InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Izamari


Izamari
15 marzo 2018
Hace unos meses se estrenó en Netflix “Alias Grace” una mini serie que desde el primer momento llamó mi atención pues estaba basada en un homicidio real y la cual estaba más que dispuesta a ver hasta que vi el temido (o amado) “Basado en el libro de Margaret Atwood”. En cuanto me enteré que era un libro no podía pensar en otra cosa que no fuera leerlo, así que apenas calló en mis manos lo devoré prácticamente a pesar de que no es muy pequeño que digamos.
…Después me prestó su enagua de franela roja hasta que yo tuviera una y me enseñó cómo doblar y sujetar los paños y me dijo que algunos lo llamaban "La maldición de Eva", cosa que a ella le parecía una estupidez, ya que la verdadera maldición de Eva era tener que aguantar las idioteces de Adán que, en cuanto surgió un problema, le echó toda la culpa a ella.
La historia de Atwood está narrada a dos voces. Tenemos al doctor Jordan, un hombre de buena familia que siempre ha vivido con comodidades y que cree en todo lo bueno de la vida. Cuando Simon es narrador de la historia, la autora usa un tipo de narración más recatada mientras que cuando Grace está a cargo, la narración tiende a ser más brusca y poquito desordenada.
Que la autora haya usado estas dos narraciones me ha parecido simplemente perfecto pues nos permitió conocer mejor a los personajes y entender su forma de ver las cosas. Por ejemplo con Grace, siento que su narración a veces pecaba de inocente pues al ser una muchacha ignorante jamás terminó de comprender del todo el mundo que la rodeaba. Ella misma dice al inicio del libro que las reclusas se quedan atrapadas en la edad en la que fueron encarceladas y Grace efectivamente sigue teniendo los ojos de una chica de dieciséis años.

Al contrario de Grace, tenemos a Mary Whitney, una antigua compañera de trabajo y amiga íntima de Grace que con descaro nos deja ver una visión más adulta del mundo en el que viven. Debo decirles que Mary es sin duda mi personaje favorito pues es gracias a ella que Grace y los lectores somos capaces de entender la vida diaria del siglo XIX sin ninguna clase de tapujos. Una vida donde las mujeres y los pobres tienen las de perder y donde la sociedad estaba llena de puritanismos que escondía sucesos sórdidos.


Y como ya se podrán imaginar, la novela de Atwood está plagada de críticas sociales, la cual encabeza la desigualdad social, pues el libro está lleno de escenas donde el pobre tiene las de perder mientras que al rico se le permiten ciertas libertades.

La autora también crítica (y con todo) a la prensa. de hecho en más de una ocasión la tacha de mentirosa y pondrá en evidencia su falta de ética. Aquí debo mencionarles que al inicio de cada capítulo la autora nos regala un pequeño fragmento de los periódicos de esa época que narran los verdaderos asesinatos y algunas de las “supuestas” confesiones que Grace dio. Atwood se documentó bastante para escribir este libro y nos deja bien en claro las incongruencias que hay entre la verdad y lo que los periódicos escribieron. Pero como la misma Grace nos dice, la gente de la época, aquella refinada y “bien portada” que apartaba la mirada a lo que consideraban escandaloso, también disfrutaba con morbosidad de la desgracia ajena.

Otro punto que es muy criticado es la misógina. Es bien sabido que en aquella época las mujeres servían para tener hijos y nada más, así que a lo largo de las 489 páginas nos encontraremos con muchísimas críticas a esta desigualdad. Por ejemplo, veremos que en la sociedad era bien aceptada una mujer desapasionada que no disfrutase del acto sexual pues si está cedía al deseo era inmediatamente tachada de inmoral y libertina.
Me resulta extraño pensar que, de entre todas las personas que había en aquella casa, yo sería la única que permanecería con vida seis meses después.
Volviendo un poco Grace, debo decirles que disfruté mucho la forma en la que la autora la retrató pues nos presenta en ella una dualidad que estará presente en todo el libro. Atwood no la retrata como una asesina pero tampoco nos deja en claro que es inocente, más bien juega con nosotros hasta el final. Un final que puede parecer precipitado después de tremenda historia, pero uno que deja con un sabor agridulce y la vaga sensación duda.


Aquella noche yo dormí con Nancy; antes de retirarnos, McDermott me dijo que había decidido matar a Nancy con un hacha cuando estuviera acostada. le supliqué que no lo hiciera aquella noche, porque podría matarme a mí en su lugar. Maldita sea -exclamó él- pues entonces la mataré mañana muy temprano. El sábado me levanté con el alba y, cuando entré en la cocina, McDermott estaba limpiando los zapatos y el fuego ya estaba encendido. Me preguntó dónde estaba Nancy, le contesté que vistiéndose. ¿La vas a matar esta mañana?, le pregunté. Me contestó que sí. Por el amor de Dios, McDermott, le dije, no la mates en la habitación, pondrás el suelo perdido de sangre. Bueno, contestó, pues no la mataré allí, pero le daré con el hacha en cuanto salga.
Sobre la serie en Netflix creo que es una adaptación muy buena pues toma los elementos principales de la historia y los refleja de buena manera, pero al ser una serie tan corta hay muchas cosas que deja de lado, sobre todo hablando del doctor Jordan a quien en el libro conocemos mucho más afondo. Lo mismo aplica para el círculo de defensores de Grace, a los cuales en la serie prácticamente no vemos pero a los cuales en el libro conocemos mucho más y sabremos el porqué de su defensa. En mi opinión, si la serie les gustó y desean conocer más de la historia si deberían de leer el libro, sobre todo para disfrutar de la extraordinaria pluma de Atwood.
Enlace: https://chaosangeles.blogspo..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}