InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Tristante


Tristante
18 abril 2018
"Los imaginarios" de A. F. Harrold, un libro que es una auténtica delicia, no solo para los más pequeños, sino también para los adultos. Y es que el autor nos lleva a un mundo de imaginación que te hace girar y te lleva a un mundo distinto, de color, donde lo imposible, es posible. Donde con la imaginación todo puede ser real.

Para añadir más, esta edición en cartoné (tapa dura) viene acompañada de unas ilustraciones que me han quitado el hipo, echas por la gran

Emily Gravet, una ilustradora que tiene un talento y una sensibilidad exquisita para las ilustraciones infantiles y, en este caso, con un toque oscuro y misterioso, que en momentos me ha recordado a Tim Burton.

Cuando Amanda llega de la calle y cuelga su chuvasquero empapado en el armario, no imaginaba que lo que encontraría en él sería a un niño llamado Rudger ni que este se convertiría en su mejor amigo.

Rudger es un niño imaginario, por eso solo ella le puede ver. Sin embargo, esto no es impedimento para que algunas personas, como la madre de Amanda, no crea que sea invención, porque ella de pequeña también tuvo a un amigo imaginario y sabe que todo es real.

Todo cambia cuando el señor Bunting aparece en sus vidas y no viene solo, sino acompañado de una oscura y tétrica niña, su amiga imaginaria. Los planes del señor Bunting es hacerse con Rudger. En su intento de atraparlo, Amanda se verá tragicamente afectada y Rudger terminará en una frenética carrera para huir del señor Bunting y llegar hasta Amanda, contando con la ayuda de "Los imaginarios", el lugar dónde van aquellos amigos imaginarios que ya no son queridos y tienen que encontrar a un nuevo amigo, sino quieren desaparecer.

Lo primero que vemos de este libro es su portada y su maravillosa edición. No hay duda de que Blackie Books mima mucho sus ediciones y a la vista está. La edición es en tapa dura y el acabado es mate. La ilustración nos presenta a Amanda y Rudger en escala de grises en la parte superior y en la inferior, dividido por el título, a ambos protagonistas, pero en un mundo imaginario de color. de esta forma, se juega con la dualidad de que con la imaginación todo es mejor. Las guardas del libro también viene personalizadas en negro. ¡Una auténtica maravilla!

El libro comienza con un precioso poema titulado "Recuerda" de Christina Rossetti que habla sobre la añoranza y el no olvidar nunca a ese ser querido que se ha marchado y pide encarecidamente que no lo apartes nunca de su mente. Con una breve introducción, nos encontramos con el primero de catorce capítulos, todos ellos de la misma extensión. No llegan a ser muy extensos. La tipografía es grande y la lectura es más que fluida.

La historia está contada en tercera persona, a veces centrada en Amanda y otras en Rudger. Las aventuras no dejan de suceder mostrándonos que con la imaginación todo es posible.

Las ilustraciones, la mayoría, son en blanco y negro, aunque en otras tenemos un toque de color, aunando los dos mundos, el imaginario y el real. El real suele ser gris mientras que el mundo de la imaginación todo es color, porque la imaginación no tiene límites.

La forma de escribir de A. F. Harrold es muy amena, natural y cercana. La frescura en sus descripciones y diálogos hace que la historia, aunque en ficción, sera totalmente real y sientas cercanos a sus personajes. El lenguaje que usa es muy dinámico, por lo que es muy fácil meterse en la piel de los protagonistas, en la historia, y no podamos soltar el libro, salvo en algunos momentos en que los pasajes se vuelven un tanto escabrosos. Y es que el autor habla de la imaginación de Amanda, sí, pero también de los fantasmas que esta conlleva a su edad y que él refleja con maestría. Para más inri, las ilustraciones que acompañan a algunas escenas multiplican por dos lo que el autor quiere transmitir.

Hay mucha acción, originalidad, pero sobre todo, ternura.

Los personajes están bien estructurados y planteados y es difícil no sentir empatía por ellos e, incluso, a veces, ver a Amanda un tanto petarda aunque el fondo tenga un buen corazón mientras que a Rudger lo vemos desde el primer momento dulce, sensible y lleno de bondad, amistad y amor.

En definitiva, todos y cada uno de ellos, desde los protagonistas, hasta los secundarios, están tratados con maestría.

¿Qué es lo que más me ha gustado? Lo que más me ha gustado es cómo el autor consigue adentrarse en la mente de unos niños, como si él aún lo fuera, y recrear los momentos de la infancia que muchos de nosotros (o casi todos) de pequeños, hemos vivido, ya no solo un amigo imaginario, sino también la capacidad de imaginar, así como la forma de actuar, de hablar, de interactuar.

Otro punto a favor es el tema que ya he citado antes, que el autor no se corta ni un pelo a la hora de crear tensión e incluso cierto temor en algunas escenas a pesar de ser un libro infantil, pero ¿quién no ha tenido de pequeño terrores?

¿Un punto negativo? Me ha faltado un poco más de historia al final del libro, ya que las últimas páginas las he visto como precipitadas, pudiendo haber sido el final de la historia extendida un poco más y cerrar con creces. Aún así, no es algo malo, la historia queda bien cerrada, pero para mí, me ha faltado conocer más del después de Amanda y Rudger.

¿Qué más puedo decir? "Los imaginarios" es una historia mágica, especial, tierna, repleta de valores como la amistad, la superación, el amor, pero también una moraleja, una reflexión: aunque seamos mayores, no hay que olvidar lo que de pequeños nos hacía felices y siempre hay hueco para soñar, y leyendo, mucho más.
Enlace: https://elsecretodearlequin...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}