InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de thia_


thia_
10 May 2022
La guerra no tiene rostro de mujer no es una crónica sobre la guerra, al menos no tal y como las conocemos. No es la historia de la victoria ni de los ganadores, sino de las mujeres del Ejército Rojo que combatieron durante la segunda guerra mundial, quienes se subieron a un tren siendo unas niñas con falda que querían luchar por sus ideales y regresaron convertidas en adultas, después de haber mirado a la cara al peor y mejor rostro del ser humano, de haber visto muerte, dolor, sufrimiento, pero también esperanza, restos de inocencia y amor.

Aleksiévich realiza un trabajo ejemplar en el que aúna testimonios de enfermeras, médicas, zapadoras, soldados o cocineras. Todas las labores de guerra tienen cabida en la historia, todos los testimonios son igual de importantes y es la palabra sincera, la confesión tras años de silencio, de esconder la realidad, la que va configurando la narración. La autora se vale de distintos temas que introduce para marcar el hilo narrativo, pudiendo encontrar capítulos dedicados a absolutamente todo lo que configuró el mundo de estas mujeres en esos años, relatándose su relación con la familia, con los hombres del frente, con la muerte, con la primera vez que tuvieron que pulsar el gatillo, con el amor, y también con lo que hubo más allá, con ese mundo al que regresaron pensando que sería como antes pero encontrándose con que su vida había cambiado para siempre y de forma irremediable.

No sólo se realza el papel que realizaron en el campo, no es un mero recopilatorio en el que podemos tener un acceso privilegiado a esta parte secreta de la historia, a esta visión silenciada, sino que la vida continuó para las voces de la novela. Personalmente nunca me había planteado cómo encaja en una sociedad patriarcal el acceso de la mujer a roles tradicionalmente considerados masculinos, me sorprendió leer cómo se las aceptó en el frente, el cariño que se les mostró y que incluso les dieron reconocimientos. Sin embargo, una vez acabada la guerra, el trato cambió. Nunca tuvieron los privilegios que sí poseyeron los hombres que regresaron y lamentablemente ya no encajaban en los estereotipos de lo que se presupone que es una mujer (sin contar con cómo les afectó a nivel mental la guerra, no poder hablar con claridad del tema, tener que esconder sus medallas o verse obligadas a disimular sus heridas por miedo a no poder encontrar marido o salir adelante). Me ha gustado y dolido poder leer estos testimonios, que la autora fuese más allá e incluyera en el libro también estos angustiosos relatos, esta crítica que traspasa la sociedad bélica y llega a los cimientos de nuestra cultura.

Sin duda, es de las mejores lecturas que he tenido, un libro sincero, con una labor de documentación increíble, necesario, y no por ello menos doloroso. Es realista, valiente y, por tanto, duro. Es por ello que quiero acabar la reseña con una cita que a mi parecer recoge bien la idea subyacente a la obra, cómo estamos acostumbrados a leer sobre una guerra edulcorada, masculina, distante, y cuán necesario es hacer una historia de la guerra humana, detallada, sincera y cercana.

"¿Seré capaz de encontrar las palabras adecuadas? Puedo contar cómo disparaba. Pero explicar cómo lloraba, nunca, ni hablar. Eso quedará mudo para siempre. Lo único que sé es que en la guerra las personas se vuelven espantosas e inconcebibles. ¿Cómo vas a entenderlas? Usted es escritora. Invéntese algo. Algo bonito. Sin parásitos ni suciedad, sin vómitos... Sin olor a vodka y a sangre... Algo no tan terrible como la vida...".
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(3)ver más