InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 849129158X
Editorial: Suma de Letras (18/01/2018)

Calificación promedio : 3.35/5 (sobre 27 calificaciones)
Resumen:
Un thriller electrizante sobre la relación única e indestructible que une a una madre con su hijo. Y sobre lo que sería capaz de hacer para protegerlo. «Inteligente e irresistible.»The New York Times Lincoln es un buen niño. Con cuatro años es curioso, inteligente y bien educado. Hace lo que su madre le dice y sigue las normas. «Hoy las reglas son distintas.Y las reglas dicen que nos escondamosy no permitamos que el hombre del armanos encuentre.» Cuando un día feli... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (23) Ver más Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 09 marzo 2018
Cuando te dispones a escribir una reseña de un libro que ha recibido una campaña de marketing brutal, del que ya han salido tropecientas opiniones, y del que ya está todo más o menos dicho, la verdad es que cuesta encontrar hilos de los que tirar para hablar sobre algo de lo que no se haya hablado ya. Así pues, poco voy a poder aportar al respecto, pero sí que admito que he encontrado un beneficio en el hecho de llegar de las últimas a leer este libro, y es precisamente el tener ya mucha información anterior. Y os explico por qué.
Es un libro que ha decepcionado mucho por lo que yo he podido ir leyendo, y después de tantos "no es lo que esperaba", yo simplemente dejé de esperar nada y me dispuse a verlas venir, porque sabía que si esperaba algo me iba a llevar el batacazo del siglo y luego iba a tocar reseña negativa. Y creo que fue lo mejor que pude hacer, porque no estamos ante un novelón, y efectivamente tiene sus fallos, pero me ha entretenido, que no es poco. Y yo a veces no le pido más peras al olmo. Sé que si hubiese tenido expectativas altas probablemente la opinión sería peor, y de ahí el beneficio que comentaba en el primer párrafo.
No os voy a contar de lo que va porque ya lo sabéis. Mujer e hijo de 4 años (Joan y Lincoln respectivamente) que pasan la tarde en el zoo se encuentran con que alguien se ha liado a tiros dentro del recinto y tienen que esconderse hasta que llegue la policía. Para mí la mejor parte es la primera, cuando están solos madre e hijo, con esos constantes "baja la voz", "habla más bajo", "no hables tan alto"... que me parecieron muy reales, muy angustiosos. Cada vez que decía algo parecido transmitía el pánico a que una palabra más alta de lo normal atrajese la atención de los asaltantes, y esas cosas son imposibles de controlar y predecir en un niño tan pequeño. La tensión durante esos momentos solos y bien escondidos son lo mejor del libro. En la segunda mitad, cuando entran otros elementos en escena, baja la calidad de la historia, todo se vuelve más peliculero, y ya se nota un poco que la autora tenía clara la premisa de la que nacía la historia, pero no tan claro cómo terminarla, como si hubiese tenido que añadir cosas que no tenía previstas y le hubiesen hecho alargar o cambiar su idea inicial (y de hecho me suena que algo así comenta en los agradecimientos). Así que creo que se puede hablar de un libro entretenido, que cumple su función, pero que es algo irregular y a ratos se nota un poco perdido.
Confieso que una de mis mayores preocupaciones mientras leía el libro (a nivel argumental) era la no-llegada de la policía. O más bien, la no-entrada de la policía en el recinto, porque no acababa de entenderlo. La trama se desarrolla a lo largo de tres horas, a los pocos minutos Joan ya sabe que la zona está acordonada, pero la policía no aparece dentro del zoo en ningún momento. Se acabaría el libro si lo hiciera, claro, así que algún motivo tenía que haber, pero estaba un poco a la expectativa de ver cómo solucionaba eso la autora porque es algo clave en la historia. Una vez descubierto el por qué, no es que sea la repera, pero por lo menos tiene sentido y es coherente, que no es poco.
