InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de margazquez


margazquez
08 diciembre 2020
Cuando creía que a mi edad y a estas alturas de la vida el romanticismo era cosa de jóvenes, me sorprendo derramando lágrimas con una novela cuya historia me ha tocado la fibra sensible, la más sentimental, la que reconozco creía estar dormida literariamente hablando.
Inspirada en una historia real, la de la tía abuela de la autora, se podría pensar que Natasha Solomons tenía gran parte del trabajo ya hecho; sin embargo ni el libro es una transcripción literal de su vida ni basta con tener una buena materia prima, es necesario saber elaborarla y esta joven autora supera la prueba con nota.
Elise Landau es un personaje entrañable que encara su nueva vida siempre con ese optimismo que solo da la juventud, sin achicarse ante los problemas, sin quejarse, antes al contrario, intentando disfrutar con las tareas domésticas que ahora tiene que desempeñar, preguntándose más de una vez si ella también era tan detestable cuando estaba al otro lado, el de los señores. Su añoranza por sus padres o el anhelo por reunirse con su hermana se sienten por el lector como propios. Todos los personajes resultan de interés, aunque yo he tenido predilección por el Sr. Rivers, tal vez por esos lazos invisibles que surgen al rondar una edad parecida, pero habrá muchos lectores jóvenes que empatizarán con su hijo Kit, un joven lleno de fuerza y de vida.
La novela es ante todo una bellísima historia de amor, de amor en sentido amplio, bien llevada, mejor contada y desprovista de sensiblería de manual. Romántica pero no rosa, está cargada de sentimientos y emociones que alcanzan el clímax en su resolución, momento en el que es imposible contener las lágrimas.
Admiro la forma en que la autora ha llevado la parte más romántica de la novela, incrementando muy poco a poco la tensión a cada encuentro entre los personajes, haciendo que el lector intuya el nacimiento de ese gran amor del que solo no parecen darse cuenta los protagonistas. Es de agradecer en este aspecto la sinopsis editorial, que no da detalles sobre esa relación, ya que en gran medida, ese desconocimiento -en cierto modo predecible por el lector pero no culminado literariamente hasta muy avanzada la novela- es parte fundamental en el disfrute de la lectura y por tanto no seré yo quien rompa con esa magia hablando más de la cuenta.
Situada en un paraje solitario en una Inglaterra a las puertas de la Segunda Guerra Mundial, la novela es todo un cuadro de costumbres de la época, un vívido retrato del día a día en una mansión señorial de mayordomos de guantes blancos sirviendo la cena y doncellas sacando brillo a la plata, pero también de detalles como la transformación de la vegetación a cada cambio de estación en la campiña inglesa, el vuelo de las aves o las faenas de pesca en ese mar por el que pasa la vida de los habitantes del pueblo que no trabajan para la casa señorial de Tyneford.
Y es que la prosa de esta autora es riquísima en matices, por lo que resulta tremendamente fácil visualizar las escenas, oler las flores, sentir la música de la viola o saborear el té. Un auténtico viaje en el tiempo gracias a la plasticidad que impera en la narración, soberbia y destacable por encima de los diálogos.
La Segunda Guerra Mundial es el telón de fondo que marca el devenir de los personajes y de la propia mansión. Ese fuerte marco de referencia hace que la novela vaya más allá de una simple historia de amor y que el romanticismo vaya en todo momento de la mano de un gran realismo. La guerra no será vista desde primera línea de fuego, la acción se deja sentir de otra manera, en sus consecuencias y en la evolución inexorable de sus personajes, coherente y verosímil excepto en la relación entre las hermanas Landau, Elise y Margot, que a consecuencia de un hecho puntual que también omito por constituir uno de los misterios del libro, se torna inconsecuente con su trayectoria literaria. Es quizás el único punto que no he terminado de entender porque está débilmente desarrollado. Los demás personajes, Kit, su padre el Sr. Rivers, el mayordomo Sr. Wrexham o la señora Ellsworth, evolucionan en correcta sintonía con los avatares que el destino les tiene reservados.
Muy a mi pesar no puedo dejar pasar por alto un hecho que me ha incomodado mucho durante la lectura del libro. La cantidad de erratas que tiene esta primera edición desluce la calidad de la novela, en alguna página he llegado a contabilizar hasta tres. Una verdadera lástima que espero sea subsanada en posteriores ediciones para que el ejemplar que llegue al lector esté en consonancia con el cuidado y el esmero que desprende la edición en su exterior y sobre todo, con la bellísima historia que nos cuenta su interior.
Enlace: https://elsindromedetsundoku..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más