InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de MisLecturas


MisLecturas
21 julio 2020
Hubo un tiempo en el que solo me dio por leer thrillers legales de la mano de John Grisham o Scott Turow. Fueron tantos los títulos y tan seguidos que acabé saturada y ahora solo me planteo la lectura de este género muy de vez en cuando. Hoy os traigo mis impresiones sobre "En defensa de Jacob", un drama familiar que invita a reflexionar sobre los límites de unos padres a la hora de proteger a su familia y plantea una mirada perspicaz sobre el papel de esos padres en la educación de su hijo.

Antes de desgranar mis sensaciones, hago un breve inciso tan solo para comentaros que si os suena esta novela de algo es porque fue publicada en 2012 bajo el título de "Defender a Jacob". Y existe una serie de televisión basada en este libro que veré en cuanto pueda.

Algo más de doce meses han transcurrido desde que la tranquila y convencional existencia de Andy Barber, mano derecha desde hace dos décadas del Fiscal del distrito, se convirtió en una pesadilla el día que las evidencias forenses vinculan a su hijo Jacob en la muerte de Ben Rifkin, un adolescente de catorce años asesinado brutalmente a puñaladas en un bosque cercano a la escuela secundaria de Newton, donde ambos estudiaban. Andy se había hecho cargo del caso, un crimen que va a destruir la serenidad del entorno y con connotaciones para convertirse en mediático pero, a pesar de que las evidencias en contra de Jacob son muy ambiguas, será apartado de la investigación por un conflicto de intereses…

Con esta interesante premisa da comienzo un thriller legal que articula su argumento en cuatro bloques y un total de cuarenta capítulos de corta extensión, lo que contribuye a dar fluidez a la lectura. Una historia que no cuenta con la pertinente investigación policial al uso, sino que está enfocado desde el punto de vista de todo el proceso judicial, empezando por la preparación y finalizando con el juicio en sí mismo. al priorizar los sucesos acontecidos durante el litigio en detrimento de los personajes, estos apenas tienen esbozados sus contornos, pero con las breves pinceladas que nos ofrece el autor de cada uno de ellos es suficiente para que tengamos una idea clara del papel que van a desempeñar. Aun teniendo un argumento muy atractivo, a mi parecer, a la novela le falta una mayor dosis de acción e incluir la investigación policial que se le presupone a un caso de asesinato. También he echado en falta que profundizase algo más en los personajes de Jacob y Laurie, su mujer.

De la mano de un narrador protagonista, la del propio Andy, e intercalando las transcripciones del juicio, el autor nos introduce en una novela que explora las conexiones familiares, la lealtad y la verdad, diseñada para mantener al lector cuestionándose de principio a fin la inocencia o culpabilidad de un adolescente silencioso y enigmático que en el mundo real carece de amigos, está completamente solo, aunque no mucho más que otros adolescentes, sin tener nada claro de qué lado posicionarse. Andy lo va a experimentar todo por partida doble, como investigador fiscal y como padre angustiado. Uno buscará la verdad y al otro le aterra lo que pueda descubrirse. La narración en primera persona por su protagonista principal, aun siendo muy arriesgada, es ideal porque permite recomponer los acontecimientos. Un punto de vista interesante para ir descubriendo su personalidad y entender sus decisiones. Pero es poco fiable porque buena parte de la historia quedará sesgada.

Alrededor de nuestro protagonista principal hay un reducido elenco de personajes secundarios, indispensables para el desarrollo de la historia, con sus diferentes registros. de entre todos destaca como faro en medio de una noche brumosa el personaje de Andy, un padre dispuesto a llegar a donde haga falta para proteger a Jacob. Para él no será nada fácil ver a su hijo acusado de asesinato por error, ver su vida arruinada sin justificación.

William Landay revela una radiografía del agónico retrato de un matrimonio que se irá erosionando por la sospecha. Nos hará testigos de cómo la incertidumbre va poco a poco consumiendo a unos padres que jamás se cuestionaron haber hecho lo correcto en la manera de criar a su hijo y ahora no cesan de planteárselo. Una familia corriente y aparentemente tradicional abatida por el desaliento y expuesta al escarnio de la opinión pública, un ente manipulado por los medios de comunicación, que juzga y sentencia.

Sintetizando: "En defensa de Jacob" es un thriller legal de fácil lectura, uno más dentro del género en la línea de John Grisham o Scott Turow, con un personaje principal desgarrado por la situación que le está tocando vivir, que cuenta con una trama perfectamente urdida y un giro final que impactará a más de uno, aunque deja sin aclarar información sobre la situación de cierto personaje. Su ritmo es fluido, pero se ralentiza bastante cuando nos sumergimos en ciertas descripciones técnicas relacionadas con la biología y la jerga psicológica. Una novela muy recomendable para los amantes de este género literario.
Enlace: https://www.mislecturas.es/2..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}