Sí que le he visto alguna pega grande, pero no es la que he leído en la mayoría de opiniones. Me explico: a mí las introspecciones de Joan no me han molestado tanto; tampoco me han parecido maravillosas, pero es que las he visto inevitables para la narración tal y como está planteada, porque si están escondidos y no pueden moverse, ni hablar, ni hacer nada, o la prota se pone a pensar o poco más puede hacer (salvo que la autora se vaya a otros lugares del zoo mucho más a menudo de lo que lo hace, y es evidente que no quiere que el lector sepa más de la cuenta). Me ha chocado bastante más la preparación casi militar o especializada que demuestra la propia Joan a la hora de estudiar absolutamente todo: entorno, distancias, salidas, escondites, alturas... era todo como demasiado profesional. Si hubiesen dicho que su profesión tenía algo que ver con eso lo hubiese entendido, pero en ningún momento se da entender que haya recibido un adiestramiento como el que despliega en las páginas. Es ama de casa, y parece la prima lejana de Jason Bourne. No me ha resultado creíble. Menos todavía que lo increíblemente bien que se porta el niño durante casi toda la novela, o la capacidad cognitiva y de razonamiento que tiene con 4 años según nos habla de él la madre, pero eso es otro tema y no quiero alargarme demasiado.
Lo que sí me ha parecido es muy actual, y admito que a ratos pensaba "estás dando ideas, Gin Phillips. Muy malas ideas". Pocos días después de terminar de leerlo, las noticias se inundaron con las imágenes de la matanza en el instituto Marjory Stoneman Douglas. Es quizás lo más terrorífico del libro: que lo que sucede en ese zoo, al menos por parte de los asaltantes, puede pasar, y rezas para que a nadie le dé por imitar lo que pasa en estas páginas. La crítica a la facilidad con la que se accede a un arma en Estados Unidos está ahí, y la denuncia a la matanza que puede perpetrar cualquiera que se le crucen los cables, también. Por desgracia lo vemos cada dos por tres en la televisión. Pero realmente solo recibimos esbozos de la psicología de quien coge el arma y se lía a pegar tiros en ese zoo, y lo que queda es lo que comento: la sensación de que algo así puede pasar en cualquier momento por parte de quien menos lo esperas. Pero la autora tampoco ahonda mucho más en eso.
No digo mucho más que lleváis semanas leyendo sobre Reino de fieras y en esta LC estamos participando muchos blogs. Si os tengo que resumir mi opinión, sería que, tal y como está planteada la narración, pasa lo que tiene que pasar porque no puede pasar de otra manera, no hay muchas alternativas. de haber estado sola la protagonista (o con otro adulto), la historia tenía muchos caminos que seguir; al introducir el elemento de un niño de 4 años que les obliga a estar escondidos y a controlar algo tan imprevisible como es precisamente ese niño, todos esos caminos se reducen de manera drástica. de haber escogido el camino de solo adultos, probablemente estaríamos ante una historia muy, muy diferente, pero a la vista está que la autora lo que quería era contar la relación entre la madre y su hijo, ahondar en el amor maternal y en los sacrificios que Joan está dispuesta a hacer por Lincoln... y no le dejaron contar solo eso, lo que hace que la etiqueta de thriller se mueva por senderos un tanto difusos. Podría haber resultado interesante este enfoque un tanto atípico, pero está claro que en los lectores no ha calado todo lo esperado.

¿Que la historia podría haber dado mucho más de sí? Seguro. Quienes esperen un thriller puro se llevarán un buen batacazo, porque la sensación que queda es que la autora quería contar una cosa y le obligaron a meter otras para hacerlo más comercial, y al final el resultado es algo errático e irregular. Pero repito lo que decía al principio, me ha parecido entretenido, y de hecho si tenía cinco minutos libres, cogía el libro. Si con todos estos "peros" ha salido algo resultón, con una historia más compacta la historia podría haber sido mucho más efectiva.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         41
CARMINA
 24 enero 2018
Nos encontramos ante una novela muy visual, muy cinematográfica, sería la palabra exacta, una historia que va pasando ante nuestros ojos a medida que vamos leyendo, y nos va llenando de angustia, de temores, al menos si empatizas como yo lo hice con esa madre que trata de proteger a su hijo.
