InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Homolectus


Homolectus
23 noviembre 2020
Esta es la primera novela que leo de Ursula K. le Guin. Hasta hoy vengo a saber de lo que me estaba perdiendo y espero recuperar el tiempo perdido sin ella, tanto de su obra de ciencia ficción como de fantasy, dos géneros en los que fue bastante prolífica y entre los cuales se movía con facilidad y de manera más que genial. Ventajas del asunto: Hay otras novelas que exploran el Ecumen y que seguramente ampliarán este maravilloso mundo.

Genly Ai es un enviado del Ecumen, algo así como una agrupación de planetas con el objetivo de mejorar las relaciones comerciales y tecnológicas entre ellos, a un planeta llamado Gueden, que para el Ecumen es llamado Invierno por estar atravesando un periodo de glaciación. Pero acá no terminan las peculiaridades de Gueden, pues sus habitantes resultan ser ambisexuales, término al parecer acuñado por el Ecumen para indicar la condición especial de estos seres: tomar una identidad sexual (macho o hembra) solo durante una semana al mes y el resto del tiempo ser una suerte de ser neutro.

El novum de la novela es precisamente ese: ¿qué pasaría si existiera una sociedad no binaria? Esta pregunta dará paso a múltiples interpretaciones, quizás erradas, pero no por ello menos interesantes. de este modo se abre espacio a una sociedad sin guerra al brillar por su ausencia tantos “valores” masculinos que han imperado dentro de una sociedad como la terrícola, una sociedad abierta a entender el todo y al individuo como parte de esa totalidad, como complemento. Por el otro lado de la moneda nos encontramos con una sociedad atrasada tecnológicamente en comparación con los demás planetas miembros del Ecumen, con tecnología básica que solo les permite comunicarse entre ellos y que no acorta las distancias tan exitosamente como la disponible en otros planetas, en los cuales sí ha habido guerras y por ende los avances tecnológicos propiciados por ella.

Junto con esto, el efecto que produce conocer por primera vez a un nativo de Gueden da pie para pensar muchas cosas e intentar encontrar una respuesta a su naturaleza: ser sexualmente neutros casi que tres cuartos del tiempo de sus vidas no es algo que sea visto con mucha naturalidad por el Ecumen y que da pie para pensar que, en realidad, los nativos del planeta no son producto de la evolución, sino una suerte de experimento de ingeniería genética para observar el efecto de una sociedad que carezca de esta identidad y alrededor de la cual gire los demás temas de esta. Esto lleva a que Ai sea visto como el raro, como el extraño y que suene loco para ellos imaginar una persona que tenga su sexualidad biológica definida el 100 de su tiempo. Este asunto de quién resulta el extraño a los ojos de quién hay un pasaje realmente maravilloso en la novela en que esta perspectiva cambia 3 veces en no más de una página, un maravilloso juego de otredad literaria.

Si bien los guedenianos tienen esta particularidad de ser “iguales” la mayoría del tiempo, esto no los hace querer ser homogéneos con todos los demás, ese es el principal temor que tienen sobre la propuesta de Ai, el perder su identidad no solo como sociedad, sino también como individuos. Sé que puede sonar paradójico leer esto sin haberse leído la novela, pero quizás lo pensemos solamente desde nuestra perspectiva rutinaria y altamente homogenizada en la que nos vemos inmersos en la actualidad, quizás allá afuera quede alguien que no quiera ser igual a todos los demás para intentar encajar y que sea capaz de ver los rastros de identidad que queden en los seres vivos.

Si bien menciono a los guedenianos como si el planeta fuera una gran ciudad que solo está habitada y gobernada por unos cuantos, lo cierto es que ante nosotros tenemos un planeta con diferentes culturas, cada una con sus propias creencias, leyes y formas de gobierno particulares: Karhide es una monarquía y Orgoreyn una suerte de asamblea. Ambos también con niveles de avance tecnológico diferentes, su propia lengua, su manera de vestirse, de comer y de controlarse. Esto es un poco diferente a lo que he visto hasta hoy en la ciencia ficción, pues comúnmente es una sola cultura que habita todo el planeta o hay una batalla entre las dos culturas opuestas que habitan el planeta por imponer una hegemonía sobre la otra.

Con una narración sutil que de a pocos va introduciendo los elementos de la historia, el planeta y los personajes, Ursula propone una historia un poco fuera de lo que uno quizás espere la mayoría del tiempo de una novela de ciencia ficción, pero que refleja en muchos aspectos tanto textuales como hipertextuales, la naturaleza de la sociedad que la autora quiere plasmar en sus páginas. La narración es contada por crónicas, diarios y leyendas orales que van dando cuenta de las vivencias de los personajes. de esta forma se les da voz a otros personajes y se incluyen múltiples aspectos de los habitantes de Gueden que de otra forma resultarían aburridos y superfluos. Así, no resulta tan causal el intercalo entre las entradas de los diarios y los relatos, pero todo esto se descubre conforme se va leyendo, una vez se tienen ambos cabos sueltos en la mano.

Esto, junto con la naturaleza de los personajes hace que la historia narrada sea diferente a lo que el género está acostumbrado a dar. Acá no hay guerras, no hay naves espaciales viajando por toda la galaxia en menos de lo que uno pasa la página, no hay armas láser que se disparan a diestra y siniestra ni extensiones más allá de toda lógica posible sobre alguna realidad científica. Esto hace que quizás la novela no sea muy adecuada para alguien que no haya explorado el género y que justamente llegue buscando los elementos ya mencionados, porque incluso para alguien que ha viajado ya en el género resulta incómodo el sentirse por momentos perdido e incluso no lograr adivinar el hilo conductor que se esconde detrás de lo que se cuenta. de esta forma tanto el lector como Ai viven el viaje y el descubrimiento de Gueden: Una exploración sobre la naturaleza de sus habitantes, sus limitaciones, capacidades, tensiones y temores que les produce conocer alguien diferente a ellos.

La novela va a devenir en un viaje para salvar la propia vida, para probarse que tan fuerte es el personaje, para probar la angustia, el trato por ser diferente, por sobrevivir y junto con ello recuperar el honor del amigo, algo tan importante en una sociedad donde lo único que te hace diferente de los demás son tus actos y las consecuencias de ellos.

Con todo lo demás y con otros temas que explora la novela y que mejor dejo que cada uno descubra por su cuenta, me sigue pareciendo un poco necio de parte de algunos creer que el género de la ciencia ficción es un género vacío, escapista y que solo va de moda, junto con sus hermanos: el terror y el Fantasy. ¡Necios!

P.S.: Seguiremos buscando un planeta libre de burocracia, porque en Gueden abunda y puede llegar a ser peor que la terrícola.
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más




{* *}