InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTest
>

Crítica de MartinaRumas


MartinaRumas
01 August 2021
No había leído en mi vida un libro tan random.

Quiero empezar diciendo algo positivo y es que el autor tiene un estilo narrativo de muy buena calidad. El muchacho sabe enebrar muy bien las palabras, pero quizá a la historia le faltaba algo, chispa digamos.

Pensaba que me gustaba el género "feelgood", en el que se cataloga esta novela, pero creo que después del segundo chasco, me doy por vencida y diré que solo me ha gustado "La librería del señor Livingstone".

Como su propio nombre indica, el "feelgood" es un género en el que te sientes bien leyendo sus páginas y eso me ocurrió con "La librería...", que sentía mariposillas. Pero con este libro no ha ocurrido así, con este sentía más bien ganas de terminarlo a pesar de que me estuviera gustando tanto la forma en la que está escrito. Eran como sentimientos contrapuestos.

En el libro en sí no pasa absolutamente nada. Es todo muy random. Algo que digamos pertenece también al género "feelgood", pero supongo que los libros deberían aportarte algo para querer seguir leyéndolos y recomendarlos. No ha sido el caso.

En esta historia seguimos a Pablo en su nueva vida en Madrid. El chico se muda a la ciudad desde no se sabe donde y sin decir por qué. El se muda y ya. Aparece. Como el muñeco del Google Maps. Pues resulta que viene a parar a un piso con tres compañeros de los que no sabe nada. al primero que conoce es a un tío cascarrabias y un fantasma de primera, él sabe y ha hecho de todo. al menos este personaje le da algo de comedia al cuento, pero a veces cansa. Luego conoce a su compañera, que está en sus últimos días por Madrid, pues es profesora y le toca disfrutar del verano en su ciudas natal. Que dices pos vale, sin más. El tercer compañero aparece como a mitad del libro, es un muchacho super misterioso al que no dejan de llegarle paquetes y paquetes. Te crea la duda sobre qué serán, quién los manda, quién es el muchacho. Pero cuando se resuelve todo esto es otro gran "pos vale".

También vemos cómo Pablo busca trabajo en una oficina de trabajo temporal porque ha cometido la insensatez de llegar a la ciudad sin empleo. Y lo busca en una ETT pa encontrar trabajos en los que solo va a estar unos días, manda huevos. Esto es otro grandísimo pos vale porque tampoco interes mucho los trabajos que consigue, pero bueno, algún golpe gracioso tienen las escenas.

Por otro lado, Pablo sale a todos lados a conocer gente. Vaya a donde vaya, se mete primero en un bar random a beberse una cerveza. Y luego conoce gente y compra más cervezas y se pasa el rato bebiendo cervezas por todos lados. Y a veces algún combinado. Y drogas. Muchas drogas. de todo tipo. Y acaba volviendo solo a las tantas de la mañana, colocado, perdido en una ciudad que no conoce, porque el tío es un solitario y si se quiere hacer una bomba de humo se la hace y ya está. Esto ya es un "pos vale" enorme.

Pero en una de esas se encuentra por la calle con el fantasma de Pio Baroja, con quien se reencontrará algunas veces más. El señor lo insulta y eso, que es lo que le da calidad a la obra y le dice que está malgastando su vida, que creo que es de lo que iba el libro, de malgastar la vida. No sé. Creo que ni lo he entendido, si es que quería transmitir algo más que un muchacho interactuando connsus compañeros de piso, compañeros de trabajo y gente random que conoce de fiesta. Y drogas. Muchas drogas.

Lo que me ha molestado enormemente es que cada vez que se veía que iba a ocurrir algo importante, se cortaba y seguía en otro día diferente sin decirnos qué había pasado.

Otra cosa que no he entendido es la enorme obsesión del protagonista con Tom Sawyer, a quien saca a colación a cada momento.

Supongo que lo del cuadro de Hopper se refiere a la soledad que se vive tanto en los cuadros del pintor como en la vida de Pablo, un tío random por excelencia, pero no veo la historia como para dedicarle un libro. Te cuenta tres meses de su vida con pelos y señales (te dice hasta cuando se ducha) sin grandes emociones, como si un colega tuyo te contara su experiencia en Madrid sentados en un banco en el parque. Es muy anecdótico todo y muy poco emocionante.

Para terminar decir que, como ya dije, no me ha parecido un feelgood porque no me ha hecho sentir lo bien que se supone. Ha sido todo muy random. No puedo decir que sea original porque describe la vida misma, aunque el muchacho ve cosas, como a Pio Baroja, que debe ser a causa de las drogas, y hasta puede tener por esa parte tintes de fantasía urbana.

Eso sí, el muchacho escribe divinamente bien. Eso me ha gustado.
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más