El ritmo de la lectura no es constante en todo momento, se explica por la circunstancia de cada escena que narra, pero también por la necesidad de que conozcamos a esa madre y porque es tan obsesiva con la protección de su hijo. Esos momentos en que Joan se retrotrae a su infancia, recuerda la ausencia de su padre desde temprana edad, la relación casi inexistente con su madre que la ignoraba, los paseos para cazar con su tío, y el ambiente de abandono que reinaba en su hogar, son esenciales para entender porque Joan protege con tanto ahínco a su hijo, porque en realidad está protegiendo esa burbuja casi perfecta que ha creado en su vida para borrar una infancia dura, sin cariño, con muchas carencias, que han forjado a la mujer dura, obsesiva y cuadriculada que es.
También el comienzo es un tanto lento, Joan tiene por costumbre ir al zoo cuando Lincoln sale del colegio, es una especie de rutina, tienen un par de sitios donde hacer tiempo, merendar y que el niño juegue con sus muñecos. Llama la atención la riqueza de recursos que maneja el chico, una imaginación desbocada que le permite crear mundos para sus muñecos de acción, un vocabulario y unas preguntas maduras o muy maduras para su edad, sin embargo no puedo ponerle pegas porque mi hijo también lo usaba y te freía a preguntas que difícilmente podías contestar y cuanto más tardabas en hacerlo más le surgían. Sin duda he visto representado a mi hijo en ese pequeño de cabellos negros y rizados.
La rutina diaria de Joan me ralentizó la lectura, sin embargo son unas pocas páginas, pronto se hace la hora de cerrar y a pesar de que van con el tiempo justo porque se han entretenido Joan no puede dejar de darse cuenta de que algo es distinto a los otros días, los animales no están a la vista o están inusualmente inquietos, es la hora en la que los alimentan y no parece que nadie lo haya hecho, sigue avanzando, tirando de su pequeño, porque teme quedarse encerrada en el zoo, sin embargo está alerta, nada le es familiar, incluso Lincoln gimotea más de lo normal y pretende que le lleve en brazos y de esa forma no puede llegar a la salida a tiempo.
En el momento en que descubre personas en el suelo en posiciones rocambolescas y un hombre con un arma, a Joan se le dispara la adrenalina, y también al lector que comienza con ella una carrera física y mental, que al menos a mi me agotó, tenía que parar de leer y notaba las piernas doloridas y un cansancio psíquico que no era normal.
La autora conoce bien el zoo donde ha ambientado su novela, o si es producto de su imaginación hace unas descripciones muy precisas, quizás eso en algún momento también ha llegado a resultarme un poco cansino, me cortaba el ritmo, lo que yo pensaba que tenía que ser la acción en cada momento, pero mirado desde la perspectiva del tiempo pasado entre la lectura y la reseña, me doy cuenta de que no se si hubiera podido aguantar una lectura que hubiera mantenido ese ritmo alocado en todo momento.
Lo que más atractivo me ha resultado es que la autora también haya puesto en valor los planteamientos de los criminales, jóvenes toda la vida ninguneados, sin ningún futuro, que no son aceptados ni en sus familias, ni la sociedad es capaz de darles un lugar, gente que no acepta normas, que no entiende de reglas, y que un buen día se encuentra en las redes a un desaprensivo con aires de grandeza, que les presta esa atención, que les dice que están llamados a la gloria, a hacer cosas grandes. Les da un arma, les propone entrar en un zoo, y disparar contra todo lo que se mueva, personas y animales, hasta que no quede nada con vida. Es como un día de caza, solo que las piezas que se cobran son humanos y con ello limpian un poco el mundo de esos seres que les hacen ser insignificantes, que los aplastan cual insectos.
