InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
>

Crítica de SaboraTinta


SaboraTinta
04 marzo 2021
¡Hola, lector@s!,

Hoy vengo a hablaros de la nueva novela de Simone van der Vlugt, una autora que se está convirtiendo en una referencia y apuesta segura para mí en cuanto a temas histórico-artísticos se refiere. Es una delicia leerla. Ya me enamoró con “Azul de medianoche” y “Nieve roja en diciembre”, y “La amante de Rembrandt” no ha sido menos.

En esta ocasión, la escritora convierte en protagonista a Geertje Dircx que, como bien indica el título, fue una de las amantes del famoso Rembrandt van Rijn. A lo largo del relato, conoceremos tanto su juventud en Edam, Hoorn y Ransdorp, como su entrada al servicio del pintor en Ámsterdam y cómo este hecho le cambió la vida irremediablemente.

Escribir una obra de este tipo no es tarea fácil, puesto que la historia se ha encargado de borrar a esta mujer del mapa y de denostarla. Mientras que sabemos bastante más acerca de Saskia, la mujer de Rembrandt, y de Hendrickje (otra de sus amantes), poco se conoce sobre Geertje. de hecho, cuando se habla de ella es para indicar que tuvo un litigio con el pintor y que acabó en la Casa de Corrección de Gouda, acusada de conducta inmoral y por haber vendido unos anillos que él le había regalado y que en su testamento había acordado ceder al hijo de Rembrandt, Titus, puesto que habían pertenecido a su difunta esposa.

No podemos averiguar qué es lo que realmente pasó, pero sí intentar reconstruir los hechos a partir de la documentación que se ha conservado en los archivos y en la cual figuran el testamento, el acuerdo con el pintor, las declaraciones de diversos testigos, así como la excarcelación de Geertje. No obstante, lo que sí se sabe es que nuestra protagonista trabajó como niñera de Titus en la casa del famoso pintor, que fueron amantes y que se paseaban abiertamente como marido y mujer por las calles de la ciudad. de hecho, es bien conocido que Rembrandt no quería volver a casarse porque perdería los derechos sobre la herencia de su difunta esposa. Por ello, no contrajo matrimonio ni con Geertje ni con su posterior amante, con la que incluso llegó a tener una hija. Sin embargo, lo que está claro es que si el pintor le regaló a Geertje las joyas de Saskia fue porque la amaba.

Por lo tanto, en la novela quedan patentes todos estos acontecimientos y Simone van der Vlugt da una vuelta de tuerca a lo tradicionalmente aceptado por todo el mundo, que Geertje era una chantajista y una mala persona, y nos muestra el lado más humano de la misma y cómo pudo ser una víctima. No es nada descabellado si tenemos en cuenta que Rembrandt era uno de los pintores más aclamados y una emblemática figura nacional. No obstante, siempre ha llamado la atención que una mujer de la posición de Geertje se enfrentara a alguien como él y que luchara por sus derechos contra viento y marea. Hasta llegó a demandarle por encarcelación indebida y hay testimonio de que el pintor pagó algunos de los gastos de la misma y que incluso mantenía correspondencia con los burgomaestres.

Cierto es que tanto uno como otra es probable que hicieran cosas mal, pero cuando un vínculo se rompe es complicado acabar en buenos términos. Así que esta novela ahonda en la relación que ambos mantuvieron y en qué pudo pasar a continuación para que acabaran enfrentándose de esa manera y para que nuestra protagonista fuera encarcelada y condenada a doce años, una pena bastante alta para la época teniendo en cuenta los delitos de los que se la acusaba. Así que no está tan claro que Geertje fuera la mujer que nos han vendido y es bien sabido que Rembrandt tampoco era un dechado de virtudes aunque, en cambio, se ha protegido su reputación.

Simone van der Vlugt logra que empaticemos con el personaje, que nos pongamos en su piel y comprendamos los motivos que la llevaron a actuar del modo en que lo hizo. al fin y al cabo, Geertje es como cualquiera de nosotras, una mujer que amó al hombre equivocado. Ya lo decía Jane Austen: “Todos somos tontos en el amor”. Por lo tanto, las peripecias de esta mujer del siglo XVII son tan actuales como las que cualquiera puede experimentar hoy día.

Cabe destacar la labor de documentación que ha realizado la autora para tratar de reconstruir los hechos, así como la exactitud con la que refleja las localizaciones y escenarios en los que transcurre la novela. Desde luego, si alguien está interesad@ en indagar en la vida cotidiana y la Holanda del siglo XVII, esta obra es un buen lugar para ello. No puedo más que decir que la ambientación es magistral, al igual que la pluma y la cercanía de la autora para con el/la lector/a.

Hablar de “La amante de Rembrandt” no es tarea fácil. Esta novela es de las que un@ ha de leer y experimentar en primera persona. Sólo entonces un@ puede apreciar lo que ha hecho Simone van der Vlugt.

Si os gusta el arte e ir más allá de lo visible, esta es vuestra historia.

Lo mejor: la labor de documentación que ha hecho posible esta novela y la maravillosa ambientación que nos traslada a la Holanda del siglo XVII.

Lo peor: no lo tiene. Si te interesa el arte y conocer la historia de Geertje Dircx, este es tu libro.

Deberías leerlo si te interesa el arte del siglo XVII, la obra de Rembrandt y la vida cotidiana de la época, así como descubrir a Geertje, una mujer invisibilizada y olvidada por la Historia y la Historia del Arte.
Enlace: http://saboratintaliteraria...
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ES