InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura

Daniel de la Rubia Ortí (Traductor)
ISBN : 8490656010
Editorial: Alba Editorial (01/04/2020)

Calificación promedio : 3/5 (sobre 3 calificaciones)
Resumen:
«Y desperté, repitiéndome una y otra vez la misma pregunta: ¿cómo podía una mujer convertirse en tres?». Anna Kingsford

En el mundo eminentemente masculino de la sociedad victoriana, volcado en el comercio y la expansión imperial, regido por un orden racionalista y por unos estrictos códigos morales (aunque luego los hombres, pero no las mujeres, pudieran llevar una doble vida), fueron las mujeres quienes se interesaron sobre todo por el fenómeno de l... >Voir plus
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea
Críticas, Reseñas y Opiniones (3) Añadir una crítica
Inquilinas_Netherfield
 08 noviembre 2021
No sabéis las ganas que le tenía a este libro: autoras victorianas (bueno, casi todas... lo de que este libro llegue hasta 1920 excluye la definición absoluta de victorianas del título, pero whatever) y, sobre todo y ante todo, en apariencia, una antología especializada en la temática de las brujas. ¿Qué podía salir mal? Ay, si yo os contara... que es precisamente lo que voy a hacer, vamos :)
El libro está dividido en dos secciones, una de no ficción y otra de ficción, y la edición y selección original es de Peter Haining, periodista y antólogo británico que lo mismo recopilaba cuentos de brujas, vampiros y hombres lobo que ponía su atención sobre Doctor Who. Volviendo al libro que nos ocupa, os hablo un poco de ambas secciones sin adentrarme demasiado, que si no esto sería eterno.

La primera parte de no ficción incluye cinco textos, cuatro de ellos centrado en cada uno de los países que componen Gran Bretaña. Los dos primeros, que versan sobre la brujería en Inglaterra y Escocia son de la misma autora, E. Lynn Linton, considerada (o reinvindicada como) la primera mujer periodista. Su labor de investigación sobre los casos más importantes de brujería le llevaron a publicar Witch Stories en 1861, libro al que pertenecen los dos extractos que aparecen en este libro y que, para mí, son de lo mejor que contiene, ya no solo por el recorrido exhaustivo que hace por los distintos casos y juicios de brujería que están documentados en ambos países, sino por su tono mordaz, su humor negro, su sarcasmo y su retranca a la hora de enumerar las clarísimas pruebas por las que se condenaba a mujeres (y también hombres) por brujería. Te está contando cosas horribles y aun así te saca la sonrisa de vez en cuando, y eso tiene mucho mérito. Habrá quien considere que solo cuenta casos uno detrás de otro, pero yo he aprendido con la información y he disfrutado de la forma de ofrecerla.
La sección de brujería de Irlanda viene de la mano de, sorprendentemente, la madre de Oscar Wilde. Lady Wilde fue una conocida cronista de lo oculto que sin embargo ha quedado a la sombra, literariamente hablando, de su hijo. El texto que aquí se recoge se aleja totalmente del tono periodístico de Linton y se dedica más a contar leyendas, rumores e historias de estas que pasan de generación en generación, y aunque admito que su estilo se me ha quedado un poco corto y resulta mucho más ingenuo que el de Linton, no deja de tener su encanto. La parte de Gales recae sobre Mary Lewes, que ya directamente deja a un lado los casos de brujería para contar anécdotas y, sobre todo, los remedios que se usaban en la época para curar todo tipo de males (desde la tisis hasta la rabia pasando por la epilepsia) y que por muy llamativos que resulten, pues poco tienen de brujería y hechicería. Es como hablar sobre remedios caseros pero usando víboras o ranas en distintos estados de... ¿cocinado? en lugar de plantas o semillas (y las usaban hasta los médicos... por eso digo que hechicería, poca)
