InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Lawerson


Lawerson
02 febrero 2020
En el mundo de Lou, ser una bruja como ella es una sentencia de muerte. Cualquier mujer es sospechosa de serlo, y la iglesia quema por igual a inocentes que a culpables. Huyendo de su antigua vida, junto a Coco, su mejor amiga, Lou tiene que encontrar aquello que la va a proteger de la persona que podría poner fin a su vida. Sin embargo, la aparición repentina de los chasseurs, aquellos que usan la palabra de Dios para cazar a las brujas, va a cambiar todos sus planes de manera inesperada. Sobrevivir siempre ha sido el día a día de Lou desde que escapó y, cuando se mete en una situación complicada en la que la única posibilidad de salir viva de ahí es aceptar la propuesta de matrimonio de un chasseur, Lou decide aceptar aunque eso significa traicionar a las suyas. Con un chasseur a su lado constantemente, Lou debe tener más cuidado que nunca a la hora de utilizar sus poderes, a pesar de que debe de prepararse para lo que podría estar a punto de venir. Reid, por su parte, siempre ha seguido las órdenes del arzobispo. Desde pequeño ha sido entrenado en la iglesia bajo el testamento de Dios, sin familia alguna a la que agarrarse y siendo la iglesia la única que ha conocido siempre. Su misión, dar con las brujas y cazarlas para purificar y liberar a su reino de la magia maldita. Lo ha sacrificado todo para llegar hasta donde está y lo que menos esperaba es que una mujer desconocida, mal hablada y desobediente lo pusiera a prueba. Obligado, tiene que empezar a aceptar su nueva situación y caminar con ojos desconfiados, dejar atrás incluso al amor de su vida. Lou y Reid no pueden ser más opuestos y, sin embargo, pronto comienzan a tener una conexión. Sin embargo, los secretos que ambos guardan todavía deja una brecha abismal abierta y, mientras sus sentimientos empiezan a crecer el uno por el otro, la verdad es aterradora y dolorosa. Reid tendrá que decidir y partir su corazón en dos: seguir la palabra de Dios o ir detrás de la mujer que ama sin esperarlo y que, a su vez, es aquello que siempre ha odiado. La vida de Lou está en peligro y, quizás, el reloj que se ha puesto en marcha avanza de manera tan rápida que llegar a tiempo ya no es suficiente para salvarla.

Ya tenía en el punto de mira este libro. En su idioma original, Serpent and Dove se unía a esta tendencia de hacer un regreso de las brujas en la literatura por todo lo alto. Su sinopsis pintaba bien, y no son pocos los comentarios bastante positivos que he estado leyendo no solo desde su publicación por Estados Unidos, sino también a lo largo de los últimos días cuando, también, ha llegado finalmente a nuestro país. Las expectativas crecía, había muchas ganas de descubrir esa historia que tantos lectores y lectores estaba conquistando y, cuando finalmente he podido abrir el libro y leerlo... me he encontrado con una gran decepción.

Asesino de brujas: La bruja blanca es un inicio de bilogía que intenta contarnos una historia donde las brujas son perseguidas en un reino castigado por la magia, todo a través de dos perspectivas y usando una narración en primera persona. Lou, una bruja, y Reid, un chasseur, serán los responsables de llevar una trama que se encuentra dividida en tres partes bien diferenciadas. A decir verdad, la primera de ellas me ha gustado mucho y me ha parecido muy guay. Desde el primer momento y el primer capítulos nos vamos a meter, con Lou, en una misión encubierta en la que deberemos recuperar algo perdido a toda costa. Son capítulos interesantes, rápidos, que ya empieza a contarnos cómo funciona el sistema de brujas, haciendo ya distinciones, divisiones entre diferentes clanes o aquelarres y, en definitiva, contándonos parte de la historia o folclore por las que se mueven. Además, la boca de Lou hacía que, cada vez que hablaba, hubiera diversión, picardía, risas. Se presentaba una protagonista fuerte, sin pelos en la lengua, super natural, de esas que te conquistan en poco tiempo. Así que la lectura era bastante entretenida, con sus momentos de más tensión, más cómicos, más dados a la información pero que se unían y se entretejían de manera muy buena para dejar una primera parte en la que suceden muchas cosas, muchos cambios y, sobre todo, ese giro argumental de cara al final para dar el pistoletazo de salida a lo que será la segunda parte del libro. Y esta, por desgracia, ha sido la que lo ha cambiado todo de manera drástica. A decir verdad, los primeros compases de esta segunda mitad sigue arrastrando esa gran sensación que deja la primera mitad, teniendo aún capítulos que siguen enganchando, siguen divirtiendo, y siguen explorando una ambientación que, a través del uso de los dos personajes, se abre a dos bandas. Reid aporta un toque muy diferente, nos acerca más a todo esto de la caza de brujas, a entender de qué manera se mueve la sociedad, cuál es el papel de los chasseurs en todo esto y cómo se preparan. Como veis, siguen siendo páginas la mar de interesantes y que, sin embargo, poco a poco empiezan a perder fuerza y fuelle. Hay un punto concreto en el que la trama empieza a ser otra, a volverse más plana, más lineal y mas aburrida. Más pausada y concentrada en lo mismo, dejando de lado la magia con la que el libro empieza, dejando de lado parte de una ambientación que se queda estancada y que, sin dudar, será lo que más me ha fallado de todo el libro. Aunque eso os lo expondré en un rato.

