InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de pasiondelalectura


pasiondelalectura
26 marzo 2021
Totalidad sexual del cosmos (2019) me atrajo por su título metafísico y retador, y cuando comprendí que era la biografía de una mujer mexicana, artista y pionera en muchas cosas, quise leerlo.

El título es la cita literal de un poema de la mexicana, musa de este libro, Carmen Mondragón o Nahui Olin, su pseudo de artista : Quiero que me destruyas mientras te destruyo, no hay ayer ni hay mañana, solo esta totalidad sexual del cosmos que habitamos y donde todo es uno y sólo uno: el daño y el placer son uno, la vida y la muerte son una, tú y yo somos uno.

Nahui Olin viene del nahuatl y quiere decir movimiento perpetuo (o cuarto movimiento del sol, el poder del sol para hacer girar a los planetas, el movimiento renovado de los ciclos del cosmos), en todo caso tiene que ver con el sol, lo que se adapta muy bien al aspecto « solar » de esta bella mujer. En los años 20 se comenzó a llamar nahuis a las mujeres que osaban desnudar los hombros ! y Carmen Mondragón osó desnudarse entera.

Carmen Mondragón (1893-1978) fue una pintora, escritora y poetisa mexicana, pero fue ante todo una mujer libre, precursora, transgresora, una star codiciada y calumniada de los años 20, enterrada en el olvido y rehabilitada en los años 90 gracias a la obsesión de Tomás Zurián por su belleza descomunal. Es una mujer culta, lectora, amante y conocedora del arte, buena pianista, escribía poesía y también pintaba. Se dice que en su tiempo se la consideraba como la mujer más bella de Mexico, hija de un general de Porfirio Díaz, gente muy adinerada. Tenía unos ojos verdes casi transparentes que cautivaban y un cuerpo de diosa por el cual ella sentía cierta fascinación. Tuvo siempre un comportamiento francamente transgresivo, escandaloso, pero en defensa propia frente al machismo imperante. Nahui Olin corresponde a la perfección a la definición de una « chica flapper » de los años 20: aquellas mujeres que desafiaron las convenciones sociales bebiendo, fumando, bailando, conduciendo y potenciando un tipo de belleza contraria a los cánones de la época.

Hizo parte de los « años locos », los años 20-30, con un grupo de mujeres que produjeron el período más activo de la cultura y del arte en Mexico. Un grupo que la escritora mexicana Elena Poniatovska califica en su libro como « Las siete cabritas » (2001) sobre aquellas musas mexicanas de la primera mitad del siglo XX.

Se casó en 1913 con Manuel Rodríguez Lozano, un hombre bello que ella escogió, de su medio social, pintor y homosexual. Se enamoró luego con pasión de Gerardo Murillo un vulcanólogo, pintor y poeta mucho mayor que ella; tras la ruptura con el vulcanólogo vivió una relación intensa con un capitán naviero quien falleció durante un viaje.

Con la pérdida de su belleza Nahui Olin desaparece de los círculos sociales y comienza la leyenda, se le pierde la traza y su biografía resulta difusa.

Como pintora no dejó huella, su pintura se puede calificar de naïve, muy subida en colores, pero se siente la fuerte personalidad subyacente. Fue la primera artista que montó una exposición sin ninguna obra suya porque consideraba que las obras que ella protagonizaba, eran más de ella que de los autores. Fue musa de pintores como Diego Rivera, de fotógrafos como Edward Weston, Antonio Garduño, y de poetas vanguardistas.

Un biopic mexicano de Gerardo Tort, « Nahui », se filmó en 2018 y, aparentemente, estrenó en 2020 (con la pandemia pasó desapercibida).

Un libro de lectura algo frustrante sobre una personalidad fascinante, fuera de lo común, precursora, transgresora, polifacética. Pero es lo que hay, porque se eclipsó demasiado temprano de las bambalinas cubriéndose de olvido. A partir del ocaso de Nahui Olin, la novela se pone demasiado discursiva.
Enlace: https://pasiondelalectura.wo..
Comentar  Me gusta         20



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más