Ah, os decía que eran cinco y solo os he hablado de cuatro... es que el quinto texto de la parte de no ficción está dedicado a casos de posesiones demoníacas y/o angélicas. ¿Qué tiene que ver esto con las brujas? Absolutamente nada. A una persona más perspicaz que yo le hubiesen saltado todas las alarmas, pero soy una ingenua. En fin, prosigamos con la parte de ficción.
La segunda parte, dedicada a la ficción, está compuesta de doce relatos. Salvo Amelia Edwards o H. D. Everett, admito que las demás autoras no me resultaban conocidas y tenía mucho interés por ver lo que contaban y cómo lo contaban. ¿Qué tenemos en esta sección? Pues un par de extractos sacados de dos novelas sobre brujas (una de ellas reseñada en el blog precisamente en enero, La bruja del ámbar, escrita, dicho sea de paso, por un hombre, y que aquí cuelan con el rollo de que fue traducida al inglés por una mujer), otro relato que también tiene los juicios por brujería como telón de fondo, un par de relatos que siendo optimistas tienen una bruja como personaje, y por lo demás, relatos sobre objetos malditos, hechos sobrenaturales, maldiciones, espíritus, fantasmas, satanismo... es decir, que las brujas, haberlas haylas, pero no será en buena parte de los relatos que incluye esta antología. No sé si veis donde quiero ir a parar. No sé si veis el problema que he tenido con este libro. No sufráis, que por si no lo veis, os lo cuento yo. Faltaría más.
Antologías y compilaciones de relatos y cuentos victorianos (y de la primera mitad del siglo XX, estirando mucho) de temática sobrenatural, gótica, misterio, etc... hay a montones, y además buena parte de ellas son de mujeres escritoras, porque era lo que hacían muchas de ellas para ganarse el pan: publicar relatos en revistas y periódicos, y resulta fácil recopilar todo ese material. Ya sean antologías de varias autoras o antologías que recogen parte de la obra de una única autora, hoy por hoy se encuentran en el mercado literario sin problemas y más que irán apareciendo con el tiempo. Tengo muchas en la estantería (algunas os las he traído por aquí, otras no, otras están sin leer), y cuando compro esos libros sé lo que estoy comprando: relatos o cuentos de diversas temáticas sobrenaturales o espeluznantes. Vale, ahora llegamos al punto crítico. Puesto que tengo muchos de estos libros, mi interés primordial en esta antología llamada Cuentos de brujas de escritoras victorianas (1839-1920) radica precisamente en una palabra clave: brujas. Es decir, que yo compré este libro creyendo que era una antología especializada y enfocada a la temática sobre brujas y la brujería en la literatura victoriana de mano de la mano de mujeres escritoras de la época. Y si nos atenemos a eso, esta antología no ofrece en absoluto lo que promete, y me he sentido un poco decepcionada, os lo digo como lo siento. Me he quedado con la sensación de que había tan poco material sobre el tema que el autor decidió rellenar con lo que encontró. Que de doce relatos solo cinco puedan asociarse a las brujas (ya sea como personajes fantásticos o aludiendo a los juicios por brujería), y que de esos cinco dos estén sacados de escenas de novelas (una de ellas incluye una nota donde incomprensiblemente te destripan el final; la otra ni siquiera fue escrita por una autora victoriana, sino por un autor alemán)... pues que me parece un bagaje muy pobre para un título tan rimbombante como Cuentos de brujas de escritoras victorianas (que por otro lado es el título original del libro... vamos, que no se lo ha sacado Alba de la manga).