Las conversaciones entre los dos muchachos armados, me han puesto en ocasiones los pelos como escarpias, he pensado lo importante que es nacer en un hogar donde te quieran, donde potencien tus habilidades, donde no te hagan sentir mal. Sin embargo, no he podido evitar hacer comparaciones con la infancia de Joan, no mucho mejor que la del chico que empuña el arma y me ha faltado vislumbrar qué es lo que hace que una persona intente crear un mundo mejor para su familia y qué decanta la balanza hacia la criminalidad. al final tal y como el joven dice en algún momento el detonante es esa persona que les toma en serio, que les escucha, que les da lo que en casa y la sociedad les niega. Esa persona es la que desequilibra la balanza hacia la nada.
No obstante, vemos momentos de lucidez en Robby, encontramos razones para la esperanza, no es capaz de matar a quien le ha tratado bien, o al menos a quien él recuerda que le ha tratado bien, ese es el rayo de esperanza tan brillante como efímero.
Otro punto fuerte, o quizás el que más, es la evolución de Joan, en las tres o cuatro horas que dura el asedio, en todo momento es una madre coraje, que lucha por salvar a su hijo, pone sus pies a correr y su mente a pensar, en un momento de debilidad piensa que el móvil y la conexión con el exterior puede ser su salvación, sin embargo, pronto se da cuenta que puede ser más una condena que una salvación y decide usarlo para desviar la atención de los hombres armados de su escondite. A partir de ese momento esta sola con su hijo, solo ella puede salvarle, solo ella puede calmarlo, alimentarlo, esconderlo, como lo haría cualquier animal con su cría, y ese es el cambio que se produce en ella, deja de ser racional, para moverse por instintos y no siempre escoge la opción más adecuada. En algunos momentos llega a pensar que su hijo y los otros personajes con los que se encuentra son un estorbo para ella.
La autora nos demuestra que las personas con los estímulos adecuados y sometidas a presión pueden escoger caminos perjudiciales para ellos, en el caso de Robby coger un arma para disparar contra cualquier cosa que se mueva, y en el caso de Joan llegar a convertirse en un animal capaz de todo con tal de proteger a su hijo, y al final no solo a su hijo si no a las personas que se han cruzado en esa aventura con ella.
La autora crea un ambiente oscuro, angustioso, de desinformación, los rehenes no saben nada, ni cuantos hombres armados hay, ni que pretenden, no saben cuanta gente queda viva en el zoo, ni si la policía esta ya en las inmediaciones, la poca información que va teniendo Joan la capta de las conversaciones de los chicos con los que se cruza en varias ocasiones, y como no tiene el móvil no es capaz de transmitirla al exterior. Sin embargo, la tensión hay momentos que se diluye, cuando Joan piensa en su infancia, cuando se encuentra con otros rehenes, no es una tensión lineal mantenida, ni va en crescendo en todo momento, hay momentos en que se difumina, el lector no termina de perder contacto con la trama o con el lugar donde se encuentran los protagonistas, pero puede respirar, resarcirse un poco.
Como he dicho al principio no es una novela redonda, y no lo es porque la autora empieza de menos, a más, y en un momento dado hacia mitad empieza a perder fuelle, para retomarlo casi al final, pero se precipita, es como esos castillos de fuegos artificiales que en un momento dado pierden la conexión con el ordenador, hay que encender la mecha a mano y deslucen el final.
Demasiada precipitación para una novela que hubiera podido tener un final de infarto, a la altura quizás de toda la trama creada, que daría para una película. No entiendo el porque si se ha recreado en ciertos pasajes como la infancia de Joan y de Robby, termina de esa forma tan abrupta, con más preguntas que repuestas, dejando un sabor agridulce.
Aún así la recomendaría por todo el trasfondo que tiene detrás si somos capaces de reflexionar sobre lo que hemos leído, nuestra sociedad no tiene mucho que ver con la americana, aquí no hay permisos de armas de forma tan alegre, pero los jóvenes se echan a perder de la misma forma, quizás nos vendría ver interiorizar un poco lo que esta novela cuenta.

Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LAKY
 07 octubre 2018
Como muchos días, Lincoln y su madre Joan, están paseando por el zoo. Se acerca la hora de cerrar y se acercan apresuradamente a la salida. Pero, cuando están llegando, ven unos muñecos tirados en el suelo; sólo que, cuando se acercan, ella se da cuenta de que no son muñecos sino personas. Y que esos sonidos que había oído hace un rato, eran disparos. Justo entonces ve a un hombre disparando por lo que coge rápidamente a Lincoln en brazos y se va corriendo a esconderse. Así se da comienzo a unas horas angustiosas en las que Joan tendrá hacer todo lo que esté en sus manos para sobrevivir y salvar a su hijo
Reino de fieras” es un thriller de tono psicológico que he disfrutado mucho. No es que tenga un ritmo endiablado pero lo cierto es que no puedes parar de leer porque en todo momento deseas saber cómo acaba todo, lo que te hace pasar las hojas rápidamente.
Joan se da pronto cuenta de lo que está pasando y tiene los reflejos para coger rápidamente en brazos a su hijo y buscar un escondite. El o los asesinos no les han visto y cuentan con esa ventaja pero Joan está segura de que han de esconderse. Así que, a bote pronto, le surgen dos problemas: encontrar un lugar adecuado en el que no puedan encontrarles los asesinos si es que les buscan y mantener callado a su hijo. Ni una cosa ni la otra son fáciles. Para resolver el primer problema Joan cuenta con el conocimiento de la zona: son muchas las tardes que pasan allí ella y su hijo y se conoce todas las atracciones y recovecos del zoo. La segunda es más difícil: su hijo sólo tiene cuatro añitos y mantener en silencio a un niño de esa edad es realmente difícil (habla la voz de la experiencia). Los niños pequeños son imprevisibles: no pueden estarse quietos, suelen ser ruidosos, se pueden asustar y ponerse a llorar o gritar… Cualquiera de esas cosas delataría su situación y les condenaría. Así que Joan tendrá que echar mano de su inmensa paciencia y de su más inmenso aún amor de madre para conseguir mantener tranquilo y entretenido a su pequeño.
Joan tendrá una pequeña ayuda: su móvil, con el que puede comunicarse con su marido y buscar noticias de la situación. Pero esa ayuda también puede suponer un riesgo: cualquier ruido que haga el móvil puede delatar su situación. Y el asunto se complica cuando se hace de noche: la luz que pueda emitir el aparato puede señalizar su posición.
Joan echará mano de las pocas herramientas que tiene a su alcance para salir de la angustiosa situación en la que se han visto inmersos ella y su hijo
Será un narrador omnisciente quien nos irá contando todo lo que sucede. La mayor parte de las veces lo hará desde la posición de Joan y su hijo, pero hay momentos en los que traslada el foco a otros de los “actores” de la historia (quiénes son es algo que tendréis que descubrir por vosotros mismos si decidís leer el libro)
La historia transcurre en un lapso de unas tres horas y en cada momento, al inicio de cada capítulo, se nos dará cuenta del momento exacto en el que nos encontramos. 3 horas de historia y unas pocas más de lectura, dan la sensación de que estamos leyendo la novela en tiempo real, según va sucediendo todo. Me ha encantado esta sensación
Me ha gustado mucho el hecho de que la novela se adentre en la relación de Joan y su hijo convirtiéndola en un canto a la maternidad. ¿Qué no haría una madre por salvar a su hijo? Aquí veremos lo que le toca hacer a Joan. Me ha encantado lo realista que es a este respecto porque lo que hace ella creo que lo podríamos hacer la mayoría de las madres. La autora mantiene en todo momento los pies en la tierra y se centra más en los esfuerzos de Joan por calmar a su hijo, por mantenerle tranquilo, por contestar de forma razonable a las preguntas que éste le va haciendo, etc… A este respecto, he leído algún comentario que dice que la novela flojea al final. Yo no estoy para nada de acuerdo. Es verdad que podríamos pensar con eso de que es un thriller trepidante que al final habrá un giro inesperado de esos que te dejan con la boca abierta; no sé, tipo Joan coge un kalasnikov y se pone a disparar a todo el que sea menea, sea hombre, elefante o erizo (exageración modo on). Y no. El final de esta novela es perfectamente coherente y realista. Algo así podría suceder, te lo crees. Por eso me ha gustado tanto
La autora sabe mantener el interés y la intriga en todo momento. Sin ser una novela con un ritmo trepidante -aunque sí se intensifica bastante al final- lo cierto es que es muy difícil soltarla. al interés de la historia se une la facilidad de lectura. “Reino de fieras” es una novela francamente entretenida, que se lee en cuatro ratos y que a mí me ha dejado muy buen sabor de boca.

