InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
02 junio 2019
Ahora ya sí, tras haber leído tres novelas de Raquel de la Morena y de acuerdo con mi norma personal no escrita de asegurarme bien, ya puedo decir que pasa a ser oficialmente una de mis autoras preferidas aunque no haya parado de recomendarla desde que la descubrí a cuatro manos junto a Pedro Estrada en La maldición de Trefoil House y terminé de convencerme de lo mucho que me gusta con El corazón de la banshee. Con ¿Quién diablos eres? resulta muy difícil hacer una reseña comentando los aspectos más importantes de una novela de estas características porque por muy resumidos que quiera hacer mis comentarios, la propia novela no me permite ser muy escueta porque hay muchísima trama, muchos personajes y muchas cosillas sobre las que podría opinar un buen rato, aún así intentaré ser concisa y limitarme a lo más destacable.
En esta ocasión, tenemos en las manos una novela extensísima (aunque si elegís la opción digital no notaréis el peso) de unas 700 páginas, dividida en dos partes que no coinciden exactamente con dos mitades. En la primera parte estamos enteramente en el presente de Alicia de la Vega, una estadounidense de raíces españolas que comienza a trabajar en una revista de investigación de hechos paranormales. Así conocemos a una chica majísima, con un toque de humor muy fresquito y muchas veces he visto reflejadas lo que serían mis propias reacciones antes las situacones en las que se encuentra sin quererlo, un personaje muy natural y con el que es muy fácil dejarse llevar por su personalidad sencilla pero bien definida. En la redacción conoce a otros periodistas que más o menos aparecen en unas cuantas escenas más pero nada relevante, excepto el fotógrafo Jackson Lefroy, que resulta ser algo más que un fotógrafo y termina convirtiéndose en el aliado perfecto para Alicia cuando ésta comienza a experimentar experiencias extrasensoriales tras pasar una noche en una casa con supuestos espíritus. A partir de esa noche, Alicia comienza a ver (y a ser la única que puede verlo) a Duncan, un escocés fallecido dos siglos antes que no guarda ningún recuerdo de su vida, así que la chica empieza a dar palos de ciego para ayudarle a que recuerde algo con muy poco éxito. Pero de esta forma ya tenemos a los dos coportagonistas cada uno en un extremo en cuanto a personalidades se refiere. Para mi gusto personal, Jackson le da mil vueltas a Duncan con ese encanto arrollador que derrocha con cada contestación que le da a Alicia, pero Duncan también se deja querer con su amabilidad un poco pasada de moda.
Hasta aquí podríamos decir que esta es la premisa sencilla de la historia porque la cosa se complica más cuando entra en escena otro espíritu bastante menos amistoso que Duncan y que parece tener alguna cuenta pendiente con Alicia al intentar matarla en plena fiesta con sus compañeros de redacción. Esta mujer sí que parece saber quién es Duncan y no le hace ninguna gracia que él y Alicia hayan hecho tan buenas migas en el presente. Aquí la trama ya se desmadra en medio de exorcismos, cementerios, vampiros, sociedades secretas, demonios rebeldes… Y claro está, todo se empieza a poner mucho más interesante cuando Alicia se da cuenta de que sus sentimientos por Duncan comienzan a ser tan intensos como imposibles. Como es normal, a Jackson no le agrada ni una pizca que el fantasma parezca corresponder a su compañera con sus amaneradas formas de caballero escocés (y eso que ni siquiera puede verlo, pero le toca mucho la moral que intimen demasiado, la verdad sea dicha). Aunque por si os preocupa es genial ver la química que hay entre Alicia, Jackson y Duncan.
