InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Celeste_Cruz


Celeste_Cruz
20 enero 2020
Hipo Horrendo Abadejo III es el primogénito del jefe del pueblo de los gamberros peludos, una aldea asentada en Isla Mema. Sin embargo, no se parece en nada a su padre y líder Estoico el Inmenso. Es todo lo contrario a lo que se espera de un futuro jefe, débil, largirucho. Todo lo contrario a su primo, Patán Mocoso. Este guerrero valiente y fuerte sueña en silencio con sustituir a Hipo en un futuro y convertirse en el jefe de la tribu en su lugar.

La historia de Hipo se nos presenta en pleno entrenamiento de Bocón y se nos explica que los dragones se capturan y entrenan para usarlos como ayuda para los pescadores u otros menesteres necesarios en la vida cotidiana de los vikingos. Este punto ya es divergente del film, pues en la película nos narran desde mucho tiempo atrás, cuando la guerra entre dragones y vikingos era constante e intransigente. Sin embargo, aquí los dragones se nos presentan como bestias que ya han sido domadas. El entrenamiento de dragones funciona de forma parecida a cómo vemos en la película. Aquí, pasar la prueba implica convertirse en un miembro con pleno derecho de la tribu. En su versión animada se planteaba más bien como un ejercicio para demostrar el valor y la capacidad en combate, así como para "convertirse en un verdadero vikingo" que podrá derribar dragones y garantizar no solo su propia seguridad en la lucha, sino la de sus vecinos.

La historia de Cowell se basa en las experiencias de la autora, ya que ella creció en una especie de Isla Mema, donde al no haber excesivo entretenimiento, era factible que su mente y creatividad vagaran libremente en busca de la construcción de CEATD.

Volviendo al entrenamiento, Hipo (al que Bocón ha puesto al mando) y su equipo deberán entrar en una cueva y capturar su primer dragón. Este será su compañero de por vida y con él tendrán que pescar, pelear etc, por lo que deben escoger una buena raza que sirva para los propósitos del vikingo que se va a convertir en su dueño.

La prueba consiste en entrar en el vivero de dragones donde unos tres mil ejemplares están hibernando. Una vez allí, sin hacer ruido para no despertarlos, cada vikingo debe escoger uno y guardarlo con cuidado en su cesta. Algo curioso que me llamó la atención es que en el libro, el chico que más sabe de dragones es Hipo ya que "siempre le habían fascinado esas criaturas. Pasaba largas horas observándolos en secreto [...] Y lo que Hipo había aprendido sobre dragones le hacía pensar que entrar en una cueva con tres mil dragones dentro es un acto de locura". Aquí Hipo toma el papel de "sabiondo" que le corresponde a Patapez.

Como no podía ser de otra forma, su pequeña incursión al vivero de dragones termina mal. El pobre Patapez harto de ser un segundón trata de conseguir un buen dragón (un nader mortífero, en concreto), provocando con su torpeza que toda la cueva se despierte y los dragones vayan detrás suya, mortalmente peligrosos. En su huída, Hipo decide darle su dragón a su amigo ya que este no ha logrado capturar ninguno (cosa que Hipo sí había conseguido, ni él mismo se explica cómo). Tras escapar por poco de una muerte segura (con ayuda de Bocón), Hipo se responsabiliza del desastre del vivero, lo que provoca que toda la ira de Bocón recaiga sobre él.

Una vez superada la primera parte de la prueba consistente en la captura del dragón (al final Hipo ha logrado capturar otro), toca leerse el libro titulado ¿Cómo entrenar a tu dragón? del profesor Yebbish para hacer precisamente eso, entrenar a sus dragones. En dos semanas sus dragones despertarán y tendrán cuatro meses para entrenarlos y que estén listos para la celebración de Thor, día en que se realizará la última fase de su prueba y podrán ser considerados "gamberros" de Isla Mema.

Así que Hipo, Patapez y el resto de futuros guerreros se ponen manos a la obra. Hipo y Patapez le echan un vistazo al famoso libro. Se encuentran con la sorpresa de que consta de una sola página. El único truco para entrenar dragones es gritarles. Hipo se desanima ya que también es un inútil en eso, así que no tiene más remedio que entrenar a su dragón a su manera.

