InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Nedyah


Nedyah
15 mayo 2020
Nadie Muere en Wellington es la última novela de Carmen Sereno, autora de la cual ya leí anteriormente su biología "Estocolmo" (podéis leer reseñas aquí y aquí), una serie erótica que, aún partiendo de un comienzo que me recordó a otras novelas del género, poco a poco fue adquiriendo carácter propio y me cautivó por completo. Así que no era de extrañar que con esta nueva novedad de la autora me lanzase de lleno a su lectura. El resultado ha sido fantástico.

Esta novela cuenta la historia de Emma, una joven que ha tenido una vida marcada por la pérdida y la soledad. Cuando era muy pequeña, sus padres fallecieron en un accidente de coche y ella se fue a vivir a Londres con su tía, donde terminó por estudiar y trabajar como auxiliar de forense en una morgue. Sin embargo, cuando una nueva pérdida la golpea de nuevo, Emma siente que ya es hora de alzar las alas y buscarse su propio destino lejos de Londres y lejos de esa vida triste, decadente y monótona en la que se ha asentado desde que tiene uso de razón. Es por ello que, tras leer una noticia en National Geographic, decide poner rumbo a Wellington, en Nueva Zelanda, una ciudad que, según el artículo, tiene la menor tasa de mortalidad del mundo. Allí, Emma volverá a reencontrarse a sí misma: nuevo trabajo, nuevas amistades y un nuevo amor.

Nadie Muere en Wellington cuenta con un historia preciosa y que va más de allá de la archi conocida trama de "chico solitario y perdido conoce a chica dispuesta a ayudarle a encontrar su camino". Esta novela nos habla de mucho más. Nos habla de la segundas oportunidades, de la superación personal, del amor y, por encima de todo, de la necesidad de reconciliarse con uno mismo y de perdonarse por los errores del pasado.
Se nos presenta narrada en primera persona desde el punto de vista de Emma, de forma que conocemos sus inquietudes más profundas de forma directa, pero también nos permite ir conociendo a los personajes, la trama y los paisajes desde su propia perspectiva y entendimiento. Es una narración pausada pero adictiva, cargada de sentimientos y de momentos que encojen el corazón y enamoran.

Emma es un personaje muy natural y con el que es fácil empatizar. Es bondad en estado puro y no tiene ningún pensamiento malsano para nadie. Sabe ponerse en la piel de los demás y sentir como propio el dolor y las emociones ajenas, y es una característica de su personalidad que me ha gustado mucho, sobre todo en su relación con David, que ha estado marcada por la paciencia, la comprensión y la aceptación, siempre pensado en el bienestar de él por encima de todo, por mucho que las decisiones que tome por su bien puedan perjudicarla de forma directa. Emma es una joven que se quedó huérfana a muy temprana edad y que se ha acomodado a una vida anodina y vacía de emociones, y a ello a colaborado también su trabajo como auxiliar en una morgue. Con todo, cuando se le brinda la oportunidad de cambiar de aires, Emma alza el vuelo sin mirar atrás, dispuesta a todo, incluso a cometer errores, para encontrar por fin la felicidad, su lugar en el mundo. Y así, al llegar a Wellington, un territorio lleno de luz y color, siente que ha llegado para quedarse, más aún tras conocer a David y empieza a trabajar para él en su cafetería.
David, por su parte, es un hombre que vive atormentado por ciertos hechos del pasado que desconocemos hasta bien entrada la trama y que le han transformado en un lobo solitario que vive por y para su cafetería, donde prepara los mejores bagels de la zona. David también es un personaje que me ha cautivado, y cuya losa personal me ha encogido el corazón. Son dos personajes cuyas vidas han estado marcadas por la pérdida y que se enfrentan al dolor de diferente manera: Emma con la idea de que lo bueno está por llegar; y David, por el contrario, con el pensamiento de que no merece que le pase nada bueno. Y ahí radicará el tira y afloja de una relación romántica marcada por la atracción, el deseo y el resentimiento ante la concepción de David de que no es un buen hombre para Emma y que su pasado lo marca de cobarde, mala persona y desmerecedor de un futuro feliz.

Tengo que hacer mención a esa gran ambientación de Nueva Zelanda y ese pequeño espacio paradisíaco de la Costa Sur y Norte de Welligton en el que se desarrolla la maravillosa historia de Emma y David. Carmen Sereno describe cada escenario con una naturalidad y claridad que hace que te sientas transportada directamente a esos escenarios, y me encanta. Además, también tengo que hacer mención a la cultura maorí, que entra a formar parte de la trama a través de Kauri, el mejor amigo de David y también muy buen personaje secundario. Me han gustado mucho las leyendas y relatos maoríes que se cuenta como parte de la trama y que guardan significados tan profundos.
Por último, ese epílogo tan bonito desde la perspectiva de cierto personaje que me reservo desvelar me ha parecido adorable y perfecto para relatar el final de la historia de amor entre Emma y David ♥

En resumen, 'Nadie Muere en Wellington' es una novela cautivadora, preciosa y bien desarrollada que nos robará el corazón y nos transportará a un escenario de playas y sol mágico y paradisíaco. Es una novela con un romance irresistible de la mano de personajes que enamoran, pero también es una novela que habla de la segundas oportunidades, de la superación personal, del amor y, por encima de todo, de la necesidad de reconciliarse con uno mismo y de perdonarse por los errores del pasado.

Enlace: https://eraseunlibro.blogspo..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más