Conclusión final
Parece ser que se han vendido los derechos del libro y que en un futuro se hará película. No me extraña, tiene los mimbres necesarios para ello. Así que os aconsejo leerla antes que ya sabéis que la novela casi siempre es mejor que el libro
Enlace: http://librosquehayqueleer-l..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
lavidademisilencio
 29 septiembre 2019
Como prácticamente cada día, Joan visita el zoo de la ciudad con Lincoln, su hijo de 4 años. Pero ese no es un día cualquiera en absoluto y no tardan mucho en averiguarlo. Cerca de la hora del cierre y mientras Joan anima a Lincoln a recoger ya las piezas con las que está jugando, se escuchan de fondo unos peculiares ruidos. Ella, pendiente aún del reloj, le resta importancia al asunto y se prepara para marcharse con su hijo a casa. Sin embargo, de camino a la salida, ambos se encuentran con una escena que hará que Joan sea consciente del gran peligro que corren: un hombre de espaldas a ellos y armado, rodeado de una decena de cuerpos, vigila la puerta de salida de uno de los edificios del zoo. La madre, guiada por su instinto, coge a su hijo en brazos y corre en dirección contraria con el fin de encontrar un refugio en el que salvaguardarse hasta que llegue la policía. Una vez consiguen llegar a un lugar donde esconderse, Joan tiene que explicarle a Lincoln la situación para que sepa que tiene que guardar silencio y estar lo más quieto posible.
Así comienza Reino de fieras, dando pie a una trama que jugará principalmente con dos temáticas: la maternidad y la moralidad. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar para proteger a quien le diste la vida?
Como ya he mencionado, se trata de una lectura ágil y que te envuelve desde la primera página. Las páginas pasan sin que apenas te des cuenta y sólo quieres leer más para saber qué les sucede a los personajes. Sin embargo, hacia mitad del libro el argumento empieza a hacerse un tanto pesado y repetitivo y sólo vuelve a cobrar fuerza durante las últimas páginas. Por lo demás, no es una lectura que se haga cuesta arriba y la recomendaría justo para cuando se necesita desconectar.
Otro punto a favor que le encuentro es que no hace especial mención a los animales ni sufren demasiado daño en la historia. Sentía cierta reticencia a leer la historia por el lugar en el que desenvolvía y pensé —de forma errónea, afortunadamente— que habría escenas explícitas de maltrato animal. Por suerte, éstos no ocupan una parte importante del hilo argumental y son simplemente el escenario de fondo donde ocurre todo.
Como ya he comentado, la maternidad es un elemento fundamental de la trama y es la constante lucha de Joan por salvar a su hijo uno de los puntos fuertes del libro. Todas sus acciones están encaminadas a proteger a Lincoln y le defiende con uñas y dientes desde el minuto uno. Y esto me lleva a otro aspecto que me ha resultado realmente interesante: la presencia de dilemas morales. La autora te plantea la situación y con ello te lleva a cuestionarte qué harías tú si te encontraras en la piel de esa madre. Siempre me han llamado mucho la atención estos dilemas que te ponen entre la espada y la pared, pues son un gran ejercicio de introspección y nunca está de más descubrir cosas sobre uno mismo.
