InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Inquilinas_Netherfield


Inquilinas_Netherfield
28 marzo 2018
En Cartas a una extraña, la autora nos introduce en una historia donde la naftalina y las vivencias no resueltas impregnan toda la novela... conoceremos la historia de Berta, sus experiencias, sus pensamientos, sus razones.

Berta ha necesitado quince años para volver a su casa, los transcurridos desde que salió por la puerta hasta su vuelta, cuando muere su madre. Durante estos quince años se ha forjado una mujer fuerte e independiente, con grandes responsabilidades que ella asume como algo natural. Cuando vuelve a su casa familiar, su madre, doña Alberta, matriarca y eje direccional de la familia, ha desaparecido físicamente de la escena, pero de alguna manera se sigue percibiendo tan real como cuando existía y manejaba todas las vidas y rincones de la casa. Esto, que en principio podría parecer una liberación para Berta porque por fin podría ser capaz de clausurar una etapa que ha marcado toda su vida, al final representa todo lo contrario, pues en cuanto cruza el umbral de la casa familiar, los olores y sonidos empiezan a resquebrajar toda su pátina y la seguridad que ha acumulado durante los últimos quince años. Todos los recuerdos, los silencios y las razones afloran con mayor o menor intensidad, y Berta, a través de su monólogo interior, nos lo transmite con ese lenguaje lento, cuidado e introspectivo que Mercedes Pinto ha tejido para ella.

Quince años son muchos años. Berta ha abierto su caja de Pandora, y le está permitido acceder a todas las dependencias y rincones de la casa, lo que en principio puede parecer un afán de curiosidad y posesión. Pero ahora que es libre y no hay restricciones, ahora que por fin todo puede parecer que le pertenece, que tiene todas las piezas en sus manos y que todas las cerraduras se le han roto... ahora empiezan todas sus incertidumbres, sus dudas, sus pesadillas, porque todo lo anterior tiene un peaje y debe enfrentarse a la posibilidad o imposibilidad de asumir la historia y los misterios de la familia. Y puede que estos sean tan duros y oscuros que de alguna manera entienda las antiguas prohibiciones y restricciones, porque estas le protegían de una realidad cruda y cruel que, si la conoce, quizás le produzca un daño imposible de asumir.

Berta fue una niña que creció sin cariño, sin amor, sin comprensión maternal. Nunca supo el lugar que ocupaba en su familia, y por ello, de alguna manera, y después de quince años, quiere ocupar ese lugar. Cartas a una extraña es una novela melancólica, intimista y psicológica, en la que nuestra protagonista necesita saber y entender qué lugar ocupaba en ese universo cerrado y claustrofóbico que encerraba su hogar familiar. Todo este proceso requiere un tiempo, y por eso nuestra autora utiliza una narración lenta, cuidada y repetitiva, donde el monólogo interior prima sobre todo lo demás, donde los vínculos con el pasado son reforzados cada día a través del afloramiento de sus recuerdos y sensaciones, así como de otros descubrimientos. El título de la novela, Cartas a una extraña, supongo que se deriva de unas cartas que Berta encuentra y que están dirigidas a una persona concreta, no a una extraña; pero ella, en su necesidad de aceptación, se apodera de su historia asumiendo al final que son suyas (a mi entender no lo son para nada, tenían un destinatario concreto que no era nuestra protagonista).

En todas las familias hay secretos, y en esta además también hay esqueletos que recuerdan o vuelven para terminar o cerrar los asuntos inconclusos. Esto representa la parte de misterio y suspense de la novela; en general puede parecer que los misterios no son tan importantes para la trama, que no representan el eje principal de la novela. Pueden ser su razón de ser, pero conforme vamos leyendo no nos interesa resolver los misterios, lo que tenemos curiosidad por descubrir son las razones. al final toda la maraña de impresiones y sensaciones que ocupan los pensamientos de Berta hace que en ciertos momentos de la lectura se nos olvide el misterio, y nos perdamos en los pensamientos y enamoramientos de nuestra protagonista.

El final, a mi entender, es el adecuado. de alguna manera resolvemos los misterios, aunque muchos otros asuntos se quedan inconclusos. Estos episodios no cerrados están acordes con la manera de proceder y dirigirse de Berta; toda su melancolía, introspección e intimismo y, en definitiva, todo su monólogo interior, no podían resolverse en la últimas páginas. El balance del libro es el precio psicológico que ha pagado Berta al volver a su casa, abrir su caja de Pandora y los misterios que encierra. Estos son fáciles de intuir a lo largo de la lectura y, aunque no dejan de ser tremendos, pierden algo de relevancia porque el intimismo y la melancolía diluyen todo el suspense.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}