InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Ferrer


Ferrer
08 December 2019
El zamorano Julio Fernández Peláez (Manzanal de Arriba, 1963), formado en la ESAD de Galicia en dirección e interpretación, tiene una trayectoria más dilatada, puesto que en 1996 estrenó en la madrileña Sala Triángulo su pieza Despistes. Sus obras han sido galardonadas en diversas ocasiones, la última el V Premio Cuenca a Escena 2019 por Sembraré recuerdos, y desde 2011 (la tragicomedia Filamentos de tiempo en Ediciones Irreverentes) viene dando a la imprenta sus textos dramáticos, como Manifiesto capitalista para destrozar corazones sobre la descomposición afectiva entre Rosa y Margarita y Mecanismo para un viejo psiquiátrico y 7 locos auténticos. Es el responsable de la editorial Ediciones Invasoras y de la compañía Anómico Teatro. Suhaila, IV Premio Dulce por Amargo de la ESAD de Asturias, es una obra protagonizada por Suhaila, una chica con muletas, con una sola pierna, una Casandra mutilada. “La tierra no es un manto de leche” dice Suhaila, porque su tierra es la única que es fértil, una situación de privilegio que genera un inevitable conflicto, agravado por la rebeldía y el inconformismo de la joven. Un semillero de desesperación son las tierras yermas de un pueblo, anclado en la anquilosada tradición y que tiene que emigrar para sobrevivir, como emigra Bae en la obra antedicha de Nieto. Suhaila tiene pretensiones: “Quiero llegar a ser maestra. Una maestra ambulante. Tendré mi propio transporte y fundaré una escuela móvil para poder llegar a todos los lugares donde haga falta” y es “como un pez contracorriente, como un pájaro en contra del aire”. Suhaila alza la voz, como la alzó el ibseniano doctor Stockmann, pero no hay un heroísmo colectivo numantino, sino un asfixiante mundo rural (como el de Sembraré recuerdos) tan intolerante con la novedad como desconfiado con lo desconocido o impotente ante lo imprevisto, con unos personajes que soportan las dolorosas adversidades y la incómoda incertidumbre con las manos vacías. El odio y la venganza harán el resto. La literatura de Julio Fernández se desenvuelve entre los límites del lenguaje porque la ficción consiste no solo en lo que se muestra o cuenta, sino también en lo que no se dice, en lo omitido, lo callado en la transición entre escenas y en ese silencio reside parte del valor del texto del dramaturgo zamorano, que insiste en la importancia de la libertad.
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más