En definitiva, que no me quiero alargar mucho, ¿qué os puedo decir sobre este libro? Pues si hablo de su contenido per sé, la parte de no ficción me ha gustado mucho (sobre todo los dos textos de Lynn Linton) y la parte de ficción me ha parecido más floja y dispar; algunos relatos me han parecido malotes, la verdad, pero otros sí me han gustado (sin pasarse) y sobre todo me quedo con el hecho de haber conocido nuevas autoras y lo que se estaba cociendo durante la época victoriana y post-victoriana en cuestión de literatura oscura escrita por mujeres. Pero claro, si me preguntáis qué me parece este libro en relación a lo que promete el título y lo que pensaba que iba a encontrar en sus páginas, pues ha sido una decepción. En la parte de ficción las brujas hay que buscarlas como una aguja en un pajar, por mucho que Peter Haining quiera vendernos la moto en las breves introducciones sobre las autoras que acompañan a cada relato con excusas de "relación tangencial" y tal con la brujería... Peter, corazón, ni tangencial, ni diagonal, ni aun jugando al tres en raya. Las historias de fantasmas, de espíritus, de apariciones, de objetos malditos o misas negras no tienen absolutamente nada que ver con brujas. Un poco de por favor.

¿Puedo suspender objetivamente a este libro? No, aunque tampoco me ha parecido memorable la selección que contiene, es muy irregular. ¿Puedo suspenderlo objetivamente en cuanto a no ofrecer, temáticamente hablando, lo que promete? Sí (¡sí!). Como soy buena (no lo parezco, pero lo soy... ahora se me ha pasado, pero tendríais que haberme escuchado cada vez que me encontraba OTRO relato que nada tenía que ver con brujas xD) lo voy a dejar en un aprobado raspadito, pero de verdad, si le tenéis echado el ojo a este libro exclusivamente por el tema brujas, no lo recomiendo, se os va a quedar cortísimo. Si eso os da un poco igual y solo queréis leer un poquito sobre brujas y un muchito sobre misterio con toques sobrenaturales sin brujas, entonces os podrá resultar entretenido.
Enlace: http://inquilinasnetherfield..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         40
leleentrelibros
 21 mayo 2021
Este libro está divido en dos partes: la primera se trata de una recopilación de crónicas y leyendas de brujas en Inglaterra, Escocia e Irlanda; la segunda son relatos de ficción de brujas, apariciones, satanismo y similares, por los que, a veces, hay que cruzar el charco para escucharlos.
Se podría pensar, mientras lees las primeras páginas, que la gente del s. XIX era sumamente crédula, soy de la opinión que no sabían lo que hoy sabemos e intentaban ver en los distintos sucesos algo más allá de ellos mismos y lo que conocían de la naturaleza, alentados por la fiebre sacerdotal en su lucha contra lo maligno y lo sobrenatural. Además era una diversión para ellos una quema de “brujas”, se juntaban grandes aglomeraciones, especialmente las clases bajas, a observar cómo funcionaba la hoguera, la horca o el mecanismo que decidieran utilizar.
Transcurriendo el s. XXI no es momento de juicios, hemos progresado y debemos estudiar y comprender las conductas de nuestros antepasados insertas en el contexto espacio tiempo. Debemos aprender de nuestros errores para no volver a cometer-los.
La sección de leyendas y crónicas fue mi favorita, me pareció sumamente interesante leer lo que creía la gente en esa época, imaginarte a una mujer bajando las escaleras rodando y dando vueltas a causa de un oso, es INSUPERABLE.
La sección de no ficción fue agradable, sin embargo, a algunos cuentos les faltaba chispa y te encontrabas esperando más. Rescato principalmente “La bruja del agua” de H. D. Everett y “La piedra del diablo” de Beatrice Heron-Maxwell.
Considero también destacable que se trata de una colección de escritos de mujeres que desafiaron la sociedad de su época al tomar la pluma y que gracias a este libro salen otro poco más a la luz del mundo. Nos hemos perdido de tantas buenas escritoras a causa de la sumisión del patriarcado, espero de todo corazón podamos con el tiempo ir recuperando las obras femeninas, y no haya una sola mujer que deba esconder su nombre para publicar.
En fin, vale la pena leer si estás interesado en esta clase de temas. Se abierto.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
LectoraEmpedernida88
 17 noviembre 2020
3. Compuesto por dos partes, en la primera se nos presentan crónicas y leyendas de la brujería en Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales, así como una recopilación de historias de poseídos por demonios. Esta información es extraída de obras de mujeres escritoras que se dedicaron a investigar y recoger este tipo de información y a publicarlas, se nos habla también un poquito sobre estas autoras antes de cada sección. La segunda parte es ficción e incluye una selección de relatos de brujas escritos por autoras victorianas (sobre las cuales también se apunta cierta información iográfica).
La primera parte me ha gustado más que la segunda, me ha parecido interesante conocer casos y registros de juicios reales sobre brujería así como las leyendas de cada zona. La segunda me ha costado un poco más, no todos los relatos me han gustado, algunos incluso me han parecido bastante tediosos y no los he disfrutado nada. Otros, sin embargo, sí que me han atrapado y han conseguido que la lectura se me hiciese más llevadera...
En general no ha estado mal y si te atrae esta temática se deja leer bien, pero no puedo decir que me haya entusiasmado. le alcanzo las tres estrellas por su primera parte y por aquellos relatos que sí me han gustado más.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Citas y frases (1) Añadir cita
AnnabelLeeAnnabelLee27 octubre 2021
También fue acusada por Jennet Booth, que entró en su casa y le pidió un poco de leche para su hijo; Margaret accedió afablemente y se la hirvió en una cacerola, pero Jennet se lo agradeció acusándola de brujería, porque en el fondo de la cacerola donde hervía la leche había, según ella, un sapo, o algo muy parecido, qué Margaret cogió con unas tenacillas y sacó fuera de la casa. Ni qué decir tiene que el sapo era un demonio, y Jennet Booth hizo bien en corresponder a un gesto amable y generoso con una calumnia.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: BrujasVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Bookshop ORGCasa del libroAmazon ESAgapea




Test Ver más

¿En dónde pasó? Test sobre la novela de terror

Drácula, Bram Stoker

Transilvania
Dardanelos
Budapest

12 preguntas
108 lectores participarón
Thèmes : terror , novela , horror , misterioCrear un test sobre este libro