InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Casiopea


Libros populares ver más


Críticas recientes
Miterapiaalternativa
 06 mayo 2020
Viajeras por los mares del sur de pilar tejera osuna
Un libro indispensable para comprender cómo era el mundo y los viajes hace 150 años. Más difícil por el hecho de ser mujer.



🧭Annie Brassey(1839-1887)_Capitana Intrépida _ "A veces pienso que todo lo que he visto debe tratarse de un sueño y que muy pronto me despertaré a la fría realidad"

🧭Constance Cumming(1837_1924)_Cincuenta años recorriendo el mundo

🧭Fanny Stevenson (1840_1914)_ Tamaitai

🧭Agnes Gardner King (1856_1929)_ descubriendo Fiyi.

🧭Beatrice Ethel Grimshaw (1870_1953)

🧭Lucy Evelyn Chewsman(1881_1969)

Un capítulo dedicado a cada una de ellas en los que nos cuentan su vida, sus inicios en estas aventuras y nos cuentan historias acompañadas de fotos e ilustraciones de los lugares por los que viajaron como Isla Salomón, Vanuatu, Tonga, Samoa o Hawai.

Viajaremos con ellas por los mares, descubriremos paisajes exuberantes. Veremos donde se alojaban, qué comían, cómo se relacionaban, qué sentían.



Un libro fresco para viajar con estas mujeres pioneras por los mares del sur.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
AnaGranger21
 04 diciembre 2019
La vida de Louise Arner Boyd: Las aventuras árticas de una millonaria americana de Joanna Kafarowski
La vida de Louise Arner Boyd de Joanna Kafarowski, publicado por Ediciones Casiopea, no es una biografía más. Es la historia de una mujer aventurera y decidida, muy reconocida en su época por sus logros a quien, sin embargo, la historia ha dejado relegada al olvido (una vez más).



Louise Arner Boyd fue una exploradora californiana que, gracias a la enorme fortuna heredada de sus padres, financió y dirigió cinco expediciones al Ártico entre 1926 y 1955, convirtiéndose en la primera mujer en sobrevolar en avión el Polo Norte y la primera en navegar, con su barco el SS Veslekari, por los fiordos de Groenlandia. Sin embargo, esta exposición de sus viajes simplifica el enorme papel científico y patriótico que tuvo Louise en los Estados Unidos.



Si bien Louise partía con ventaja al ser una joven multimillonaria, no temió en arriesgar su vida en peligrosas expediciones (entre ellas, una emprendida para rescatar a su amigo el famoso explorador Roald Amundsen, la cual resultó infructuosa) y en convertirse en una adelantada a su tiempo, no dejando que ningún hombre la apartara de sus sueños de exploradora ártica. Gracias a sus viajes, Louise pudo aportar información meteorológica, geográfica y estratégica vital a los científicos y al propio ejército de los Estados Unidos, para los que además trabajó como espía durante la Segunda Guerra Mundial.







En la recta final de su carrera, Louise recibió numerosos galardones, premios y demás reconocimientos, pero su inmensa fortuna se vio muy tocada con la infinidad de expediciones que financió, además, destacar que durante su etapa como espía el Gobierno americano sólo le pagó con un simbólico dolar al año. Finalmente, Louise se tuvo que enfrentar a graves problemas económicos y, pese a su éxito en vida, su nombre cayó en el olvido. Son muchos los nombres de exploradores que resuenan ahora en mi cabeza y, sin embargo, nunca oí mencionar ni leí nada sobre la gran exploradora y espía Louise Arner Boyd, esto debería hacernos reflexionar.



La lectura del libro es sumamente amena, no sólo por lo bien que se nos relata la vida de Louise, sino porque es un libro que no deja de sorprendernos. Es increíble que una mujer que hizo tanto y que aporto tantos conocimientos nuevos a la humanidad sobre el Ártico y sus misterios y que, además, tuvo un papel tan activo durante la guerra, haya pasado tan desapercibida. La obra nos lleva a vivir mil aventuras con su protagonista, nos permite sentir el afilado aliento helado del Polo Norte y hasta notar como nuestras extremidades se congelan pero, sobre todo, nos transmite la emoción y la ilusión de Louise por emprender una nueva aventura.



