasiado.

Lo que sí me ha parecido es muy actual, y admito que a ratos pensaba "estás dando ideas, Gin Phillips. Muy malas ideas". Pocos días después de terminar de leerlo, las noticias se inundaron con las imágenes de la matanza en el instituto Marjory Stoneman Douglas. Es quizás lo más terrorífico del libro: que lo que sucede en ese zoo, al menos por parte de los asaltantes, puede pasar, y rezas para que a nadie le dé por imitar lo que pasa en estas páginas. La crítica a la facilidad con la que se accede a un arma en Estados Unidos está ahí, y la denuncia a la matanza que puede perpetrar cualquiera que se le crucen los cables, también. Por desgracia lo vemos cada dos por tres en la televisión. Pero realmente solo recibimos esbozos de la psicología de quien coge el arma y se lía a pegar tiros en ese zoo, y lo que queda es lo que comento: la sensación de que algo así puede pasar en cualquier momento por parte de quien menos lo esperas. Pero la autora tampoco ahonda mucho más en eso.

No digo mucho más que lleváis semanas leyendo sobre Reino de fieras y en esta LC estamos participando muchos blogs. Si os tengo que resumir mi opinión, sería que, tal y como está planteada la narración, pasa lo que tiene que pasar porque no puede pasar de otra manera, no hay muchas alternativas. de haber estado sola la protagonista (o con otro adulto), la historia tenía muchos caminos que seguir; al introducir el elemento de un niño de 4 años que les obliga a estar escondidos y a controlar algo tan imprevisible como es precisamente ese niño, todos esos caminos se reducen de manera drástica. de haber escogido el camino de solo adultos, probablemente estaríamos ante una historia muy, muy diferente, pero a la vista está que la autora lo que quería era contar la relación entre la madre y su hijo, ahondar en el amor maternal y en los sacrificios que Joan está dispuesta a hacer por Lincoln... y no le dejaron contar solo eso, lo que hace que la etiqueta de thriller se mueva por senderos un tanto difusos. Podría haber resultado interesante este enfoque un tanto atípico, pero está claro que en los lectores no ha calado todo lo esperado.

¿Que la historia podría haber dado mucho más de sí? Seguro. Quienes esperen un thriller puro se llevarán un buen batacazo, porque la sensación que queda es que la autora quería contar una cosa y le obligaron a meter otras para hacerlo más comercial, y al final el resultado es algo errático e irregular. Pero repito lo que decía al principio, me ha parecido entretenido, y de hecho si tenía cinco minutos libres, cogía el libro. Si con todos estos "peros" ha salido algo resultón, con una historia más compacta la historia podría haber sido mucho más efectiva.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
Comentar  Me gusta         41



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(4)ver más




{* *}