Volviendo a esta segunda mitad, el libro parece aquí un completo romance más que otra cosa, y es algo que no esperaba en absoluto. Todo se reduce a la relación entre dos personas que se odian por sus propios motivos personales, viendo cómo va cambiando su percepción el uno del otro y haciendo cambios que, personalmente, me han parecido bruscos y forzados. Como digo, la trama se vuelve muy lineal, no sucede casi nada, es todo el rato lo mismo, provocando que ese enganche que tenía desde el comienzo se me fuera, sintiendo una lectura que se me hacía demasiado larga, aburrida y sin chicha, haciendo que la trama principal o que se esconde detrás de todo eso desaparezca o incluso de la sensación de que no hay nada. Yo me he sentido muy confundida en ese sentido, veía que no había ningún propósito, no sabía hacia dónde quería ir la autora y únicamente veía como el romance se profundizaba y tomaba un camino que, además, no me ha dicho gran cosa. Se pierde completamente el factor sorpresa, no encontraba nada interesante, la frescura de Lou se pierde también y, aunque para empezar la tercera parte del libro hay un batiburrillo de desvelaciones, de alguna manera me las esperaba y me han dejado bastante indiferente.

A pesar de ello, creo que la tercera parte del libro llega para redimirse y se convierte en lo que ha rescatado la historia y en lo que podría haber sido todo el libro de haberse desarrollado mucho antes todo lo que aquí se va a vivir. Todas esas emociones con las que empieza el libro regresan abruptamente, el ritmo da otro cambio drástico y retoma una trama que parece completamente diferente a lo que estábamos leyendo con anterioridad. Es aquí donde se alberga la gran acción del libro, la alta tensión, el tener que trazar planes, el estar en otra misión que nos adentrará en un mundo que, por fin, se empieza a ver de manera mucho más profunda y esclarecedora, aunque ya llegue demasiado tarde. Las revelaciones vuelven a estar a la orden del día, hay nuevos pequeños giros argumentales y, en sí, es una tercera parte que me ha vuelto a enganchar al libro. Hay peligro por todas partes, hay que ir con mucho cuidado para no llamar la atención y hay que luchar con todas las armas que tengamos para salir victoriosos de ahí, con un final que da esperanzas, que me ha dejado sorprendentemente con ganas de leer el siguiente libro y que demuestra que, lo que va a llegar a partir de ahora, es la historia que realmente quería o esperaba ver en este primer libro. Una segunda oportunidad que no pienso dejar escapar.

Como os he adelantado, la ambientación ha sido lo que más me ha fallado dentro de este libro, y lo que más pena me ha dado al ver lo desaprovechado que está todo. Partimos de un reino, Belterra, que se mueve mucho por la religión, algo que sí se ha quedado bien expuesto y bastante claro, pero que esconde de manera desacertada su otra parte, el mundo de la magia y las brujas. Durante casi todo el libro, es algo que ha pasado bastante desapercibido, que no se ha notado apenas y que, incluso, parece que ni siquiera existe. Porque no son solamente brujas los seres sobrenaturales que viven allí, no son las únicas criaturas que se cazan. También ha duendes, hadas e incluso hombres lobo, por lo que la autora ha dado a entender al mencionar diferentes nombres y razas de manera breve, que se quedan en eso, una sola mención. Realmente esperaba toparme con un mundo sobrenatural rico y bien creado, pero creo que no ha mostrado ni el 10% al centrar la historia en un romance que, por su parte, ha sido otra de las cosas que no me han terminado de convencer. Pienso que todo lo relacionado a ello sucede demasiado deprisa, de la noche a la mañana hay cambios de personalidad y de sentimientos, resultando que todo parezca forzado. Eso de enemigos a amantes lo hemos visto muchas veces, pero en este libro no he visto un desarrollo completo como para creer que, aquí, eso sucede también. Quizás en Lou todo podría resultar menos sospechoso, aun sabiendo que odia y más que odia lo que es Reid, pero Reid viene con una historia detrás que rompe con mucas de las frases que le dedica a Lou. Que se olvide de la que ha sido, hasta el momento en el que conoce a Lou, el amor de su vida, me resulta raro. Además de que Reid tiene una personalidad que no me ha gustado, volviendo la relación en diferentes puntos algo tóxica a causa de los celos y la posesión.

Por último, comentar que Lou, como personaje femenino, ha sido un soplo de aire fresco. He agradecido que fuera muy fiel a sí misma, que se rebelara, que no quiera seguir los moldes puestos en una sociedad muy religiosa encima de la mujer. No creo que sea una historia de empoderamiento, pero sí me ha gustado que Lou dijera palabrotas, sacara de quicio a Reid en más de una ocasión, provocara malestar a los hombres de su alrededor y que, de alguna manera, gritara a los cuatro vientos la independencia y la libertad que las mujeres también tiene el derecho de tener para elegir, ser y comportarse como quieran ellas, y no como dictan leyes creadas por hombres.

En resumen, Asesino de brujas: La bruja blanca no ha sido el libro que esperaba encontrar. Con un comienzo prometedor, la historia se desinfla en la segunda parte del libro, cayendo en una trama lineal, algo aburrida y que desaprovecha totalmente la ambientación interesante que tiene, recuperándose algo ya por el final pero no salvando del todo una historia que podría haber dado mucho más de sí.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libroBookshop ORG
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más