InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de AlhanaRhiverCross


AlhanaRhiverCross
26 abril 2018
¿Qué pasaría si mezclamos el estilo elegantemente irónico de Jane Austen con el orgullo y los perjuicios de sus personajes y los ubicamos en una ambientación más propia de Cumbres Borrascosas en medio de una trama paranormal tan fresca como cualquiera de las novelas de Victoria Álvarez, pongamos Tu nombre después de la lluvia? Pues que tenemos ni más ni menos que El Corazón de la Banshee para nuestro exclusivo deleite.

Nada más comenzar a leer, destaca la elegancia narrativa y la pomposidad del vocabulario característicos de las novelas de la regencia. No me imagino el esfuerzo extra que conlleva lograr ese efecto a la hora de escribir pero desde luego a la hora de leer es una auténtica gozada porque sin perder el toque irónico de una novela actual, Raquel de la Morena consigue transportarnos a ese siglo y a la isla de Skye con sólo elegir las combinaciones de palabras adecuadas que nada tienen que ver con el lenguaje de hoy en día. Sencillamente una idea magnífica que no podía haber salido mejor, porque también es verdad que no siempre se consigue el efecto buscado y podría haber quedado como un intento de imitación. Y sin embargo, a pesar de que el vocabulario está adaptado a la época, de que haya palabras que están hoy en día en desuso o de que haya estructuras grandilocuentes que podrían llegar a saturar, el resultado es precisamente el contrario: te absorbe en una ambientación completa porque no sólo se limita a las descripciones del entorno, sino que se muestra también en la narración.

Por otra parte, los personajes, tanto los dos protagonistas como los secundarios, son inolvidables por muchos motivos. Empezando por Erin y Declan, que convencen con su construcción individual y con su historia personal. Él, un vividor veinteañero que no quiere ninguna responsabilidad en su vida y que aprovecha su posición como segundo hijo para disfrutar sin ataduras y no pensar mucho en la maldición que pesa sobre los O'Connor y que le impide enamorarse porque podría ser fatal; ella, una joven aprendiz bajo la tutela de una de las historiadoras de mayor renombre del Imperio Británico (y banshee del clan O'Connor) que tiene que hacer frente a su primera misión en solitario tras haber fingido su muerte para proteger a su familia, mientras intenta mantener a raya sus sentimientos si quiere superar la prueba como banshee y no morir en el intento.

Ambos protagonistas tienen un pasado, un carácter y unas aspiraciones muy bien definidas. Su personalidad se muestra nítida y hace que podamos conectar fácilmente con sus motivaciones y sus sentimientos ante todo lo que acontece en la novela. También ayuda que a pesar de estar contada en tercera persona por un narrador omnisciente, la autora haya sido tan amable de mostrarnos hasta sus pensamientos, incluso aunque los dos compartan escena y tengamos que pasar de uno a otro personaje. Así que os podéis imaginar lo adictivo que puede llegar a ser leer lo que se están diciendo la una al otro en medio de una discusión mientras que su hilo mental va otros derroteros completamente opuestos a lo que se lanzan por la boca. La mayor parte de las veces resulta cómico pero otras muchas hace que queramos tirarnos de los pelos porque no podemos aguantar tanta tensión emocional entre la pareja y sólo podemos pensar: “Anda, dejad de hacer el tonto que los papeles de Lizzie y Darcy ya están cogidos y sabemos cómo acaban”.

Además, la autora también nos regala otras historias secundarias que incluyen romance, amistad y familia, todo ello con el mismo sentimiento que le concede a la trama principal pero sin que eso desvíe nuestra atención porque las introduce de forma muy fluida a medida que van pasando los meses en Stormfield y que vamos conociendo a todos los personajes. Por ejemplo, una de las más destacadas es Lady Catriona, la tercera en discordia, una mujer que sabe lo que quiere y cuándo lo quiere: quiere tener a Declan y lo quiere tener ya. Y razón no le falta porque como amiga de la infancia y amante del highlander es normal que se ponga un poquito nerviosa con la llegada de Erin al hogar de los O'Connor. En cambio, el resto de la familia escocesa parece aceptar que Erin vaya a ser parte del clan a pesar de que su llegada haya traído la desgracia. Como Nora, la adorable hermana pequeña de Declan, que ve en la aprendiz de banshee a su nueva mejor amiga de confidencias y de cotilleos con la que poder hablar de su nueva ilusión por encontrar marido, y si es amigo de la familia, mejor. Y ellas son sólo dos pequeñas pinceladas de este cuadro del siglo XIX que forma esta novela porque los demás personajes secundarios aportan más colores que combinan muy bien con el resto del paisaje y que hace que la composición se nos quede durante mucho tiempo en la retina.

Como se puede ver por el argumento, el peso de la historia recae sobre la parte romántica, pero lo que podría haber sido un romance más, para mí ha resultado una preciosa historia de amor poco convencional como pocas he leído. Vale, es verdad que yo apenas leo romántica en comparación con otros géneros, pero os aseguro que es muy difícil sorprenderme con un romance y más con uno de época, porque clásicos sí que he leído bastantes. Ya de entrada imaginaros el choque de personalidad que puede haber entre una irlandesa independiente y con las ideas muy claritas y un escocés que hace honor al tópico del atractivo y el fuerte carácter de los highlanders. Todos los encuentros y las conversaciones que tienen entre ellos van prendiendo la mecha que se acerca poco a poco a la carga de dinamita. Y a pesar de que sabemos que esa química entre ambos va explotar en algún momento, no podemos parar de leer porque las chispitas que provocan juntos son hipnóticas.

Por otra parte, uno de los motivos por los que más he disfrutado de esta historia es la inclusión de mitología celta, aunque por el título esto era fácil de suponer. En su mayoría están sacadas del folclore irlandés y escocés pero también hay otras historias basadas en esos mitos pero creadas por la imaginación de la autora. Sin embargo, ni siquiera importa cuáles son reales y cuáles inventadas porque en el caso de las leyendas ¿cómo saber con seguridad cuáles existieron y cuáles se inventaron? Es verdad que la novela está enmarcada en el género paranormal (por razones obvias si la protagonista es una banshee) pero más allá del trabajo que realiza Erin como ayudante de la Muerte, lo sobrenatural es muy secundario en la historia y sólo es la excusa para contar con más carga emocional en la personalidad de la chica, que tiene que hacer frente a un futuro incierto para el que no está preparada si quiere dejar de ser aprendiz y ser un obstáculo más en el destino de la pareja.

Por si fuera poco, en ningún momento he conseguido quitarme de encima la sensación de estar leyendo un clásico de época y desde aquí me tomo la libertad de sugerirle a la BBC que vaya pensando en hacer una miniserie adaptando El corazón de la banshee porque el guión de esta historia merece un drama histórico en la pequeña pantalla y esa es la imagen que iba teniendo a medida que leía la novela. Me he imaginado todos los entornos verdes, los acantilados escoceses, los castillos de piedra, y en medio de todo eso, los elegantes vestidos victorianos, los afectados modales de los personajes, las distinguidas fiestas con numerosos invitados…. Tampoco he tenido que esforzarme mucho en imaginarlo todo porque la autora se encarga a la perfección de plasmar esas imágenes mentales a través de continuas descripciones muy detalladas, que no quiere decir extensas, porque lo cierto es que todo va insertado en continuos diálogos y conversaciones sin que nos demos cuenta de que en realidad estamos leyendo en tres dimensiones.

Lo más sorprendente de todo esto es que yo ya tenía a Raquel de la Morena en mi corazoncito de lectora gracias a La Maldición de Trefoil House, novela de la que es coautora junto a Pedro Estrada, y si habéis visto la correspondiente entrada, supuso mi mejor lectura del año pasado por varios motivos y que muchos se repiten en este caso. La soltura con la que escribe esta autora y la ironía y el sarcasmo que incluye en casi todas las páginas le favorecen muchísimo al pasar de un escena distendida que leemos con una sonrisa a otra que nos obliga a tragar el nudo de la garganta. Así que me ha parecido increíble cómo se las ha ingeniado para volver a romperme los esquemas cambiando por completo de registro, de género, de estilo, de temática… de todo, y lograr que también El Corazón de la Banshee sea a partir de ahora uno de mis libros favoritos.

Para ir terminando, me queda poco más que decir: ha sido una completa maravilla como lectura y como libro para el recuerdo. Esta montaña rusa de emociones me ha tenido gritando en silencio de la tensión, mordiéndome las uñas de desesperación o con la lagrimilla a punto de escapar de la emoción. Estoy segura de que será uno de los libros que me apetecerá releer en un futuro, como siempre hago cuando me encuentro con historias así de intensas en todos los aspectos, pero más que nada porque Raquel de la Morena se afianza para mí como uno de los mejores descubrimientos que he hecho en los últimos años y desde luego, me oiréis hablar más de ella porque no voy a dudar en recomendarla.
Enlace: http://enmitiempolibro.blogs..
Comentar  Me gusta         10



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Apreciaron esta crítica ()(1)ver más




{* *}