Total, que entre unas cosas y otras, llegamos a la segunda parte de la novela, bastante más extensa que la primera (que no deja de ser un prólogo alargado de la verdadera historia) pero es por una buena razón: aquí la mecánica cambia y en realidad empezamos a ser testigos de dos historias de amor a dos tiempos, en dos épocas diferentes. de esta manera, lo que empieza siendo una “simple” novela romántica contemporánea con toques paranormales se convierte de repente, y además de todo lo anterior, en un bonito romance histórico, en concreto de la época georgiana al estilo de Jane Austen. Esta nueva fórmula se debe a que Alicia comienza a experimentar una especie de regresiones al pasado, o más bien, . Quizás así contado suene algo complicado de entender y aunque la propia Alicia tampoco entiende muy bien lo que le pasa, el caso es que asiste como testigo invisible a diferentes momentos de la vida de Jane Elliot en Escocia. Y boom, ya tenemos la mezcla de épocas intercalando capítulos para que podamos decidir qué trama nos engancha más.
Aquí conocemos a nuevos personajes alrededor de Jane, como a Robert Galloway (→el alter ego del pasado de Duncan←) y aunque todos tendrían derecho a una mención al menos, solo voy a destacar al que me parece más relevante y el que más me ha gustado conocer: Percy Galloway, hermano menor de Robert, un bala perdida mujeriego y encantador que hace lo posible por ayudar a su contenido hermano mayor a ser feliz y a dar rienda suelta a sus sentimientos. En todos estos capítulos situados en la Escocia del siglo XIX, la ambientación acompaña a los personajes en sus modales refinados, con todos los escenarios descritos al estilo decimonónico y todas las costumbres de la época reflejadas en las reacciones de Jane, de Robert y de toda su familia. Se nota que la autora disfruta muchísimo escribiendo estas partes y que es una fan fiel de los romances de este periodo histórico, que cuida los detalles para respetar a sus lector@s y poder transportarnos a ese salón de baile recargado de snobs, a esa alcoba que guarda tantos secretos íntimos o a ese paseo a caballo por los terrenos del caserón familiar.
Por lo demás, el estilo narrativo de Raquel de la Morena me sigue maravillando lo mire por donde lo mire. Su destreza a la hora de combinar palabras rimbombantes y darles un cariz de naturalidad me parece alucinante, e incluso aunque en alguna ocasión he tenido que asegurarme con el diccionario algún significado por mera curiosidad, la autora le da una familiaridad que la hace muy cómoda de leer. Raquel de la Morena sigue muy en su línea de emocionarnos con una preciosa historia de amor (o dos, según se mire), con un ambiente envuelto en emociones y sentimientos y acompañado de un lenguaje narrativo acorde a la época en la que nos encontremos en cada capítulo. Como es normal tras haber leído otras dos novelas suyas, emocionalmente me ha sido imposible ser del todo objetiva y no he podido evitar las “malditas” comparaciones de forma que, a pesar de haber disfrutado muchísimo también de esta historia, sí que he echado en falta algo más de brevedad en algunos tramos de la novela. Me han sobrado algunas escenas que no aportaban demasiado al conjunto de la historia y se podrían haber recortado o resumido, como por ejemplo, varios capítulos dedicados al exorcismo en la primera parte o alguna subtrama amorosa de la segunda). Y que conste que este pequeño “contra” solo lo comento para justificar un poco el hecho de que la novela no reciba mi puntuación máxima en comparación con las otras dos novelas de la autora que ya están en mi top de favoritas desde hace tiempo.
Así que en otras palabras, en esta novela encontramos de todo un poco y todo muy bien utilizado: amor, misterio, fenómenos paranormales, vampiros y demonios, fantasmas vengativos y espíritus con asuntos sin resolver, historias inacabadas del pasado y giros inesperados en el presente, con personajes muy realistas en medio de un ambiente surrealista de sacerdotes y chamanes trabajando juntos contra el Mal con mayúsculas, y un largo etcétera de elementos que encajan a la perfección en esta novela tan completa en todos los sentidos y a todos los niveles de trama, personajes y narración. Sinceramente, no esperaba menos de Raquel de la Morena, e independientemente de mi propio ranking personal de sus novelas, ¿Quién diablos eres? es una clarísima recomendación para cualquier aficionad@ a la novela romántica, ya sea histórica, contemporánea o paranormal, porque aquí hay un poco de cada para contentar a tod@s.
Enlace: https://enmitiempolibro.blog..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}