InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de MarisaCB


MarisaCB
29 noviembre 2020
Anne Jacobs, escritora alemana, ha publicado más de veinte novelas de gran éxito. Aunque la mayoría de sus obras se encuentran bajo diferentes pseudónimos, su nombre saltó a la fama tras el éxito en ventas de “La villa de las telas” una trilogía familiar ambientada en la Alemania de inicios del siglo XX.
A raíz de su gran reconocimiento literario, Anne ha continuado escribiendo historias que siguen el mismo estilo. Es por ello, que su segundo gran éxito viene de la mano de otra saga familiar titulada “La Mansión”.
“Tiempos de tormenta” es el segundo volumen de esta trilogía en donde el lector puede trasladarse a la Alemania de la postguerra y seguir los pasos de Franziska, una mujer de avanzada edad que tras la caída del muro de Berlín decide volver a su ciudad natal y recuperar la mansión familiar que los rusos le arrebataron. A partir de esta premisa, la trama se centrará en la reconstrucción de la mansión Dranitz, los reencuentros con personas del pueblo y las vicisitudes familiares que rodearán el sueño de ver la mansión de nuevo en todo su esplendor.
Arrancando en el mismo punto en donde finalizó “Tiempos gloriosos”, Anne Jacobs hace gala de su habilidad con la pluma a través de una narración sencilla, estilosa, delicada y pulcra con la que el lector se deleita y consigue sumergirse, casi de inmediato, en una fascinante historia en donde las relaciones familiares cobran vital importancia.
Debido a la gran relación que tienen la primera y segunda parte de esta trilogía, es inevitable realizar algunas comparaciones entre ellas. La mayor característica que las diferencia es que mientras en la primera parte la autora nos permite conocer a los personajes en su etapa más presente (haciendo leves referencias al pasado), y sus inquietudes futuras, en la segunda no solo se continua con la misma premisa, sino que además incorpora un viaje al pasado a través de los recuerdos en donde los fantasmas se materializan y completan al personaje. Este aspecto me ha gustado considerablemente ya que permite confeccionar una imagen global de cada uno de los protagonistas y, de este modo, volverlos más humanos y complejos.
Por este motivo, el lector no solo consigue encariñarse aún más con aquellos que continúan sino también con los que se incorporan al elenco.
Siguiendo con este hilo, cabe destacar que a pesar de que en un primer momento Franziska pueda parecer la protagonista por excelencia, la realidad es que no es así, pues cada uno de los miembros de la comunidad de Dranitz son el foco principal de su propia historia, así como, en ocasiones, de las demás. de este modo se confecciona un entramado de relaciones y circunstancias que engloban a todo el pueblo y, por consiguiente, los convierte en un todo al que no se puede dividir ni individualizar.
Es interesante cómo la autora consigue enfrentar, simbólicamente, las dos generaciones existentes en la obra. Por un lado, encontramos a los protagonistas de la Segunda Guerra Mundial, aquellos que fueron invadidos por la Unión Soviética y expulsados, en algunos casos, de sus hogares, mientras que, por otro lado, se hallan aquellos que han nacido con esa realidad y comienzan a descubrir otro mundo tras la caída del muro de Berlín. Personas que han crecido con pensamientos de libertad y revolución y, por lo tanto, no conocen la opresión ni la necesidad.
A través de ambas generaciones se representa un fiel retrato de la sociedad y la división que causó el muro de Berlín tras la Segunda Guerra Mundial; cómo afectó a la población o las dificultades de los alemanes, especialmente del Este, de rehacer sus vidas en un lugar destruido y completamente ajeno. del mismo modo, se hace especial mención al estilo de vida de ambas partes, la economía, la sociedad o la revolución industrial, entre otros. Así como a diferentes estratos sociales dentro de la misma generación.
La autora realiza hincapié constantemente en estos aspectos dando a entender su especial intención de hacer patente y concienciar a los lectores tanto nacionales como internacionales no solo de las dificultades que tuvo su país para salir de una postguerra, sino de las consecuencias que un conflicto bélico supone para la población civil.
La obra se encuentra narrada en tercera persona, sin embargo, cada capítulo hace referencia a un personaje diferente en el cual se enfoca la atención del lector. de este modo, se entrelazan historias y se consigue que la trama navegue de forma fluida por todos los acontecimientos que suceden en el pueblo.
Si bien es cierto que no se trata de una novela trepidante en cuanto acción, pues el eje principal se queda en la reconstrucción de la mansión y todo lo que la envuelve, se puede afirmar, sin duda alguna, que el principal motivo de la trilogía son las relaciones familiares, los reencuentros, los conflictos, la amistad y el romance. Esta mezcla adquiere tal poder que la lectura no decae en ningún momento ya que la dinámica de la autora consigue atrapar y mantener un ritmo ameno a pesar de que el eje principal se quede estancado algunos capítulos.
Uno de los puntos más destacable es que todas las personas que intervienen se muestran cercanos, mostrándose tanto con sus defectos y errores como sus aciertos y virtudes. Y no solo eso, sino que jóvenes y ancianos mantienen un equilibro y sus historias consiguen conmover por igual, siendo protagonistas tanto de romances como de conflictos familiares. La relación entre ambos es maravillosa pues muestran su apoyo y se ayudan mutuamente consiguiendo una novela más real y cercana.
En conclusión, considero “La Mansión. Tiempos de tormenta” una novela costumbrista de lo más encantadora, cruda, en algunos momentos, en donde los tiempos se unen y las segundas oportunidades brillan en todo su esplendor regalando un halito de esperanza a todos los lectores. Un libro sobre relaciones muy recomendable.
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más