InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Bibliotecariarecomienda


Bibliotecariarecomienda
25 febrero 2019
Decir que estoy encantada de que Principal de libros haya seguido apostando por esta serie es poco, estaba desesperada por saber más del universo tan dramático y tan duro creado por Tillie Cole y por saber más sobre los personajes que anteriormente conocimos en No soy yo reseña aquí.

Salvada es la segunda entrega de la serie Los verdugos de Hades de la autora Tillie Cole, una serie que ya lleva más de siete entregas y varias historias cortas publicadas en inglés. En ella se unen mundos tan distintos y opuestos como son los clubes de moteros y una peligrosa secta religiosa. La historia de este libro está muy ligada a los hechos ocurridos en No soy yo, por lo que personalmente recomiendo su lectura para poder entender mejor quién es quién y alguna de las cosas que ocurren en esta entrega en la que conoceremos la historia de Delilah, una de las hermanas Malditas y Ky, vicepresidente de los Verdugos.

La historia comienza poco después de donde terminó la primera entrega.

Tras el asalto a la comuna de la Orden, Delilah y Maddie han sido rescatadas y puestas bajo la protección de Los verdugos de Hades. Ambas están aterradas y, a pesar de que su hermana Mae (No soy yo) intenta hacerles comprender este nuevo mundo, para ellas no es fácil entender nada de lo que ven a su alrededor, por lo que permanecen constantemente asustadas y encerradas en el apartamento de Styx las veinticuatro horas del día.

Sobre Kyler, vicepresidente del club de moteros Los verdugos de Hades, recaerá la tarea de cuidar Lilah y mostrarle el mundo exterior para intentar que se vaya adaptando a él, cosa que a él no le hará mucha gracia. Poco a poco se irá ganando la confianza de la muchacha a la vez que intenta que vaya conociendo el mundo a su alrededor, pero aunque no será nada fácil, con el trato diario se irán despertando sus sentimientos y su instinto de protección hacia ella.

A sus seis años Lilah es arrancada de su familia y señalada como Maldita y trasladada a la comuna del Profeta David. Desde su más tierna infancia a Lilah le han dicho que su belleza es la causa de la tentación de los hombres, que tiene al diablo dentro de ella y que es una tentadora que seduce a los hombres y los lleva a cometer el pecado de la lujuria. Lilah es una mujer totalmente aferrada a su fe, las creencias que le han inculcado desde niña son lo más importante para ella. Está realmente dañada y no sé yo si una persona que haya pasado por lo que ella ha pasado podría superarlo sin ayuda profesional. No acepta la vida fuera de la comuna y quiere volver a lo que le es familiar, la vida en la Orden, por lo que ha diario reza para que sus hermanos vengan a rescatarla. La presencia de Ky la desestabiliza, pues la atracción y los sentimientos que le despiertan van en contra de todo lo que cree y ponen en peligro la salvación de su alma y todo lo que este le enseña amenaza con tambalear la firmeza de sus creencias.

Kyler «Ky» Willis es el mejor amigo y mano derecha de Styx, el presidente de los Verdugos de Hades, como vicepresidente está acostumbrado a que todo el mundo obedezca sus ordenes y a conseguir siempre lo que quiere. Es sumamente atractivo y lo sabe. Su padre lo educó para que fuera un Verdugo e hiciera lo que quisiera, que viviera por y para el club y disfrutara de todas las mujeres que lo rodean, pero que nunca amara a una. Pero eso está a punto de cambiar, desde el momento en que Ky ve a Lilah salir del agujero está jamás se apartará de sus pensamientos. En principio, para él es una obsesión que se cura con un polvo fácil, una tía más a la que tirarse, pero Styx le pondrá los puntos sobre las íes y le ordenará cuidar de la aterrorizada Lilah, así que, a regañadientes, le tocará hacerse cargo de introducirla en el mundo.

No va a ser una relación fácil para ambos, pues Ky tendrá que resistirse a sus impulsos, y Lilah a la atracción que siente por Ky y que va en contra de todo en lo que cree.

Hay que entender que ambos protagonistas son producto de la educación que han recibido.

¿Cómo se puede diferenciar lo que está bien con lo que está mal si no tienes forma de comparar, si desde que naciste te han criado con unas ideas determinadas en las que crees ciegamente, creyendo que las cosas que te pasan son culpa tuya por ser como eres, y que la única manera de salvarte es ser obediente y sumisa y aceptar todo lo que te ordenen tus mayores? ¿Cómo saber que la forma que tienes de relacionarte con los que te rodean está mal, si desde pequeña te han mantenido aislada y te han dicho que lo que te hacen era lo que tenías que hacer para salvar tu alma? ¿Cómo considerarte alguien de valía, cuando lo único que perciben es tu apariencia, algo que te han dicho que es lo que te hace mala y hace pecar a los demás?