Cuando este despierta, descubre con espanto que no solo se trata de un dragón común o de jardín (la raza más básica y simplona) sino que, además, no tiene ni un solo diente, provocando que sea el hazmerreír de todos los muchachos que comparten la iniciación con él y que Patán Mocoso, en su infinita amabilidad, bautice al bicho como Desdentado (sí, con "d"). He aquí otra de las diferencias. No solo la raza varía, sino que en la película Desdentao tiene dientes retráctiles, mientras que en el libro directamente no tiene. La personalidad juguetona del dragón que nos recuerda a un gato aparece aquí. Lo primero que hace nada más despertar es exigir comida (peces) y cuando Hipo en dragonésle dice que no (existe un idioma para hablar con los dragones pero solo él lo conoce) persigue a Violín, el gato del vikingo. A Desdentao le gusta recibir atención y caricias y es la técnica que prueba Hipo con él al comprobar que lo de controlarlo mediante gritos no va con el pequeño dragón. Así que decide hacerse su amigo. En la película esto lo desarrollan mucho más, incidiendo reiteradas veces en el hecho de que la única forma de ganarte a un dragón es mediante la confianza mutua, estableciendo una conexión con él.

Hipo tiene que lidiar con un dragón descontrolado que no le hace caso en lo absoluto para su desesperanza. Prueba con diversos métodos de aprendizaje pero mientras que los dragones del resto de chicos ya son capaces de pescar, Desdentao lo máximo que hace es revolcarse en el barro. al final, fruto de la desesperación, decide contarle chistes. Lo más sorprendente es que funciona. Entre eso y la evidente rivalidad que surge entre este y Gusano de fuego (el dragón de Patán), Hipo consigue que su dragón de jardín (un soñador desdentao procedente de la realeza para Estoico. Patapez mintió sobre su raza para ayudar a Hipo al ver la decepción del gran jefe por el dragón que había escogido su hijo) pesque a cambio de chistes.

Y por fin, después de los esfuerzos, llega la celebración de Thor, el día que los jóvenes vikingos que desean pertenecer a la tribu deben demostrar qué han aprendido sus dragones y el resultado de las horas de entrenamiento dedicadas a estos reptiles. A partir de aquí entramos en el desenlace del libro. Este no dista mucho de su versión en la pantalla, así que es tu decisión si seguir leyendo a partir de aquí o no. al final de la entrada encontrarás las diferencias entre el libro y la película por si quieres pasar a ese apartado directamente. Es tu decisión, lector. Si no has visto la película te recomiendo encarecidamente que dejes de leer.

Toda la aldea se reúne en torno a los futuros guerreros, dispuestos a contemplar el espectáculo (con risas incluídas al ver quién es el hijo del gran Estoico el Inmenso y acentuadas al ver al diminuto Desdentao volando a su alrededor, cuya característica más notable era ser extraordinariamente pequeño). Desdentao, que no estaba dispuesto a dejarse mangonear por Gusano de fuego, se envalentona con este, provocando que ambos se enzarcen en una pelea a la que pronto todos los dragones de la exhibición se unen. La iniciación termina siendo un desastre (el pobre Desdentao pierde el único diente que le ha crecido en todos esos meses) por lo que por unanimidad, Estoico y el resto del jurado deciden exiliarlos a todos por no ser capaces de controlar a sus propios dragones.

No obstante, la depresión y el pesar que sienten al no haber pasado la prueba (por culpa de Hipo) es sustituida en seguida por la amenaza de un Giganticus Maximus Acuaticus (mejor conocido como Muerte Verde cuya semejanza a una montaña es más que evidente) varado en la playa. Pronto descubrirán que no hay solo una de estas criaturas en Isla Mema, sino dos. El otro es un Muerte Púrpura. de nuevo estamos ante otra escena que varía, pero desarrollemos primero este final. Los muchachos junto a sus dragones se disponen a ayudar a expulsarlos de la playa. Hipo es el mejor conocedor de estos animales por lo que elabora un plan de acción para deshacerse de ellos eficazmente.

Los gamberros peludos irán a por el Muerte Verde mientras que los cabezas cuadradas (la otra tribu que celebraba su iniciación junto a estos últimos) irán a por el Muerte Púrpura. La estrategia consiste en elaborar bombas con ropa y plumas de gaviotas para incomodar a los dos dragones y enfrentarlos entre ellos, engañándolos para enemistarlos y que luchen. Así pues, la idea de Hipo da resultado y ambos se enzarzan en una terrible y sangrienta disputa, dándose muerte mutua.

