InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Lawerson


Lawerson
19 septiembre 2019
La vida de Xiomara es complicada. A punto de empezar un nuevo curso escolar, la presión de su madre para acercarla a su mundo religioso cada día la tiene más confusa. Su madre siempre ha querido lo mismo para ella: que fuera a la iglesia, que se acercara a Dios, que rezara y diera su alma a los sermones diarios del Padre Sean. Sin embargo, Xiomara nunca ha sido fácil. Sus puños han impactado muchas veces en rostros de desconocidos, sus pies le hacían meterse en líos que le dejaban una buena bronca. En definitiva, nunca ha sido la imagen que su madre esperaba de ella, nunca ha sido como su hermano mellizo. Y Xiomara sabe que es mucho más. Necesita encontrarse a sí misma, se cuestiona normas y leyes impuestas en casa desde pequeña y, ahora más que nunca, Xiomara necesita salir de todo ello. Su vía de escape es la poesía, la única manera de expresarse sin ser oída, de poner su enfado, sus preguntas, su odio. Y cuando un día en el instituto le invitan a participar en el slam de poesía, Xiomara cree que es el momento en el que, por fin, le va a gritar al mundo cómo se siente en realidad. Los sentimientos que han empezado a aflorar en su corazón puede que le den versos inolvidables, pero para Xiomara será también la última mecha que faltaba para hacer saltar todo por los aires.

Ay, Poet X. Nunca imaginé que me ibas a conquistar de esta manera. ¡Perdona por haberte hecho un resumen tan malo! Pero es que no sé aún de qué manera exponer qué guardas en tu interior sin desvelar la magia de tus palabras. Vale, sí, desde el primer momento he querido leer este libro. Pero, para seros sincera, me daba un poco de miedo. ¿El motivo? Aquello que, al final, se ha convertido en el punto fuerte del libro, el estilo narrativo en forma de verso con el que se presenta. Porque, cuando conocí el libro, creía que éste iba a estar narrado de la manera tradicional. y luego empecé a ver comentarios que me dejaron una idea de que en realidad es poesía y, bueno, yo y la poesía no nos llevamos demasiado bien, para qué engañaros. PERO NO, ESTO NO ES POESÍA. Este libro guarda una historia contemporánea solo que es narrada en verso, no en la manera que esperaba. No es poesía, es el alma de nuestra protagonista. Y no sabéis cuánto he agradecido eso.

Porque en él se habla de muchos temas
el machismo, la misoginia, el acoso, el abuso,
la homofobia, la masturbación, el primer amor y la religión.
La poesía como manera de expresión.
El miedo, la confusión,
las primeras experiencias, los pensamientos humanos,
la curiosidad y la rebelión.

No os podéis imaginar el montón de mensajes que esconde Poet X, la historia tan desgarradora y dura y tan real como la vida misma, dentro de la mente inestable de una adolescente que lo único que busca es ser comprendida, respetada. Escuchada. Me he quedado enamorada de esta historia desde la primera palabra, la primera página y el primer capítulo. Acompañando a Xiomara por sus cambios, sus dudas, su enfrentamientos. Disfrutando la originalidad de Elizabeth Acevedo, usando, como no podría ser de otra manera, una narración en primera persona directa y fresca, capaz de engancharte a una lectura amena, rápida, ligera, plagada de momentos para la reflexión, para el enfado, para la empatía y, sobre todo, la lucha. La lucha por hacernos valer, por hacernos escuchar. Por expresarnos. La importancia que pueden tener las palabras para curarnos, desahogarnos, evitando que caigamos en un abismo sin solución. El ancla que nos mantiene a flote. Acevedo usa Poet X para hablar con fuerza, una manera arrolladora de llegar a tu corazón y tu mente. Expone una situación familiar complicada, llena de prejuicios, odio, incomprensión. En más de una ocasión me he sentido derrotada y dolida, viendo cómo Xiomara tiene que decidir entre su familia o su escapatoria, entre respirar o seguir oprimida, escondida sólo por sentir, por enamorarse. Por querer estar al lado de otra persona.

Poet X es necesario por mostrar una realidad que todavía se tiene que seguir combatiendo. La necesidad de educar en el respeto, en la diversidad, en el empoderamiento, de enseñar que la sociedad no se rige siempre por los mismos moldes, que el esquema se puede romper. Acevedo habla del miedo a lo desconocido, su atracción, la valentía que hay en cada uno de nosotros y nosotras por arriesgarnos a caminar hacia allí. Habla de censura y de luchar, luchar, luchar. Creo que ha ideado una trama muy compacta, irresistible, donde la religión se come buena parte de la trama para chocar con lo que no acepta, para empezar a abrirse y a conocer un mundo más allá de lo que profesa. Me ha gustado la personalidad de Xiomara, me ha parecido un personaje fuerte, muy valiente, con mucha fiereza. La manera que tiene de transmitir, de hacerte llegar su tristeza e impotencia, de proteger a su hermano de los comentarios dañinos, de resistirse, de plantarse ante los acosadores con frases mordaces que la hacen más grande y poderosa. Pero, sobre todo, quiero aplaudir a la autora por haber escrito esta historia así, usando los versos para transmitir la personalidad de Xiomara, su amor por la poesía. Para hablar del poco valor que se transmite en este libro hacia las mujeres y su labor por parte de algunos hombres que se creen con el derecho de tocar lo que no deben y decir basta, yo valgo igual que tú, tengo derechos y una dignidad que no quiero que te lleves. Quiero aplaudir a la traductora también, que ha respetado, sin perder la esencia, el mensaje del libro.

Es complicado hablar de un libro que da tanto,
que te enseña, que te refuerza como persona,
que habla no solo en verso, sino también a gritos.
Que, a pesar de que el romance no se ha sentido,
sí se ha sufrido.
Que, a pesar de que Xiomara a veces se equivocaba,
a través de su poesía todo lo cambiaba.
Que, a pesar de que la trama se me ha quedado algo corta,
Que, a pesar de que quería más,
Poet X es una oda a la libertad.

A veces, aunque un libro consiga transmitirte tanto, hay que ser objetiva y, por ello, tengo que aclarar que no todo me ha parecido genial o perfecto, que he encontrado cosas que podrían haber dado un poco más a todo esto. Como digo, el romance me ha aprecido un tanto alejado, pero también sé que la autora no quería crear una relación, un romance que abarcara demasiado, sino tratar los sentimientos y consecuencias que tiene algo como enamorarse para Xiomara, cómo tiene que levantar la cabeza ante todos los obstáculos que tiene por delante. En algunas ocasiones, aunque Xiomara ha sido un personaje que me ha parecido sumamente importante, también me ha cabreado su negación a enfrentarse a sus miedos, sufriendo el tener una madre tan estricta que incluso llega a la agresión física y verbal. Y, por supuesto, que la historia etsé narrada en verso le da un toque único y original, sí, pero también hace que algunas zonas de la ambientación y la historia se queden cortas. Es complicado hacer llegar del todo una historia que no llega anprofundizar en algunos aspectos a través del verso, pero sí que me hubiera gustado acercarme más al tema de las relaciones LGTB+, ver algo más de resistencia también por parte del colectivo y la manera en la que queda representada dentro de una religión que, de nuevo, se come algo que podría haberse tratado de manera más energica, más notoria. Más merecida.

A pesar de ello, Poet X es necesario. de esos libros que deben estar en las estanterías de todo el mundo, gritando su mensaje sin parar, para hacer reflexionar y darnos una visión hacia el cambio, el respeto y la empatía. Un libro que debería de releerse sin parar.

Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}