InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
03 enero 2018
Llegamos a la cuarta y última minirreseña navideña, y casualidad (o no), es quizás la que más espíritu navideño desprende (o lo que se entiende como tal espíritu), y eso a pesar de que la historia está narrada con mucho sentido del humor e ironía en gran parte de sus páginas.


Nuestro narrador es un joven del que no conocemos su identidad en ningún momento, y que, durante un viaje por Inglaterra durante el día de Nochebuena, se encuentra con un viejo conocido que le invita a pasar esa noche y el día de Navidad en la hacienda de su padre. Este señor (apellidado Bracebridge), caballero rural y fanático entusiasta de la vieja escuela, adora celebrar estas fiestas a la antigua usanza inglesa. Así, a través de los ojos del narrador invitado a la mansión, somos testigos de cenas, comidas, juegos, bailes, chanzas, villancicos, comidas tradicionales, bailes de disfraces, sentimientos felices y generosos, personajes extravagantes, caridad y un sentimiento auténtico de bondad que emana sobre todo del señor Bracebridge. Todo el pueblo acaba siendo invitado a la mansión para beber algo tras la misa, y las festividades terminan en la cena de Navidad, repleta de excentricidades, conversaciones picantonas y jolgorio, en la que tampoco faltan corrillos donde se relatan supersticiones y leyendas populares. Un poco de tó, que diría aquel, que los ingleses se lo montan muy bien.

Se pregunta al final Washington Irving si sus lectores comprenderán la finalidad de esta historia, y da por bien empleado su escrito si consigue sugerir una visión benévola de la naturaleza humana o borrar una arruga de preocupación en días de zozobra. Creo que esas mismas intenciones son totalmente aplicables hoy en día y tienen el mismo efecto: lo consiguen. Esta historia sentimental y nostálgica antecede a la Navidad de Dickens, y además lo hace con sentido del humor y una visión un tanto mordaz de los personajes que pululan por sus páginas y de las viejas costumbres inglesas (puede parecer una mezcla rara lo del sentimentalismo con la mordacidad, pero no, encaja como un guante).

No puedo dejar de alabar la edición de la editorial El Paseo. MARAVILLOSA y un lujo para los ojos gracias a las ilustraciones originales de Randolph Caldecott. Aparecen en el 95% de las páginas, y me han hecho muy feliz. Resulta incomprensible que hasta esta edición no hubiese una traducción en castellano de este clásico, pero así son las cosas. Mucho de unos pocos y nada de muchos.


A mí me parece una lectura imprescindible para estas fiestas si se quiere acudir al origen literario de las celebraciones en Navidad tal y como nos han llegado hoy en día, porque todo esto nos puede resultar normal, pero hubo una época en la que se prohibió celebrar la Navidad en Inglaterra (en el siglo XVII durante el gobierno de la Commonwealth, si no me equivoco), y costó mucho recuperar la celebración. Vieja Navidad de Irving abrió el camino y nos regaló una historia exquisita llena de humor que transmite dicha y felicidad; después llegó Dickens e hizo magia... y punto (modo groupie off).
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}