InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de CARMINA


CARMINA
24 enero 2018
Una frase me marcó al principio, esa voz en off que yo imaginaba profunda y llena de misterio, y que recitaba cada poco para mi, En el amor descubrimos quiénes queremos ser. En la guerra descubrimos quiénes somos en realidad, y es que no puedo imaginar mayor verdad, el ser humano puesto contra las cuerdas, sometido a presión descubre donde puede llegar, quién es realidad, y esta novela pone a sus personajes, a todos sin excepción en situaciones muy difíciles, excepcionales diría yo, y a pesar de encontrarnos ante una ficción histórica transmite sensaciones muy verosímiles que nos permite meternos en la piel de los personajes, avanzar con ellos, transformarnos con ellos, preguntarnos como habríamos actuado de encontrarnos en su situación.

Uno de los puntos fuertes de esta novela sin duda alguna son sus protagonistas, Vianne e Isabelle, dos mujeres antagónicas, dos mujeres a las que les cuesta quererse, enfrentadas desde el mismo momento en que perdieron a su madre, porque Vianne adolescente no supo cuidar de Isabelle, no supo darle la protección y el amor que solo una madre puede dar, y esta última pasó su infancia en internados de donde fue expulsada por distintos motivos y forjó un carácter rebelde, indómito que le ayudaría a afrontar la guerra con mucha inconsciencia e impulsividad.

Vianne es la mujer cabal, madre de familia, la que actúa de forma un tanto inocente y racional cuando Francia es invadida por los nazis despúes de la caída de la línea Maginot, una mujer débil que siempre ha estado protegida por su marido Antoine, que a penas sabe desenvolverse sin él, una mujer que se apoya en su mejor amiga, una judía, Rachel. El anuncio de la rendición del gobierno de Petain les llega a las dos hermanas juntas, en el pueblo donde su padre las abandonó tras la muerte de su mujer. Quizás ese sea el momento en el que es más patente ese carácter tan distinto, porque su forma de reaccionar no puede ser más contrapuesta, máxime cuando un nazi ocupa la casa e Isabelle es consciente del peligro que supone para su hermana y su sobrina.

Mientras Vianne sigue aferrada a su fe ciega en los gobernantes, Isabelle planta cara como puede, y descubre una forma de minar al enemigo, se convierte en una persona indispensable en La Resistencia, y vive su vida de forma inconsciente, siempre en el filo de la navaja. El transcurso de los meses también hacen mella en Vianne, el hambre, el frío, las injusticias, la persecución de los judios, la preocupación por su hermana... Quizás de ambos personajes es el que más evoluciona, el que más sufre, el que acumula más pérdidas en su alma, tal es su evolución que sorprende muy gratamente al lector, arriesgando su vida, pero sin la impulsividad de Isabelle.

Las gestas de la pequeña de los Rossignol son más heroicas, aventuras en mayúsculas, sin embargo hay momentos en que me hubiera gustado tenerla enfrente y decirle que no es bueno perder el miedo y jugar a ser Dios, que la suerte un día se acaba, y que nuestros actos tienen consecuencias para los demás, la he admirado tanto como me hubiera gustado reprenderla y meterla en vereda. A Vianne me hubiera gustado darle un baño de realidad en más de una ocasión, abrirle los ojos, pero la vida que es muy perra ella, consiguió todo lo que yo hubiera querido hacerle ver.

Junto a estos dos personajes protagonistas, nos encontramos secundarios de lujo, mujeres y hombres que saben darnos una lección de vida, que están dibujados con el mismo mimo y esmero que las dos hermanas, más mujeres que hombres, porque estos se podrían reducir a dos, Julien el padre de Vianne e Isabelle, el gran redimido de esta historia, y Gaëton, el hombre con los pies más anclados en la tierra que circula por la novela.

Además de las protagonistas la autora juega con los tiempos, con el presente y el pasado, con la primera persona y la tercera del singular, la acción transcurre casi integra desde 1939 a 1945, sin embargo comienza en América, donde una anciana con cáncer prepara una mudanza, desde que quedó viuda la casa le parece demasiado grande, está demasiado sola, y su hijo la traslada a una zona residencial de mayores. de su vida solo quiere llevarse un baúl lleno de recuerdos, y es precisamente ese baúl el que la hace volver a su Francia natal y a un periodo nada fácil de su vida.

