InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de GemaMG


GemaMG
30 diciembre 2020
Conocí a María Frisa hace dos años en un encuentro de blogueros organizado por la editorial con motivo de la publicación de Cuídate de mí. Aún recuerdo que acabe la lectura del libro poco antes de aquel encuentro y que, en contra de mi costumbre, nada más pasar la última página me vi obligada a escribir mi opinión, tales eran las sensaciones que me había despertado el libro.
Hoy, al cerrar la última página de El nido de la araña, he tenido la misma necesidad, la de escribir ahora, para que no se desvanezca esta sensación o impelida, tal vez, por la vertiginosa trama de la novela que se me ha quedado impregnada, así que, allá va.
No se puede decir en ningún caso que la novela sea lenta, pero si en la primera parte se mantiene una alta velocidad de crucero, en la segunda la autora aprieta el acelerador y te arrastra en un ritmo vertiginoso en el que tu cerebro, como el de la protagonista, parece empezar a fallar.
Algo no encaja, como dice una vieja conocida de otra de las novelas de la autora, y te encuentras intentando decidirte por creer lo que has leído durante la primera parte o por no creer absolutamente nada.
Cómo buena psicóloga, María juega con nuestras percepciones, con nuestros sentidos y nuestros sentimientos y juega, sobre todo con nuestras certezas, con lo que creemos saber, que se nos nuestra erróneo apenas unas páginas después. Y si en la primera parte me he encontrado totalmente despistada sobre el porqué y el para qué de los hechos, en la parte en cursiva que se refiere al pasado me he sentido más perdida “que el barco del arroz”.
Ha sido una lectura apasionante, en la que, a ratos, mi empatía con la protagonista ha sido total, sintiendo con ella el miedo, la turbación, la desconfianza, la ira y el pánico, hasta el punto de sentir el corazón desbocado en más de una escena. Y a ratos he sentido unas tremendas ganas de echármela en cara para darle un par de zarandeos.
Katy es un personaje atípico, con una personalidad más atípica aún, como lo son Esther y Oscar, como lo son los investigadores, como lo son esos ejecutivos encantados de conocerse y a quienes María retrata a la perfección.
La novela es una maravilla de arquitectura de los personajes en los que cada uno de ellos encaja en la trama de forma magistral, aunque la autora consigue que no nos demos cuenta de esta forma de encajar casi hasta el final.
Una novela en la que la autora nos demuestra que a veces las redes sociales que tejemos en nuestras vidas no son tan solidas como creíamos y que, en un momento determinado, hasta alguien que no lo sería en circunstancias habituales, puede convertirse en nuestro mayor aliado.
Una novela que, en todo caso, bucea, de forma magistral en las pasiones humanas, las más altas, como lo es sin duda el amor de una madre y las más oscuras que podríamos resumir en lo que para mí es el centro de toda esta trama, la manipulación, en su sentido más amplio.
La autora no tiene ningún miedo en poner el dedo en la llaga, tratando temas durísimos, algunos frecuentes en el género y otros que van más allá de los que se hayan planteado en ninguna de las novelas negras que he leído hasta ahora, situaciones terribles, más si pensamos que son tremendas realidades llevadas a la ficción.
Volver a leer a María Frisa, a la que llevaba tiempo esperando, ha sido, de nuevo, una aventura fascinante, una aventura en la que al acabar todo encaja, pero en la que a lo largo de la trama no has dejado de sentir que estaban jugando contigo, no has sido capaz de ir recogiendo las miguitas que la autora te ha ido dejando por el camino. A través de la historia presente y de esa trama en cursiva que sabes que tiene que significar algo importante, pero que siempre descuadra, que siempre tiene una arista de más... ha conseguido que, como la protagonista, yo no haya sido capaz de leer las señales. Ha conseguido que, como Catalina, Katy, Catlin, yo también me haya visto atrapada en una tela de araña de la que no he podido desprenderme hasta finalizar la lectura.
Si esto fuera una competición entre la historia y yo podría decir, sin temor a equivocarme, que María me ha dado una buena paliza.
Y no os cuento más, deberéis leer la novela para descubrir si estáis de acuerdo conmigo o si pensáis que yo también me he quedado enredada en esa tela de araña. Y os aconsejo leerla, despacio, si podéis, aunque me temo que eso os será imposible.
Comentar  Me gusta         40



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(4)ver más