InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de laurass89


laurass89
04 mayo 2020
Un paso para escapar
Sylvia es una niña que vive con su familia en un hogar que hasta esa misma noche tenía sus particularidades pero era feliz. Su hermana Sonia cuida de ella, pero durante la madrugada escucha cómo pide ayuda para librarse de algo, ese algo parece ser un ente que habita en su padre. Sin embargo, Sonia no parece acusar este incidente, aunque finalmente se va de casa para perseguir su sueño: trabajar en una compañía de ballet. Sylvia decidirá entonces emplear la misma vía de escape que su hermana, comenzando así un camino que no dejará de tener clavos en las puntas.
Enfrentarme a esta lectura ha supuesto enfrentarme a algunas de las realidades que amigos míos, integrantes del mundo de la danza, han vivido. Sin embargo, creo que antes debemos dividir la trama como en tres temas o núcleos que determinan tanto la propia historia como la lectura de la novela.
Lo primero que sabemos de las hermanas Cabrera es que su situación familiar es muy particular. Con una madre casi desaparecida y un padre grave no se sabe muy bien qué está sucediendo por las noches en esa casa. de hecho, en un momento determinado casi se consigue descubrir, pero ante el descrédito, Sylvia decide escapar en la misma dirección que su hermana, el ballet.
Comenzamos así la historia de Sylvia, único centro de la narración, de su recorrido por las diferentes instituciones de enseñanza, sus problemas personales frente a ella, las trabas que el propio mundo de la danza impone a sus integrantes, etc. Compañías, giras, rivalidades, todo ello se verá reflejado en los diferentes personajes que acompañan a Sylvia en este mundo: su hermana Sonia, su primera maestra, Marcia Arista (la mejor bailarina de la ciudad), Eduardo Ferguson, quien siempre creyó en ella…
Una visión que perseguir
No obstante, este mundo del baile quizá ni hubiera llegado a ser una alternativa real sin otro de los puntos que definen a nuestra protagonista. Sylvia parece tener sueños donde es capaz de ver lo malo que la rodea y el futuro que la aguarda. Con este mecanismo, y no solo con el del progreso de la carrera de nuestra protagonista, el autor ha provocado que la trama avance. Sin embargo, no termino de estar cómoda, como lectora, con este tipo de avance.
Durante la lectura conjunta muchas de las lectoras hemos acusado cierta dificultad en el ritmo del segundo tercio de la novela. Bajo mi punto de vista esto se debe al tambaleo constante que esos sueños y visiones provocan en la protagonista, que se pelea con una realidad que le indica un camino y cierta fábula, no terminamos de saber si exotérica que le guía por otro.
Una realidad a la que enfrentarse
De todos modos, no podemos decir que el autor no ha hilado bien la novela, porque aunque ese ir y venir, ese mundo del baile unido a cierta idea de predestinación y conocimiento de lo maligno que la rodea, confluye en uno de los hilos que tejerán y complicarán la carrera de Sylvia, y que, aunque en mi caso me ha parecido un poco desquiciado, se acerca, desgraciadamente, a la realidad que viven algunas compañías en la realidad. Ese hilo es la política de la Ciudad.
Para no hacer spoiler cabe decir que son muchas las figuras que a lo largo de la novela llevarán a Sylvia a enfrentarse a la idea de que toda acción cultural es una acción política, guste o no guste, y que por mucho que se pretenda mirar a otro lado el ballet en su caso supone un beneficio o no para su ciudad. Sin embargo, entre todas esas figuras habrá una que especialmente una todos estos hilos que suponen la telaraña de la vida de la bailarina, ya que, además de tener cierta relación con la política, será donde ella pueda depositar el vacío de confianza que sobreviene a Sylvia cuando su hermana se va y, además, quien ratificará la realidad de las premoniciones, lo que lleva a Sylvia a no dudar.
La política se convierte con ese personaje, y con alguno más como ya he dicho, en un entre cuasi místico que Sylvia no comprenderá o que ignorará hasta que siempre sea demasiado tarde.
La fábula del ballet
Creo que siempre es difícil entender algo que nos es ajeno si no fabulamos sobre ello y esto es lo que sucede en la novela. El autor, un gran bailarín, nos ha explicado su mundo fabulando porque es difícil comprenderlo en su intensidad total. Como novela es cierto que quizá no sea una de mis favoritas de 2020, pero sé que la voy a recordar muchísimo precisamente por esa intensidad.
El ritmo de lectura, como ya os he comentado me ha resultado desigual por los vaivenes en la trama y en la protagonista, sin embargo, al final de la novela, la solidez de la propia Sylvia, junto con los personajes que se relacionan con ella provoca que tengamos un ritmo muy ágil que nos lleva directos al final. Sobre lo predecible de la trama, tiene de todo y supongo que cada lector encontrara predecible alguno de los hilos que he mencionado. Su familia, para mí, por ejemplo, ha sido sencilla de desentrañar.
En definitiva, nos encontramos ante una novela intensa que nos contará la vida de una bailarina en toda la magnitud de sus porqués, su para qués y a pesar de qué. Espero que os animéis con ella, ya que creo que es una experiencia que es digna de recordar.

Enlace: http://ellibroenelbolsillo.b..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más