InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de raquemon


raquemon
26 septiembre 2019
Ocho millones de dioses es una novela de la que me ha gustado mucho cómo el autor ha deslavazado la trama para ir contándola poco a poco manteniendo el suspense hasta el final.

¿Ocho millones de tramas?
Cuando empiezas a leer Ocho millones de dioses te encuentras con muchos personajes y diferentes tramas. Tramas que finalmente se van uniendo y forman un puzle perfecto en el que nada ni nadie acaba siendo lo que parece.

Intrigas, pasados oscuros y futuros inciertos se conjugan en esta novela dando una visión perfecta de cómo era el Japón de 1579. Por un lado nos encontramos a Martín Ayala que es enviado allí a investigar los asesinatos de religiosos. Su acompañante será Kenjirô, quien deberá asegurar el bienestar de este y que vuelva sano y salvo de su investigación.

Por otro lado está Reiko, una mujer dura, hecha a sí misma, la parte feminista de esta historia y cuya misión no será desvelada del todo hasta el final de la historia.

Por último, Igarashi, que es enviado para seguir de cerca al padre Ayala y a Kenjirô y que es quien mayor tensión ofrecerá a la trama.

Ocho millones de dioses igual a personajes que casi pueden tocarse
A parte de una trama complicada y bien llevada a término Ocho millones de dioses tiene unos personajes increíblemente bien construidos. Todos ellos tienen su propio carácter y actúa en consecuencia con este, pero lo mejor de todo son las curvas de transformación de cada uno de ellos.

El que más me ha gustado es el de Ayala y Kenjirô que según van viajando van forjando una gran amistad que hace que uno y otro se planteen las férreas creencias que han tenido siempre. Ninguno es el mismo al final de la narración, tanto por la crudeza de su aventura como por la crudeza de sus diálogos.

El resto está tan bien trabajado que casi puede pensarse en ellos como en personas de carne y hueso.

Un maravilloso trabajo de documentación
Otro de los puntos fuertes de esta novela son las descripciones tanto del entorno como de las costumbres que hacen que te sumerjas totalmente en el viaje que el autor nos ofrece. Es una de las cosas que más me han gustado, aunque en ocasiones hacía que el ritmo se rompiese o fuera más lento de lo deseado. Aún así, el trabajo de documentación de esta novela me parece fascinante.

Puntos débiles de Ocho millones de dioses
En general me ha parecido una buena novela, sin embargo tengo algunos peros que ponerle. El primero es formal y es que, aunque entiendo que la novela hubiera tenido bastantes más páginas de las que tiene con un tipo de letra más grande, yo he sufrido para leerlo. Son de estos libros que procuro no dejar a mi madre porque, con el tamaño de letra que han usado, leerlo en ocasiones era una verdadera tortura.

En cuanto al ritmo, es muy lento, lo cual no es malo porque está muy bien escrito y me ha gustado mucho el estilo del autor, pero si sumamos esto al tamaño de la letra… He echado de menos tensión que al menos me hiciese olvidar que me estaba dejando la vista.

Y por último, demasiadas descripciones, muy buenas por otro lado, pero que añadido al tamaño de la letra y al ritmo calmado, ha hecho que leer Ocho millones de dioses no haya sido del todo agradable.

En todo caso, me parece una novela muy buena, de mucha complejidad y bien llevada y que enamorará a todos los amantes de Japón.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}