La vida de Louise Arner Boyd. Aventuras árticas de una millonaria americana de Joanna Kafarowski es un espectacular trabajo biográfico, sumamente entretenido y necesario, con numerosas fotografía de su protagonista y sus expediciones, así como una lectura apasionante y un reconocimiento muy merecido que nos acerca a una figura impresionante. (Seguid leyendo más abajo que tengo una sorpresa).



Recordaros que Ediciones Casiopea es una editorial creada por mujeres para mujeres (y hombres, si son listos y se animan a leer sus libros) cuyas obras reivindican el papel de las mujeres en el mundo y en la historia. Nos descubren las historias de infinidad de mujeres, de antes y ahora, que buscan superarse u obtener lo que por derecho es suyo, aunque otros traten de quitárselo. Con motivo de las fiestas, Ediciones Casiopea ha habilitado un código de descuento de 2 euros al adquirir cualquiera de los libros en papel de su estupendo catálogo desde su página web. El código es elaventurerodepapel y será válido del 1 al 19 de diciembre (sólo península y para compras desde su web). Cualquiera de sus títulos será una gran elección para regalo o autorregalo, ya que son todas lecturas apasionantes sobre la vida de mujeres increíbles.





¡Mil gracias a Ediciones Casiopea por el ejemplar y por traernos esta maravilla de biografía!
Enlace: https://elaventurerodepapel...
+ Leer más
Comentar  Me gusta         20
Inquilinas_Netherfield
 06 septiembre 2019
Las damas más inteligentes del siglo XVI de Vicenta Márquez de la Plata
En Las damas más inteligentes del siglo XVI vemos reflejado, a través de sus vidas, cómo los reinos de Europa (Castilla, Aragón, Portugal, Francia, Inglaterra y el Sacro Imperio Germánico) se iban centralizando y afianzando gracias a la creación de unas administraciones poderosas donde las relaciones diplomáticas eran la principal herramienta para equilibrar las fuerzas y declarar la guerra o firmar la paz.



Para que esto fuera posible se utilizaban sin piedad a las hijas de sus reyes, ya que desde su nacimiento se estudiaba cómo se debía y podía disponer de estas piezas de poder para mayor grandeza de sus reinos. Eran educadas para este fin, en sumisión y aceptación de su destino; se pactaban y aprobaban compromisos matrimoniales al mismo tiempo que se hacían y deshacían alianzas políticas. Sus vidas y sus destinos estaban unidos a los de sus países: primero al de origen y después al que recalaban con sus matrimonios.



Fue un siglo convulso por las nuevas reorganizaciones políticas, que se solventaban a través de los diferentes conflictos bélicos entre las distintas potencias emergentes. Esta centralización del poder llegaba también a la cuestión religiosa, con la división de los cristianos, los católicos y los protestantes. Los ingleses en este tema también tenían algo que decir.



De igual modo, el descubrimiento de América seguía su curso, aumentando y generando el comercio y con ello el desarrollo económico siguiendo las rutas de los exploradores y conquistadores. También se refundó un nuevo sistema financiero que sufragaba las distintas guerras políticas y religiosas. La cultura, con sus distintas artes, eclosionó en todas estas potencias: arquitectura, pintura, música, literatura... son cuidadas y mimadas, pues de alguna manera representan la grandeza de estos reinos.



Y toda esta introducción para decir que, en medio de esto, se encontraban las grandes damas, las hijas de los reyes criadas y educadas para ser reinas. Aunque en principio se pueda presuponer que estas mujeres eran simples piezas de ajedrez que se llevaban y se traían por los diferentes países europeos, ellas, desde sus puestos designados, siempre tuvieron mucho decir.