O eso creían los vikingos. Pero el Muerte Verde a pesar de estar muy malherido sigue vivo y su intención es devorar a Hipo, pues sabe que él ha sido el causante de su destrucción. El vikingo es atrapado por el dragón y tragado. Por suerte para él, se queda colgando de una lanza clavada en la garganta del gigante aunque sabe que va a morir inevitablemente. Desdentao lo observa todo desde la lejanía. al igual que el resto de dragones, huye lejos de Isla Mema. Los vikingos han perdido y los dragones han recuperado la libertad. Sin embargo, algo en su interior hace que el pequeño dragón de jardín no pueda simplemente abandonar a Hipo. Así que se arma de valor y ataca al Muerte Verde, introduciéndose en sus fosas nasales para molestarlo. le hace estornudar y así consigue que expulse a Hipo por la nariz (¡puaj!). Aún así, el dragón todavía no ha dicho su última palabra y vuelve al ataque, dispuesto a incinerar Isla Mema. Pero gracias a Hipo, esto no llega a suceder. Debido a su gran conocimiento sobre estas bestias, cuando estaba en el interior del Muerte Verde descubrió los agujeros por los que sale el humo y los taponó con su casco de vikingo, haciendo así que cuando este trata de emitir una llamarada, explote. Los jóvenes se han ganado a pulso pertenecer a la tribu. A ser parte de su aldea y de su pueblo.

Todo el libro está acompañado de ilustraciones hechas a lápiz que se asemejan a los dibujos que puede hacer un niño de corta edad. Incluye una representación del libro Cómo entrenar a tu dragón del profesor Yebbish y fichas técnicas de las razas que aparecen.


Al igual que sucede con la película, a pesar de estar catalogado como una lectura para los más pequeños, los grandes pueden disfrutarlo y mucho. Es un cuento que recomiendo encarecidamente, sobre todo si sois fans de la película. Cowell nos adentra en un mundo mágico plagado por criaturas míticas desde un punto de vista muy peculiar y que hará las delicias del lector, independientemente de su edad. Asimismo, nos enseña lecciones que debemos aprender y que está bien inculcar a los benjamines. Junto a Hipo, descubrimos que no hace falta ser el mejor o cumplir las expectativas de los demás para hacer grandes cosas. Solo tenemos que ser nosotros mismos y demostrar de lo que somos capaces. Tus debilidades para los demás pueden ser tus virtudes. La inteligencia y el buen corazón infravalorado de Hipo serán sus mayores aliados para enfrentarse al enemigo. No necesita ser fuerte y musculoso para ser un gran guerrero. En la película se refuerza su afinidad con el dragón y esto me gusta mucho. Sí es cierto que en el libro se adopta un tono más divertido y de juego, pero creo que lo que DreamWorks nos ha mostrado es simplemente hermoso e increíble. También ha dotado la animación de un toque dramático espectacular del que carece el libro, creando así un contenido válido para un público más adulto y siendo un gran ejemplo de superación y amistad para los niños.

Creo que tanto la película como el libro son increíbles. No son un mero entretenimiento sino que echan raíces en nuestra conciencia y nos remueven por dentro, ilustrándonos en unos valores y una moralidad que a veces olvidamos. He disfrutado palabra por palabra de la obra de Cowell y casi sentí decepción cuando lo terminé. Me ha hecho reír y que en alguna ocasión se me encogiera el corazón. Es cierto que tiene menos fuerza que la película y que no emociona tanto como esta, aunque quizá se deba a que estoy acostumbrada a esa carga dramática que he comentado antes, pero aun así, el libro es capaz de despertarte sentimientos y de tocarte el corazoncito con las aventuras de Hipo y Desdentao. Quizá mis sentimientos por esta saga son demasiado fuertes y escribo esto rebosante de feels (que también), pero de verdad que si tenéis la oportunidad de que esta pequeña joya caiga en vuestras manos, os la leáis. Es de esas cositas que merecen la pena. Y mucho.
Enlace: http://notodoesfantasia.blog..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}