Pues eso es lo que le pasa a Lilah, cree a ciencia cierta y con los ojos cerrados todo lo que le han inculcado desde niña, tiene tan interiorizada la educación recibida que para ella no hay nada más. Su padre abusaba de ella, pero ella no era consciente, ya que pensaba que ese "trato especial" que recibía era porque la amaba más que al resto de sus hermanos. Desde niña ha sido apartada de todos, teniendo solo contacto con sus hermanas Malditas y los ancianos de la Orden que las hacían participar en los «intercambios divinos» para purificar sus cuerpos y almas. Para ella lo que le hacían no estaba mal, era un sacrificio necesario para demostrar a Dios que era digna de ser salvada.

A estas mujeres les arrancan sus nombres, sus identidades y las crían con unas ideas que las culpabilizan por ser como son, las hacen ver que no valen nada y que todo lo malo que ocurre a su alrededor es por su culpa, y ellas, que no conocen nada más, obviamente se lo creen.

Si bien Ky es el personaje en el que más evolución he visto durante la historia, es Lilah la que lleva todo el peso, convirtiéndose en protagonista absoluta de la historia. ¿Podrá Lilah superar el pasado y los abusos a los que la han sometido desde niña? Pues os puedo decir que realmente no va a ser algo fácil.

Si pensabais que los Verdugos habían acabado con la Orden en este libro vamos a ver que no, sigue más viva y fuerte que nunca y decidida a recuperar a las mujeres que les robaron, sobre todo a Mae que debe cumplir su destino, casarse con el Profeta Caín y cumplir la profecía.

La Orden es una sociedad que demuestra hasta que punto puede llegar la maldad del ser humano, llena de asesinos, psicópatas y pederastas, entre otros, que se valen de la religión para hacer su voluntad, la retuercen y modifican para adaptarse a sus deseos y ampararse en la palabra de Dios para hacer que los demás hagan lo que a ellos les viene en gana. A esto tenemos que sumar la llegada del Ku Klus Klan que se aliará con la Orden en su lucha contra los Verdugos.

Como es habitual en este tipo de libros los moteros tienen su propio lenguaje que resulta vulgar y grosero y muy, muy machista, pero si habéis leído anteriormente libros sobre estos clubs es como suelen expresarse, así que yo suelo leerlos con la mente muy abierta, pero realmente ha llegado a tocarme un poco las narices la cantidad de veces que he leído la palabra "zorra", y es que para estos hombres las mujeres se dividen en dos clases: las Damas (sus novias o esposas, la mujer elegida para la eternidad) y las zorras (el resto de la población femenina del mundo).

Curiosamente y a pesar de ser un libro con alta carga erótica los protagonistas solo tienen dos encuentros sexuales y cuando ya está bien avanzada la trama. Claro que hay que entender que Lilah está muy muy jodida y Ky no es tan capullo como parece cuando abre la boca, así que podréis encontrar mucha tensión sexual contenida durante toda la historia.

Hay muchísimos secundarios entre los Verdugos, pero Flame es uno de los que más me han intrigado y que me ponen la piel de gallina. Está muy mal el pobre, más de una vez me he planteado que no sería mala idea que los Verdugos reclutaran a un motero psiquiatra, les vendría bien a más de uno. Flame y Maddie serán los protagonistas de la tercera entrega de esta serie y no sé yo que bien le podrá hacer Flame a Maddie dado lo tocado que está este hombre, pero espero que Principal nos dé pronto la oportunidad de descubrirlo.

El libro tiene trescientas cuarenta y nueve páginas divididas en prólogo, veintitrés capítulos y epílogo más otro sobre el profeta Caín que nos aventura que no está dicha la última palabra. La pluma de la autora sigue siendo ágil, adictiva y extremadamente impactante, con una historia desgarradora pero abierta a la esperanza que se lee muy rápido. Me ha chirriado un poco el exceso de citas bíblicas, pero dado la naturaleza de la protagonista supongo que sería adecuado para ver hasta el punto que la religión llena su vida, y también me ha resultado algo complicado el que dos personas con formas de ver la vida tan opuestas puedan acabar juntos y felices, no sé yo si el No matarás de Lilah puede casar bien con el le aplasto la cabeza y me quedo tan ancho de Ky, el futuro lo dirá.

Desde luego puedo deciros que no es un libro apto para personas sensibles. Tiene momentos muy duros de violencia, abuso sexual y violaciones, y ha llegado un punto que no he podido evitar llorar de impotencia por todo lo que sufre la pobre Lilah... su sufrimiento se hace tuyo y terminas sufriendo tanto como ella. Espero haber podido reflejar lo que el libro me ha hecho sentir y no haberos lanzado una sucesión de ideas inconexas sin sentido.

Salvada es una historia emotiva y desgarradora que te sumerge en la oscuridad, con unos personajes complejos y una historia sobrecogedora de sufrimiento extremo, pero con un amor intenso y puro que redime sus almas y nos mantendrá en vilo y pegadas a sus páginas hasta el final.
Enlace: https://bibliotecariarecomie..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}