InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Ferrer


Ferrer
10 junio 2019
Ilegible, hijo de flauta” supone una valiosa pieza surrealista con una fábula trufada de elementos simbólico-religiosos genuinos del mundo poético de Juan Larrea, sin dejar de exhibir la impronta de Luis Buñuel. La edición del hispanista Gabriel Morelli recopila en una depurada edición las dos versiones, fechadas en 1947 y 1957, de este argumento cinematográfico y cuyo contenido muestra la existencia de influencias recíprocas entre sus autores. Ambos guiones ya fueron publicados en las revistas Positif en 1963 y Vuelta en 1980 (gracias a la insistencia de Octavio Paz), así como por Agustín Sánchez Vidal, y tienen su origen en el relato que el escritor Larrea entregó a Buñuel, quien, encandilado por su contenido poético, decidió emplearlo para realizar un filme basado en él.
A finales de 1927, Larrea escribió un relato breve en el dorso de unas invitaciones a una exposición de pintura en París de González Gamarra. Durante la guerra, el texto, que fue calificado por Gerardo Diego de “escenográfico”, se pierde, pero Larrea escribe para Buñuel al dictado de su memoria una sinopsis en enero de 1947. Por entonces, ambos eran republicanos españoles en México, exiliados de sí mismos.
Los estudios de “Ilegible, hijo de flauta” coinciden en que la de 1947 es fruto de la mutua colaboración entre Buñuel y Larrea. En esta primera, la huella del de Calanda es más tangible por su contenido surrealista. En cambio, en la segunda versión (1957), el poeta bilbaíno, ayudado por su hija Luciane, añade ocho nuevas escenas “dotadas de un acentuado simbolismo que rebaja el carácter fílmico”, según Morelli, ante la necesidad comercial de rodar un largometraje. Precisamente es una escena, la de Los testigos de Jehová, que Buñuel no admite, la que contribuye a que el proyecto no cuaje a pesar de las diversas intentonas. Larrea, ya fallecida su hija en accidente aéreo, no quiere renunciar a uno de los mejores “tuétanos” de la película.
Para Larrea el filme debe transmitir el “deseo de un concepto de vida y cultura que contraste con el modelo de civilización moderna”. Sin embargo, Buñuel difiere del concepto de éste de realidad, de arte, de surrealismo y no considera como suya la segunda versión por los añadidos “elementos simbólicos que no me gustan”. Finalmente cabe destacar la feliz inclusión en el presente volumen de valiosa correspondencia, del guión de la adaptación fílmica de Buñuel y de varias escenas de Larrea, todo ello inédito hasta ahora.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}