InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
30 abril 2018
Empecemos por el principio: lo mío con esta novela sí que fue un instalove nada más ver esta portada de la genialísima Sarima entre las novedades de Escarlata Ediciones, ahora incluso más después de haber terminado el libro, porque aún me maravilla cómo la ilustradora ha sabido incluir todos los elementos relevantes en la novela en tan sólo una imagen y que el resultado sea tan llamativo sin estar recargado. Claro que muchas veces quedamos hipnotizados por la belleza de una portada y lo bonito se queda en la superficie. Sin embargo, aunque no había tenido la ocasión de haber leído a Scarlett de Pablo hasta ahora, algo me decía que podía tener la tranquilidad de que me iba a gustar su historia, aunque sólo fuera por el género. Así que cuando desde la editorial me propusieron leerla, sencillamente tenía que aceptar y tuve la suerte de que casi a la vez Montse del blog Amor y Palabras estaba organizando la lectura conjunta que no me podía perder (con el hashtag #LCnochesdeneón en Twitter) así que hemos ido comentando a gusto a medida que íbamos leyendo porque por algún lado tenía que salir tanta emoción contenida.

No sé ni por dónde empezar a comentar mis impresiones porque lo único que tengo claro es que aún estoy con los pelillos de punta por la tensión y que me van a durar las emociones un tiempo. Por lo pronto, os pongo en situación con la premisa: Mia Gabrielli, la hija modélica de un capo mafioso lleva una doble vida nocturna cuando se convierte en su alter ego Butterfly. Durante una noche de desfogue con su mejor amiga Charlotte, se encapricha de Blake Novak, un luchador sacado de un anuncio de esteroides que dedica su vida a los combates de lucha libre y artes marciales y que no quiere complicaciones de ningún tipo. Y como los dos van buscando lo mismo, la noche acaba con un revolcón desenfrenado de sexo y alcohol que debía terminar ahí, hasta que todo se complica cuando los dos millones de dólares que le han robado a Luca Gabrielli aparecen en el apartamento de Blake. El pobre no se imagina ni en sus peores pesadillas que se acaba de tirar a la hija del capo que ahora quiere matarle si no recupera su dinero. Llegados a este punto de la historia aquí es donde hay que coger aire porque esto son sólo los primero capítulos y a partir de ahí todo va rodado cuesta abajo y sin renos entre escenas de acción, de engaños, de extorsiones, de amenazas, de ajustes de cuentas, de lealtades ambiguas… Vaya, lo típico cuando te cruzas en el camino de unos mafiosos.

Yo siempre he sido muy asidua al género noir y a las historias de gánsters, en casi todos sus subgéneros (thriller, romántica, histórica…), pero siendo sincera nunca me había cruzado con algo así, porque técnicamente estamos ante una novela romántica pero la acción y la violencia son el motor en el que la pareja protagonista es pura gasolina en combustión desde que se conocen en el primer capítulo. Pese a esos brillis de color rosa chicle y fucsia que se ven en la portada, este romance no se parece nada a un algodón de azúcar: ni blandita ni dulce. Olvidaos de esas relaciones edulcoradas porque si estais esperando la típica historia de la chica buena que hace trastadas para rebelarse y el tipo duro que se reblandece ante su candidez, no es vuestra novela. Esto es acción y química convertidos en violencia y amor, lo que acerca a Mia y Blake más a Bonnie y Clyde que a Romeo y Julieta, por si lo estabais pensando por la sinopsis y ese amor imposible que se deja entrever.

Mia es una protagonista de lujo, fuera de todo cliché y lejos de esas mujeres que se suelen ver en las historias de gángsters, que quieren llevar a sus chicos por el buen camino. Qué va: Mia se rebela contra su mundo no porque no esté de acuerdo con sus “normas” al margen de la ley, sino porque sistemáticamente ese mundo de hombres la excluye por creerla débil y un continuo objeto de protección. Por eso, su vida como Butterfly la ayuda a ser quien realmente es sin esa sobreprotección desmedida por parte de su padre Luca y su mejor amigo Noah McKay. Por su parte, Blake es todo lo contrario: él usa la violencia como profesión y aunque está acostumbrado a recibir golpes en la vida, en todos los sentidos, lo último que quiere es verse involucrado en una trama de narcotráfico con el sindicato del crimen amenazando su vida. Tras cruzarse uno en la vida de la otra, ambos evolucionan de una manera visible ya que el desarrollo de los dos personajes resulta muy marcado a medida que avanza la trama y se van complicando las cosas con la falsa identidad de Butterfly y el instinto de supervivencia de Blake en medio de traiciones, desconfianzas, amenazas y asesinatos. Ambos funcionan tanto por separado como juntos y eso en cuanto al proceso de creación me parece algo digno de adminación.

