InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
05 septiembre 2018
El alunizaje del Apolo XI, el 20 de julio de 1969, fue un momento histórico para la humanidad, y es el elegido por Jacinto Rey para el arranque de su novela. Mientras muchos están pendientes de esa proeza en cuestión, otros, además, se dedican a consumar y ejecutar unos hechos tejidos hace más de veinte años en una maraña de intrigas, venganzas y barridos de conciencia, haciendo que el lector, de alguna manera, se olvide de esa efemérides, única en nuestra historia, para enfocarse en lo que quiere el autor: lo que está por venir en La noche de las medusas.

Cuando Jacinto Rey se refiere a esa noche, no es a la llegada del hombre a la luna, sino que nos retrotrae 23 años atrás, al 10 de octubre de 1945, la noche de las medusas, para así poder saber o entender hasta dónde llegan los tentáculos de estos animales que iluminaron aquella calurosa noche de octubre, pues fueron testigos y colaboradores inconscientes de un suceso que, lejos de olvidarse, ha engendrado rencores y venganzas que deben cobrarse y limpiarse. Para esta empresa en cuestión no hay mejor día para comenzar que el 20 de julio de 1969.

Serafín Leal, Bruno Grande y Andrés el puro son tres legionarios, pertenecientes a la IV Bandera de la Legión destinada en el norte de África, que coinciden en 1945 en Tánger. Estos soldados de fortuna unen sus destinos en un primer momento con el fin de sobrevivir a la guerra y a sus circunstancias, pero más tarde el destino, entre todo el barullo, les hace tropezar con un tesoro fabuloso que ayudaría a cualquiera de ellos a comenzar una vida de riquezas y posibilidades.

Ninguno de los tres está por la labor de compartir y cada cual ya tiene decidido cómo invertir esas nuevas riquezas llegadas por casualidad, lo que provoca toda una serie de acontecimientos que se amplifican y expanden en el tiempo y entre todos aquellos que, de alguna manera, llegan a tener contacto con los tres legionarios.

Así, del Tánger de 1945 nos trasladamos al de 1969, para acabar en el Madrid de ese mismo año. El autor nos relata este recorrido por medio de capítulos breves en los que se encadenan los numerosos y diversos personajes, todos ellos dispuestos en una acción donde el movimiento es constante, haciendo que la trama se aligere para que los personajes principales encajen con los secundarios en un thriller donde las intrigas, venganzas y cuentas pendientes componen el esqueleto de la historia.

La mayoría de los personajes que van apareciendo en la historia se perfilan claramente, ya sean sicarios, asesinos, mafiosos u otros. Los vemos venir, y sabemos desde el principio cuáles van a ser sus intenciones. Otros son más retorcidos; utilizan una máscara de honestidad que nos hace caer en su perímetro de influencia, y de ellos dependen los giros argumentales y sorpresivos que el autor tiene preparados a lo largo de la novela.

Al final, si se piensa en ello, estos personajes (no diré cuáles son, para que así el lector disfrute de la lectura y se haga sus propias componendas) son los más humanos y completos, pues se componen de lo bueno y lo malo que todos llevamos por dentro, y aunque justifiquen y argumenten las terribles acciones que les llevaron a hacer y ejecutar hechos perversos, estos argumentos y justificaciones no les impiden recibir la justicia universal que el autor les ha preparado. Para impartir esta justicia enviste de brazos ejecutores a otros personajes, los que a priori parecen más malignos.

A lo largo de la novela vemos cómo todo queda resuelto; los tentáculos se van extirpando, al tiempo que las intrigas y los giros argumentales iluminan el camino de la venganza gestada hace 23 años, sin con ello perder el foco y el interés de las causas y razones de cada uno de los personajes. Tal y como pasa con las matrioskas, nada es lo que parece, y de ellos surgen las peores versiones imaginadas.

En La noche de las medusas, Jacinto Rey nos regala una novela escrita con un lenguaje sencillo, donde la agilidad y el ritmo acompañan a una acción trepidante, al tiempo que los giros inesperados añaden sorpresa y deleite, haciendo que el lector absorba su lectura de un tirón.

Una novela verdaderamente recomendable. Un escritor a seguir.
Enlace: https://inquilinasnetherfiel..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}