Ahora bien, una serie de aspectos no han terminado de convencerme. Entre ellos, el uso forzado de flashbacks. Por una parte, entiendo la necesidad de presentarnos el pasado de los personajes para comprenderlos mejor, pero en la mayoría de ocasiones eran simple relleno para quitarle peso y tensión a la trama. A mí, en cambio, me la han hecho más surrealista pues no acabo de entender que en una situación como la que están viviendo a Joan se le ocurra, de repente, pensar en una comida familiar en la que pasó algo totalmente irrelevante, por poner un ejemplo. La autora conseguía así que perdiera el hilo de la historia y me desvinculara completamente de las sensaciones que me estaba provocando. de este modo toda la tensión que se iba acumulando se desvanecía en un segundo. En mi opinión al libro le sobran unas 100 hojas que no cuentan absolutamente nada y que no aportan información de utilidad a la trama.
Además de lo anterior, el niño se me hizo desquiciante. Y diréis, bueno, es un niño de 4 años, no comprende la situación. Pero lo curioso es que sí la entendía y aun así se comportaba de forma muy desconsiderada con su madre. La autora nos quiere presentar a Lincoln como un niño inteligente y curioso, que desborda imaginación, pero a mi parecer ha enfatizado tanto algunos aspectos de esta personalidad que lo ha convertido en un personaje bastante forzado y poco realista. Suerte que Joan tenía toda la paciencia del mundo y lo conocía como la palma de su mano porque sino la situación se les hubiera ido de las manos mucho antes.
Por otra parte el motivo de los antagonistas para hacer lo que hacen no tiene suficiente peso como para desencadenar todas sus acciones. Me pareció una explicación muy pobre la que se dio sobre el por qué del tiroteo y no se trata en suficiente profundidad la mentalidad de estos personajes. SPOILER querer demostrar que la gente es estúpida no me parece razón suficiente como para montar tal espectáculo. Me recordó en cierto modo al episodio 1 de la primera temporada de Black Mirror FIN DE SPOILER
Por último, el final deja demasiados frentes abiertos. Después de toda la tensión creada, ese desenlace se me queda corto. Hubiese preferido que le diese más importancia al final en lugar de alargar tanto el cuerpo de la historia. de ese modo habría quedado más equilibrado y no hubiese terminado el libro con la sensación de que se han quedado cosas en el tintero.
Enlace: http://lavidademisilencio.bl..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10
MonicaM
 29 junio 2018
Tras esperar que pasara el boom de este libro, decidí a leérmelo.
La historia, comenzando por el principio para poneros en antecedentes, narra la situación de una madre, Joan y su hijo Lincoln, que tras quedar atrapados en el zoo tienen que buscar un lugar para ponerse a salvo ya que por el zoo han visto a un hombre armado.
La verdad, es que esperaba mucho más de este libro. Ya sabéis que soy una fanática de los thrillers, y si, esperaba una historia que me enganchara por completo.
He de confesaron que no me ha enganchado, pero sí me ha entretenido, con cual, es un punto a favor de la historia.
Me ha gustado la manera en la que Lincoln, de cuatro años, y su madre, hablan, vemos cómo piensa un niño de cuatro años, nos metemos en su pequeña cabeza y a veces, he acabado riéndose de sus ocurrencias. Es el mejor punto para la historia llena de tensión y miedo.
Madre e hijo van a pasar la tarde al zoo, como muchas veces hacen, disfrutar viendo a los animales y de la naturaleza. El pequeño inventa historias de héroes como Batman, lo que hace que desaparezca la tensión del lector en algunas partes del libro.
Vemos una situación alarmante cuando la madre le pide a su hijo que “no hable tan alto” o “habla más bajo”, lo que transmite pánico al lector. Esto ocurre en la primera mitad del libro.
En la segunda mitad, notamos que lo que la autora pretende es alargar la historia a toda costa. La policía se encuentra fuera del zoo, acordonando la zona, pero en ningún momento entra en el recinto. Si lo hiciera, acabaría la historia, de eso estamos seguros.