Leyendo sus biografías vemos cómo marcaron y dirigieron de alguna forma los designios de los países que representaban. Sabían y entendían que estaban en medio de todas las políticas y sus diversas polémicas y, por tanto, se defendían como mejor sabían o les dejaban por medio de la diplomacia, las intrigas, los pactos... En fin, un trasiego de idas y venidas, necesarias todas ellas para mantenerse en su poder o simplemente poder sobrevivir.



Vicenta Márquez de la Plata, historiadora y autora de este libro, nos trae a cuatro de estas damas: Margarita de Austria (1480-1530), Ana de Bretaña (1477-1514), Luisa de Saboya (1476-1531) y Catalina de Aragón (1485-1536).



La primera biografía es la de Margarita de Habsburgo, hija del archiduque Maximiliano de Austria y hermana de Felipe el Hermoso. Fue elegida por los Reyes Católicos para ser la reina de Castilla cuando se casó con Juan (su heredero), pero todo se malogró cuando este murió prematuramente. Aun así, Margarita bebió y absorbió todo lo que se manejaba en Castilla y Aragón, lo que le sirvió más tarde cuando se hizo cargo de sus numerosos sobrinos. Entre ellos se encontraba el emperador Carlos V, al que ayudó de las mejores maneras posibles siendo gobernadora de alguno de sus territorios (los Países Bajos), o económicamente para sufragar sus diferentes campañas militares.



A continuación encontramos a Ana de Bretaña, duquesa de Bretaña y reina de Francia, a quien casaban y descasaban dependiendo de los intereses políticos. Luchó durante toda su vida por la independencia política y económica de su ducado, que al final terminó absorbido. Mientras tanto, su segundo-tercer marido, Luis XII, respetó (o más bien toleró) cierto aire de independencia pero, mirándolo con perspectiva, se advierte que la función y el motivo finales de su matrimonio eran unificar y fortalecer Francia.



Después aparece Luisa de Saboya, su consuegra y madre de Francisco I, rey de Francia, quien se casaría con Claudia, hija de Ana de Bretaña y Luis XII. Esta sí supo entender lo que era el poder y cómo debía ejercerse para su beneficio y los intereses de su país, que parecían confundirse. En ella ya encontramos cierta clase de despotismo, ese abuso de superioridad no limitado por leyes, pues ni estas se atrevían a llevarle la contraria.



Acabamos el libro con Catalina de Aragón, uno de mis personajes históricos preferidos (ay, Catalina, qué ejemplo de aguante y resiliencia), única esposa de Enrique VIII, rey de Inglaterra, a la que no se atrevió a cortarle la cabeza. Hay que leerla para entender todo el contexto histórico del siglo XVI: olvidada por los suyos y repudiada por los que la acogieron, al final demostró cuánta grandeza y magnitud tenía. Con Catalina es que me emociono y me salgo de su biografía.



Para no extenderme más y repetir los recorridos vitales que tan magistralmente se recogen en Las damas más inteligentes del siglo XVI, diré que todas ellas, además de sabias, fueron influyentes, pues sus decisiones ayudaron a modelar la Europa que ahora conocemos. Los vaivenes de sus vidas se hilaban al compás de los diferentes cambios políticos, al tiempo que cultivaban y alentaban las diferentes artes, estimulando y sufragando su actividad y siendo por tanto las grandes mecenas de ese siglo.



Lo que más me admira y me sorprende es que ellas sabían y aceptaban el papel que se les daba, conocedoras en todo momento de su destino (ya fuese por su educación o por el devenir de sus circunstancias), y en ningún momento perdían su objetivo o misión en el mundo, dedicando sus vidas y su energías a la consecución del mismo.



Todo esto y más es lo que encontramos en este maravilloso y refrescante libro escrito por Vicenta Márquez de la Plata.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00




{* *}