InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de marquez2393


marquez2393
19 julio 2019
"Estas ruinas que ves" es quizá la novela más autobiográfica del autor. Su título es por demás llamativo, pero ¿a qué hace referencia? El primer capítulo nos introduce a la ciudad donde se desarrolla la novela, Cuévano, la capital del Estado de Plan de Abajo. al leer las características de ella nos percatamos que la mencionada es Guanajuato y su Estado homónimo. A lo largo de la novela, el lector que conoce la ciudad identificará a la Basílica de Nuestra Señora de Cuévano como la de Guadalupe, al teatro referido en la novela como el Juárez, a su Universidad como la tan afamada del Estado, el Paseo de los Tepozanes con el de la Presa, la Plaza de la libertad (y su estatua) como la Plaza de la Paz, pero la lista podría ser larga... En el citado capítulo encontramos
"—Esto que ve usted aquí —le dicen al visitante— no es más que rastrojo de lo que fue.
A lo que el recién llegado debe responder:
— ¿Pero cómo rastrojo, si esta ciudad es una joya? "
He ahí la clave del título, estas ruinas que ves tú, visitante son una joya, es decir la bella ciudad de Guanajuato, encontramos que el título es la misma ciudad la cual es un personaje más. Alejándonos de la urbe, misma que constituye el objeto de homenaje, y censura al más puro estilo de comedia (la novela bien podría ser una obra teatral cómica de Ibargüengoitia, o bien pudo ser escrita como guion) La trama es la siguiente:
Un intelectual cuevanense (que parece ser el mismo autor) Francisco Aldebarán, regresa después de muchos años de vivir en la Capital del país a su ciudad natal para impartir clases de literatura en la Universidad pública estatal de Plan de Abajo. En ella entablará amistad con otros profesores, Enrique Espinoza que imparte filosofía (su nombre es una clara alusión a Baruch Spinoza), Isidro Malagón (en su obra teatral “El atentado” existe otro personaje también llamado Malagón) profesor de Historia quienes serán sus compañero de bohemia nocturna en la ciudad. Aldebarán queda enamorado de Gloria Revirado, vecina suya, joven y guapa, alumna de su clase de literatura medieval, quien a ratos parece insinuar un débil flirteo a pesar de estar comprometida con Carlos Mendieta, un vendedor de computadoras que espera cerrar un trato con el gobernador para casarse con ella.
La trama avanza narrando las aventuras y desventuras de Aldebarán y sus amigos por las adoquinadas y escarpadas calles de Cuévano, mientras intenta voluntaria e involuntariamente ganarse a Gloria, de quien nunca es impedimento moral su compromiso con Mendieta, pero ojo, si lo es cuando se entera que nació con una arteria defectuosa que convirtió su corazón en un órgano de proporciones descomunales, mismo que explotará al primer orgasmo. He aquí cuando los personajes empiezan a hilar una trama más compleja, que involucra infidelidades amorosas y sexo. Para culminar finalmente, de forma sugerente como un eterno retorno de la primera aventura sexual de Aldebarán.

Quizá hoy día pueda el público pueda verse muy sensible frente al libro, pues al desarrollarse en el siglo pasado refleja claramente el machismo mexicano de la época. La mayoría de los personajes femeninos se encuentran recluidos en las paredes de la casa de su marido, la madre de Gloria, Elvira Rapacejo, y la esposa de Espinoza, Sarita. Aunque somos testigos de la nueva mujer que emerge del medio siglo, perteneciente a la clase media acomodada y que logró acceder a la educación universitaria, a la lic. En letras hispánicas, que constituía en el México de mediados de siglo XX la carrera típica de las “niña bien”, que en este caso encarna perfectamente en el personaje de Gloria, pero ojo, a pesar de ello no cae en los clichés, como la frivolidad o el esnobismo intelectual.
En contraposición, los personajes masculinos tienen una vida activa en la calle, el territorio de hombre por antonomasia, lo público. En él realizan sus actividades económicas, ejercen sus profesiones, médico como el padre de Gloria, o la docencia en el caso de Francisco y sus amigos. Ellos los hombres pertenecen a la calle y pueden estar seguros en ella, incluso de noche bajo el calor de los anticuados faroles cuevanenses.
Existen tres capítulos particulares en la novela, el primero, que introduce al plano geográfico, el quinto “apuntes” que introduce un subcapítulo intitulado “geografía histórica” que describe lugares esenciales en la trama y el sexto “la casa de los inventos” con el subcapítulo “Del catálogo de ideas fijas cuevanenses” una mordaz sátira de costumbres y palabras usadas en Cuévano .
Demás está mencionar el humor negro del autor, que no dudo que provocará más de una risa en el lector. de igual forma podemos mencionar el erotismo, un tópico recurrente en su obra. Humor, erotismo e historia, bajo esos temas podríamos englobar la obra narrativa de Ibargüengoitia.



Enlace: https://mancerinaliteraria.t..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}