Lo que más me preocupa, es que esta situación se suele repetir en Florida, por ejemplo, un grupo de asaltantes o una sola persona, puede abrir fuego y solo rezas para que no vuelva a ocurrir
Tengo la teoría, que la autora ha utilizado esta historia para crear una crítica, ya que suele pasar, por desgracia, situaciones así en institutos. Nos hace ser más conscientes de las armas, si comprarlas como si fueras a comprar el pan o como si compraras un instrumento que puede matar con tan solo apretar el gatillo.
Vemos lo fácil que es adquirir un arma en Estados Unidos. Hasta no hace mucho, nuestro país se despertaba con la noticia que un adolescente abrió fuego contra sus compañeros. Es una pena que ocurran esta clase de situaciones, y sobre todo, el Gobierno no haga nada para ponerle punto y final.
También vemos el fuerte vínculo afectivo que existe entre madre e hijo. Un tema que endulza la historia. Lo que una madre sería capaz de hacer por proteger a su hijo. Tenía que mencionar este tema, que me ha ganado el corazón.
Os confieso que esperaba mucho más de la historia. Ya que, para mí, los thrillers son historias que me hacen pensar y darle vueltas a un suceso, un asesinato o una desaparición. La verdad es que me esperaba mucho más de la historia.
Como antes citaba, me ha parecido entretenido, pero no ha llegado a engancharme como otros thrillers que he leído.
Os recomiendo este libro, a pesar, que a mi no me ha enganchado como pensaba, pero también os digo que es una situación que nos da que pensar, las armas, el amor de una madre a un hijo, el enorme trabajo de la policía para gestionar una situación en la que podrían estar miles de vidas en juego.
Y tú, ¿hasta qué punto llegarías para proteger a tu hijo?
+ Leer más
Comentar  Me gusta         10

Las críticas de la prensa (1)
larazon09 febrero 2018
Un relate original que, teniendo todos los elementos a su alcance, no acaba de encontrar la forma de mantener al lector crítico al borde del infarto.
Leer la crítica en el sitio web: larazon
Citas y frases (3) Añadir cita
egarciavergaraegarciavergara13 abril 2018
"Mientras Lincoln habla, un sonido fuerte y seco atraviesa el bosque. Dos chasquidos, después varios más. «Pop», como un globo cuando explota. O como fuegos artificiales. Joan intenta imaginarse quién en un zoo podría estar haciendo un ruido que parece pequeñas explosiones. ¿Será algo relacionado con los festejos de Halloween? Han colgado luces por todos lados, no en el bosque, pero sí en los caminos más populares. ¿Habrá estallado un transformador? ¿Será que están de obras, un martillo neumático?

Se oye otro chasquido. Otro y otro. Demasiado potentes para ser globos. Demasiado irregulares para tratarse de un martillo neumático."
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
AnaGranger21AnaGranger2101 abril 2018
«Corre. Corre. Corre». Tiene la palabra metida en el cabeza, repitiéndose. Sus pies golpean el cemento al mismo ritmo.

Se imagina que el hombre armado los observa, que sus pasos avanzan hacia ellos, que rodea el lago, que su sonrisa se ensancha. Se lo imagina acelerando.
Comentar  Me gusta         00
AlmaLectoraAlmaLectora21 febrero 2018
Piensa que los malvados no deberían sonreír. ¿Cómo es posible que los malos sean felices?
Comentar  Me gusta         20
otros libros clasificados: PerdidaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




Test Ver más

La novela negra en el cine

¿Cuál de las siguientes adaptaciones cinematográficas basadas en las novelas de James Ellroy, fue dirigida por Brian De Palma?

L.A. Confidential (Los Ángeles al desnudo)
La Dalia Negra (The Black Dahlia)
Dueños de la calle (Street Kings)
Dark Blue (El rostro oscuro de la ley)

10 preguntas
31 lectores participarón
Thèmes : novela negra criminal , novela policiaca negra de accion , novela negra policiaca de intriga adictiva , novela policíaca , cineCrear un test sobre este libro
{* *}