InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de Paloma


Paloma
04 marzo 2019
Un hombre malo parte de una premisa muy interesante y prometedora para convertirse en un clásico del género de terror/misterio pero, desafortunadamente, no lo logra. Entiendo que es una novela debut del autor estadounidense Dathan Auerbach, pero en mi opinión, ello no justifica las fallas del libro.

La novela nos narra la historia de Ben, un muchacho poco agraciado, con sobrepeso y una cojera notable resultado de un accidente automovilístico en su niñez. Aunado a sus penas físicas, Ben vive con una pesada carga emocional: cinco años antes del inicio de la historia, su hermano Eric se extravió mientras ambos hacían las compras en el único supermercado del pueblo, un lugar medio olvidado del norte de Florida. Ben tuvo un descuido de, literalmente, cinco segundos, y su hermano desapareció sin dejar rastro.
Sintiendo la necesidad de ayudar a su padre y a su madrastra, que ha quedado naturalmente afectada por la desaparición de su hijo, Ben busca trabajo y entra al supermercado en donde su hermano fue visto por última vez. Todos lo consideran loco pero él no tiene mucha opción: apenas terminó la preparatoria y sus problemas de salud no le dejan una alternativa mejor. Inicia trabajando como cargador y acomodador en el turno nocturno e inevitablemente, el lugar comienza a traerle recuerdos de Eric. Y después de los recuerdos, vienen detalles, voces, dudas, que le hacen suponer que el lugar sabe lo que le pasó a su hermano. Pronto hace también amistad con compañeros de trabajo que están con él en el mismo turno, Marty y Beverly, la panadera, quienes se compadecen de él y lo apoyan cuando reinicia los esfuerzos para buscar a su hermano.

Hasta aquí, todo suena bien –hay escenas y detalles que hacen que uno se estremezca y sienta empatía ante la desaparición de un chico de tres años y las consecuencias en su familia. Sin embargo, creo que el principal problema con este libro es que en algún momento el autor decidió mezclar elementos fantásticos, de terror y de misterio en la trama y en lo personal, el resultado me pareció francamente ilógico. Además, la narración es muy lenta –el texto tiene 476 páginas y en mi opinión, hay capítulos en los que no sucede nada (Ben hablando con sus compañeros, una, dos, tres veces; la madrastra de Ben entrando a la habitación del hijo desaparecido, una, dos, tres veces; las discusiones constantes con Bill Palmer, el dueño del supermercado y un potencial sospechoso, etc.) – lo cual le resta mucha fluidez a un texto que debería ser muy ágil. Pocas veces durante la lectura en verdad sentía esa ansia de continuar leyendo para saber qué había sucedido.

Por otra parte, como ya mencioné, la mezcla de elementos fantásticos y de thriller me parece que no funciona, porque al final ésta no es una historia de terror cabalmente, sino uno misterio: por ejemplo, que Ben oyera voces durante sus noches en el trabajo, o sus pesadillas, le quitaban credibilidad a la trama del misterio. En este contexto también, hubo muchas situaciones que el autor planteaba y describía, y que al final nada tuvieron que ver en la resolución final del misterio. Un ejemplo específico es el tema referente a la “escuela” Blackwater (si recuerdo bien), en la que algunos de los habitantes del pueblo trabajaron, y al parecer había sido no una escuela sino un instituto mental. A éste se le dedican un par de capítulos, y de este lugar sale un libro con un símbolo que aparece durante la búsqueda de Eric pero al final, este instituto no tiene nada que ver con el paradero del niño, lo cual resulta un poco frustrante. Y en verdad que toda la idea del manicomio que nadie sabía que era tal resulta totalmente macabra pero, ¿para qué incluirla si no va a aportar algo más a la trama de Ben/Eric?

Un elemento que sí vale la pena reconocerle al texto son los personajes: todos me parecen bastante creíbles, perfectamente dibujados de acuerdo a sus circunstancias y su pasado, sus cargas emocionales y sus fantasmas personales. de hecho, creo que esto es lo que salva al libro para mí, porque a pesar que no me gustó, no lo odié porque en algún momento pude empatizar con todos. El autor hizo un muy buen trabajo de caracterización: Ben y Marty, por ejemplo, creo que reflejan a esa juventud en Estados Unidos que a pesar de vivir en el país de las oportunidades, no tiene una vida color de rosa; los trabajadores del supermercado son aquellas personas cansadas, un tanto decepcionadas de la vida como Palmer y Beverly; las familias pobres en Estados Unidos, viviendo problemas de violencia y maltrato, como con frecuencia sucede en estos estratos sociales.

Creo que Un hombre malo tenía todo el potencial, pero la ejecución no fue la más acertada: al querer incluir muchísimos elementos y temas, se perdió el elemento de sorpresa que debe tener un thriller, y se convirtió en una historia larga y cansina. Y el final quizá fue lo que más me decepcionó: si bien no vi venir quién fue realmente el responsable de la desaparición de Ben (eso sí fue una sorpresa y creo que para todo el lector puede ser difícil adivinarlo), la explicación que se da al final de por qué este personaje fue el responsable es bastante floja y absurda. Hasta coraje me dio, honestamente, porque la explicación del personaje no me pareció creíble.
En resumen, creo que éste es el problema del libro: todos los elementos juntos no resultan creíbles ni ágiles como un thriller requiere.
Comentar  Me gusta         30



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES
Apreciaron esta crítica ()(2)ver más