InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
15 enero 2018
Cuando nos tocó este libro en un sorteo realizado por Laky en su blog, y me lo quedé yo (al ser dos en el blog nos vamos repartiendo estas cosillas), me hizo bastante ilusión porque no suelo leer este tipo de historias, y me apetecía muchísimo introducirme en este género (para leer lo de costumbre siempre estoy a tiempo). Cuando digo "este tipo de historias" me refiero al género en que se encuadra la novela, el llamado realismo mágico. No es el tipo de libro que yo suela leer, y reconozco que a mí la literatura con cierto tono espiritual o angelical no me llama mucho (y de los de autoayuda y desarrollo personal huyo como alma que lleva el diablo, lo siento), pero eso no me ha impedido disfrutarlo y me alegro enormemente de haber tenido la oportunidad de hacerlo. Me imaginaba un chute de cosas bonitas, de magia, un poso de optimismo y buenos sentimientos, y es ni más ni menos que lo que ofrece esta historia, pero de un modo que te hace sentirlo posible. Sí, suceden cosas mágicas, inexplicables o inverosímiles, pero también ocurren muchas otras que se derivan de ellas que no necesitan de magia y sí de mucho amor, empatía, buena fe y cariño. Y eso tenemos que ponerlo nosotros y no depender de ángeles que nos ayuden. Existan o no, que eso ya es otro tema.

Creo que cuando una persona escribe desde el corazón se nota en su forma de expresar las ideas, de plantear las situaciones que ocurren en la historia y sobre todo en los personajes. Y a Virginia Gil se le nota mucho que esta historia le nace del alma. Y te lo transmite. Te emociona en algunos momentos por la sencillez con la que plasma sentimientos a los que todos nos hemos enfrentado alguna vez en la vida. No hace falta decir las cosas de un modo grandilocuente ni haciendo alarde de enrevesada prosa para irradiar sensibilidad, y por eso la naturalidad de Virginia escribiendo te llega más todavía.

May, esa niña que habla poco pero siente y guarda mucho, somos todos nosotros en algún momento de nuestra vida. Esos libros en los que busca consuelo, ese amor por la literatura y las historias que encierra, esa magia que nace con la lectura de un libro, creo que nos puede definir a muchos bibliófilos que pululamos por estos blogs internáuticos. Ella cree en ese libro, en lo que promete, y las cosas comienzan a suceder a su alrededor. La magia que encierra la vida comienza a hacer de las suyas, y aunque May duda en ocasiones si todo lo que ocurre es consecuencia de lo que promete el libro o no, si los ángeles existen o no, la autora no te deja dudar en ese aspecto: existen, y yo, que como digo no soy mucho de estas cosas, comulgo con ello y acabo el libro sonriendo y alegrándome por May, por la señora Mel y el señor Pol, por Ana y esas barreras derribadas...

El libro está narrado con frases cortas, totalmente descriptivas y en presente (no es fácil escribir en presente toda una historia, y Virginia sale muy airosa). Hay mucha abundancia de diálogos, y cada personaje está muy definido. Son pocas páginas, y no hay espacio para desarrollo, pero con unas pocas líneas enseguida te haces una idea general de la personalidad de cada vecino de esa pintoresca y preciosa calle Mayor (que es la calle Mayor de Hondarribia, que creo que no lo he comentado anteriormente). Por cierto, me he reído muchísimo con Leo, porque conozco a un niño exactamente igual de agotador y que a un tiempo te hace reír con cada una de sus ocurrencias. Y he adorado a May con cada página que pasaba.

En la sinopsis se dice que gustará a quien le guste Michael Ende, y eso me llamó mucho la atención porque de pequeña era mi escritor de cabecera. aunque luego haya tirado por otros derroteros en cuestión de gustos. Una vez leído tengo que decir que entiendo a qué se refiere con esa alusión, pero también hay que ser conscientes de que no tienen nada que ver en el trasfondo narrativo. Sí que se asemejan en que esta novela la pueden leer tanto adultos como niños, y que según la edad que se tenga se extraerán cosas totalmente diferentes de ella. Me encantaría leer la reseña de este libro escrita por un niño de unos 10 o 12 años para saber qué es lo que ve y entiende en esta historia.

Se lee en un suspiro, es muy sencilla, desborda sensibilidad, y a un tiempo encierra muchas cosas que no son tan evidentes a primera vista. No estaría de más intentar aplicarlas en nuestro día a día para comprobar si realmente existe o no la magia. Nunca se sabe.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más