Son pocos las capítulos que se ambientan en el presente y que están narrados por una mujer cuya identidad desconocemos, tampoco los flash back al pasado nos van a ayudar a desvelar su nombre, puesto que en la Francia ocupada el narrador es omnisciente, y nos cuenta tanto la perspectiva de Vianne como la de Isabelle, los capítulos se alternan, en todo momento sabremos como pasan la guerra ambas mujeres, las veremos evolucionar, sufrir, intentar protegerse la una la otra, pocas veces coincidirán en el mismo plano, y pocas veces sabrán la una de la otra. En un primer momento temí que la historia de una de las hermanas me atrajera más que la de la otra, que una terminara por eclipsar a la otra, sin embargo ambas me sedujeron por igual, quizás porque la autora ha sabido dosificar bien la intriga, la falta de osadía de Vianne la ha suplido poniéndole obstáculos cada vez más insalvables, con lo que el alma siempre la tenía en un puño, por un lado sufriendo por la osada Isabelle, por otro temiendo el momento en que la hermana cabal cayera en desgracia, porque las injusticias terminan por minar la resistencia, cuando una persona pasa de tenerlo todo a coleccionar ausencias llega un momento en que despierta del aletargamiento, y pasa a la acción.

Habrá de volver de nuevo al presente, y al final de la novela para conocer la identidad de la anciana y desvelar muchas de las incognitas, porque con el final de la guerra le perdemos la pista a Isabelle, a Vianne y a su familia, y esas pocas páginas noquean al lector, le dan un baño de realidad que más bien semejan un jarro de agua fría, pero eso lo tendrá que descubrir cada lector, deberá estar dispuesto a que le estrujen el corazón.

Son más de quinientas páginas llenas de magia, de amor, de traiciones, de frustraciones, de pérdidas y reencuentros, la autora hace gala de una prosa cuidada, bella e incluso en ocasiones poética, que proporciona un rayo de luz en tanta oscuridad, en tanta desgracia. Kristin tiene la habilidad de ponernos en la piel de sus personajes, nos hace sentir el hambre, el cansancio, el miedo, la desesperación, no nos ahorra ninguno de esos sentimientos, y lo hace de una manera magistral, dosificando el suspense, llevándonos de la mano de forma realista por las calles de Paris, que son las que transita Isabelle, pero también por los caminos embarrados de Carriveau, donde quizás la presencia nazi para el lector es más palpable.

Ambas localizaciones se convierten en un personaje más de la novela, las vemos lozanas, luminosas, alegres, desenfadadas, antes de la invasión nazi, y somos testigos de su declive, de sus sombras, sus miedos, su oscurantismo conforme pasan los años, nadie se siente seguro en una Francia en la que unos pocos para salvar sus propiedades colaboran con el enemigo, son capaces de vender a su vecino judío para quedarse con su casa o con su negocio. Nadie está seguro, y en ese ambiente la Resistencia se dedica a minar a los nazis, a intentar cambiar la situación, y poco a poco va consiguiéndolo a costa de arriesgar mucho.


Conclusión:


El Ruiseñor es una novela dura y a la vez bella, una historia que hará que veamos de otro modo la historia, y sobre todo que nos replanteemos las relaciones familiares, porque a veces cuando queremos ya es tarde. La autora nos conquistará desde las primeras páginas, nos guiará por la ocupación nazi de Francia de la mano de dos hermanas tan distintas como valientes.

Si te gustan los personajes femeninos con carisma, en El ruiseñor encontrarás unos cuantos, y de todas las edades, disfrutarás a la vez que descubrirás episodios nuevos, o al menos yo si los he descubierto, porque puedo afirmar sin temor a equivocarme que no es una novela más sobre la II Guerra Mundial y el holocausto judío, pero quizás para saber de que hablo deberías perderte entre sus páginas.
Enlace: https://detintaenvena.blogsp..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}