InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Sirmactres


Sirmactres
09 noviembre 2020
Impactante y violenta. Así se podría resumir sin fallar la última novela de Javier Menéndez. En ella nos vamos a encontrar una historia dura y cruel que se adentra en los bajos fondos de la mente humana y que nos hará reflexionar sobre el poder de la educación en los años de la infancia y como ésta influye de manera que sea capaz de normalizar la violencia si se ha crecido con ella como base en la educación.

La novela se vertebra en dos partes separadas en el tiempo en 20 años en los cuales notaremos los cambios que tanto el personaje principal, Diego Álamo, como la sociedad en la que transcurren los hechos se suceden y se dejan notar tanto en el ámbito personal como en el profesional.

Así, en la primera parte, en la década de los ochenta, con la transición casi en pañales y los coletazos de la dictadura aún presentes en los estamentos oficiales como el cuerpo de policía, donde, aunque ya hay sangre nueva, todavía se ejecutan algunas acciones a la “antigua usanza”. La segunda parte transcurre 20 años después, ya en una democracia asentada y se nota en que los métodos policiales, y los propios policías, han cambiado.

La parte más dura de la novela vendrá dada en la primera parte en los capítulos de una de las chicas que permanece secuestrada, conoceremos su calvario y las atrocidades que su secuestrador le infringe a ella y a otras de las chicas secuestradas. En la segunda parte, el punto de vista lo pondrá el verdugo, un cazador de chicas, listo y calculador, con un nivel de maldad que pone los pelos de punta.

Del otro lado, la investigación, que va creciendo conforme avanzan y se modernizan los métodos policiales. En la primera parte será una tarea más de campo y de pisar las calles mientras que 20 años después se nota el avance tanto en medios como en métodos. En ambas partes se convierte en un buen ejercicio narrativo que aporta siempre coherencia y seriedad con los datos y con los hechos que se tienen, resultando un buen trabajo que no decae, haciendo la lectura amena y casi adictiva.

La historia, dura y violenta como he comentado, mantiene el ritmo y la tensión durante toda la trama, y en la última parte sube de nivel haciendo que el final se convierta en todo un acierto, complejo y bien resuelto.

Hay quizás demasiadas referencias a canciones o espectáculos de la época, y que si bien sirven para situar el contexto de la acción en la década en la que se desarrollan, llegan a cansar por su cantidad. Y es una cosa es, por ejemplo, que al inspector le guste cierto tipo de música y la escuche cuando tiene ocasión, o en un contexto o situación determinado, y otra que a cada momento sepamos si en la radio suena Perales o Mecano, o que se está viendo en el cine o en el teatro, ya que contado de esa manera no aporta nada ni a la personalidad de los personajes ni al desarrollo de la trama. Entiendo que puede ser interesante para aquellos que aun no habían nacido en esa década, que por cierto parece que está de moda en las novelas últimamente.

Otra cosa que me ha descolocado un poco es que tratándose de una novela donde no hay censura a la violencia y algunas escenas son duras y crueles, el autor habla de violar como de “entrar en ella”, eyacular es “vaciarse” , llegar juntos al orgasmo, o correrse a la vez, es “”arribar juntos”. Solo son unos ejemplos que me han parecido chocantes por inusuales.

Con todo esto hay que decir que Todos nosotros es una buena novela negra, de las que mantiene el interés en todas la páginas, bien documentada, con una trama que podríamos llamar clásica y que resulta muy efectiva. Que presenta unos personajes carismáticos y bien trabajados, con sus luces y sombras y adaptados a la época en la que se desenvuelven. Con un buen equilibrio entre violencia y misterio y que sirve muy bien como vehículo de denuncia social en la que el bien y el mal están bien representados haciendo ver que somos seres muy complejos y que siempre hay luz al final del túnel, aunque para algunos sea demasiado tarde.

Podríamos tener a Diego Álamo en próximas entregas, y seguro que sería de nuevo un acierto.

Enlace: https://www.sirmactres.com/2..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}