El secundario más relevante es Noah, que aunque no estuviera pensado como protagonista, yo creo que al final podemos ascenderlo a la categoría de personaje principal porque se lo merece. Este chico es el eterno habitante de la friend zone porque siempre se está debatiendo entre el amor que siente hacia su mejor amiga Mia desde que son unos críos y la lealtad hacia el padre de la chica, dado que es capo para el que trabajan tanto él como el padre de Noah. Su peculiar posición como amigo de la familia y amigo de Mia lo convierte en uno de los peones más importantes de Luca Gabrielli y casi el único en el que confía para mantener a su querida hija indefensa a salvo. Esto hace que el pobre Noah se encuentre siempre entre el amor y el honor, así que asistimos continuamente a sus devaneos por hacer lo correcto, por no defraudar a su jefe, por seguir siendo el chico bueno e inteligente que es mientras intenta conservar su faceta de tipo duro e intimidante por el bien del negocio y por conseguir que Mia lo vea como algo más que un amigo a la vez que la mantiene fuera de todo peligro. Imaginaos el trabajito que tiene el pobre chico para esta última tarea porque Butterfly no se comporta exactamente como todo el mundo cree que se comporta la adorable y sumisa Mia Gabrielli.

Sin embargo, ya os he comentado que esta novela es fuerte en todos los puntos y no sólo mantiene ese listón en una trama trepidante. Por eso, además de estos tres personajes complejos y con una gran construcción y evolución, también el resto de secundarios están a su altura para lograr un resultado redondo. Por ejemplo, el padre de Mia, Luca Gabrielli, podría haberse quedado en un mero adorno de contexto para una historia de mafiosos pero no, igualmente llegamos a conocer sus pensamientos, sus motivaciones y lo que realmente siente porque la autora se encarga de darle bastantes párrafos desde su punto de vista. Y luego varios personajes entrañables como los amigos de la vida nocturna de Butterfly como Ozzie, un descarado traficante; Charlotte, la salida de su mejor amiga o Carmín, una drag queen. de verdad que podían haber sido simples elementos decorativos para embellecer la trama sin que la autora se hubiera tomado tantas molestias en concederles personalidad y no sabéis lo mucho que se agradece este gran abanico de personajes a ese nivel.

Por otra parte, tengo que hacer mención especial a la edición tan cuidada que hay en el interior, con los detalles de inicio de capítulos con símbolos dedicados a Blake y Butterfly. También se agradece que a pesar de que el libro haya quedado bastante gordote, Scarlett de Pablo se haya decidido a publicarlo en un solo tomo, primero por mi salud porque seguro que el estrés que hubiera tenido para esperar la continuación no habría sido bueno, y segundo, porque realmente queda una novela súper completa tal y como está y es sorprendentemente manejable en papel. Probablemente haya opinado con una vena fangirl (de hecho, así ha sido como he ido leyendo esta novela) pero os aseguro que atrapa de forma adictiva desde ese principio atípico en que una noche de sexo entre dos desconocidos se convierte en una relación tan intensa y que se lee a una velocidad muy excitante gracias a esos acelerones de la trama y al buen asfalto que forman los personajes.

Resumiendo un poco, no recuerdo una novela con este grado de adicción en bastante tiempo como si fuera una droga sin adulterar que produce efectos tan estimulantes: trama, personajes, final. TODO te deja con ganas de más dosis y eso es algo extraño en una novela autoconclusiva. Pese a que aún queda bastante año por delante, creo que no me equivoco si digo que se mete de lleno en el ránking de mejores lecturas. Como os comentaba, ha sido la primera novela que leo de Scarlett de Pablo pero si mantiene este nivel en el resto de sus historias, no sé qué hago que aún no las he leído, aunque con su otra saga publicada, Arlia, en mi estantería, ya le estoy poniendo remedio.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES