InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
>

Crítica de Shorby


Shorby
03 marzo 2019
Súper clásico del Romanticismo que he releído en varias ocasiones y siempre disfruto, con ese gran personaje que es Don Juan Tenorio.

Imagino que todo el mundo sabrá de qué va, ya que siempre ha sido lectura obligatoria en el cole, o bien hemos oído aquello de “No es verdad ángel de amor…”. El caso es que no puedo ser objetiva con esta reseña, ya que es un libro que me encanta.

Empezamos en la noche de Carnaval en Sevilla, con una apuesta, con duración de un año, en la que Juan Tenorio y Luis Mejía son los protagonistas; se trata de que uno de los dos ha de llevarse más damiselas al huerto, básicamente. Y el caso es que gana Tenorio.
Es una escena que me gusta mucho, de mis favoritas de la obra, en la que cada uno va relatando sus perlas al resto (pues estamos en una posada llena de testigos ávidos por saber cuál de los dos es más canalla).
Cuando se da el ganador, aquello no deriva sino en otro reto… que no es otro que engatusar a Doña Inés, la prometida de Luis Mejía.

Entre alardeos por parte de ambos, de sus acompañantes, duelos de espada por medio, finalmente Doña Inés cae. Y aquí arde Troya.

Una obra cumbre de Romanticismo, publicada hacia 1844, contada en dos partes: la primera, en cuatro actos, transcurre en una noche; la segunda, en tres actos y también en una noche, pero cinco años más tarde; una novela de la que me gusta releer pasajes de vez en cuando, que engancha desde el principio y nos deja buenísimos diálogos, en verso, aún para los que no les guste el teatro escrito.
En la historia encontramos de todo, aventuras, drama, misterio, tragedia, amor, desamor… y a mí personalmente me resulta muy divertida. La que lía aquí Don Juan para pasarse por la piedra a Doña Inés es de traca –con Brígida de gancho, que también se las trae-.

En fin, que hay que leerlo, un imprescindible de lectura amena y ágil, aunque sea teatro y nos la brinden en verso, insisto, se lee sola… y si podemos verla representada, mejor que mejor.


Ahora, a por las adaptaciones:

1908, Don Juan Tenorio. Adaptación española muda.
1909, Locura de amor.
1910, Don Juan Tenorio, de Ricardo de Baños.
1949, Don Juan Tenorio. Versión argentina, de Amadori.
1952, Don Juan Tenorio, de Alejandro Perla.
1966, Don Juan Tenorio. Adaptación a la pequeña pantalla con Francisco Rabal.
2001, Amar y morir en Sevilla, de Víctor Alcázar.
Comentar  Me gusta         00



Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro




{* *}