InicioMis librosAñadir libros
Descubrir
LibrosAutoresLectoresCríticasCitasListasTestReto lectura
Crea una cuenta en Babelio para descubrir tus próximas lecturas Babelio en Français
ISBN : 848130185X
Editorial: Edhasa (30/09/1999)

Calificación promedio : 4.69/5 (sobre 13 calificaciones)
Resumen:
La primera novela postmoderna. La conjunción de la más importante novela histórica de los últimos tiempos y de la versión castellana del gran narrador argentino hacen de este volumen un verdadero acontecimiento literario. Ni más ni menos que un hombre enfrentado a su destino.
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro
Críticas, Reseñas y Opiniones (8) Ver más Añadir una crítica
Danielefeeme
 04 junio 2019
Memorias de Adriano, el libro que le otorgó reconocimiento mundial a Marguerite Yourcenar, es una autobiografía del emperador romano Adriano, quien se caracterizó por ser el primer emperador en detener la expansión de Roma y comenzar a implementar el modelo conocido como “Pax Romana” en todos los territorios que estaban bajo dominio del imperio.
El libro está dividido en 6 capítulos, los cuales narran diferentes épocas de la vida de Adriano. El primero, “Animula vagula blandula” está compuesto por una serie de reflexione que hace el Adriano que está en el ocaso de su vida y comienza a reflexionar sobre la manera en que ha vivido su vida, los placeres que ha experimentado y las diferentes acciones que ha realizado en su vida pública y privada; incluyendo pasajes dedicados al amor, al sexo, a las relaciones filiales y de mando que desarrolló como imperador.
El segundo capítulo,
El libro es una obra atractiva, llena de hechos verídicos y comprobados en la vida de Adriano o en la misma historia de la humanidad, que cargan aún más de validez esta maravillosa aventura por la vida del emperador Adriano. Su presentación como autobiografía, cargada de elementos personales y pensamientos propios del autor, crean un mayor ambiente de inmersión, que hacen sentir al lector como si la persona a la cual se dirige Adriano para narrar sus memorias fuera quien está leyendo el libro. Igualmente, los diferentes elementos de astronomía, política, filosofía y todos los pasajes en los que Adriano habla de su vida con los demás, reconociéndolos como semejantes y personas de las cuales puede aprender para ser un mejor emperador y un mejor individuo, le dan ese toque humanista al escrito, pasando de ser una simple biografía con datos históricos, a un diario de una escritora que decidió pensar como el emperador y describir todo lo que lo rodeaba tal como sucedió en el siglo 2 D.C.
En conclusión, “Memorias de Adriano” es un libro profundo, entretenido y lleno de reflexiones sobre el pasado, la humanidad y el poder. Una autobiografía impecable que además de enseñar la vida de un gran personaje de la historia, lo hace de una manera amena, cercana y que ayuda al lector a sentirse inmerso en todos los hechos, pasajes y vivencias que se narran a través de sus páginas.
Enlace: https://cosimoenlosarboles.w..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lectoraaburrida
 08 febrero 2019
Dos meses me ha costado acabar este libro y no por no gustarme ¿eh?
Árido, denso, difícil de leer pero a la vez emocionante. Más emocionante por haberlo leído bajo la supervisón de una amiga arqueóloga e historiadora, experta e Roma antigua. Ella me ha ido "iluminando" sobre el contenido del libro y no dejando que mi ánimo decayera cuando se me hacía pesado. Y cuando me parecía increíble que el personaje fuera tan "bueno", me pasó "Las meditaciones de Adriano" donde él dejaba constancia de muchas de esas cosas... Aunque como siempre digo, una cosa es predicar y otra dar trigo.
Un muy buen libro, pero que hay que leer muy poco a poco para poder disfrutarlo mejor.
La autora dijo que hay ciertos libros que sólo se deberían escribir teniendo ya cierta edad, ya que ello les dą a los autores un perspectiva más realista. Estoy de acuerdo y también afirmo yo que hay libros que se deben leer con una cierta vida ya pasada, como unas experiencias vívidas. de esa manera es más fácil entender a algunos personajes. Creo que este libro es uno de ellos
Al final cerré el libro casi con pena, con una emotiva despedida a ese personaje que sentí cercano a pesar de los muchos años que nos separaban en la historia.
Las notas de la autora también son dignas de mención, sobre las décadas que tardó en poder llegar a parir esta obra y las aclaraciones sobre las licencias literarias que se tomó.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         30
Samarkanda
 27 marzo 2019
Quizá Memorias de Adriano ha sido la obra más importante de Yourcenar o, al menos, a la que más tiempo dedicó. de hecho, pasaron años desde que la comenzó en 1924 hasta que se publicó por primera vez en 1951; durante ese tiempo la destruyó, la pensó, y la volvió a escribir hasta terminarla a su gusto. Por tanto, quien se anime a leer sus páginas no espere encontrar una novela histórica ágil y con un ritmo fluido porque no lo va encontrar. Estas memorias están escritas con un lenguaje sumamente cuidado, incluso poético me atrevería a decir, en el que los diálogos brillan por su ausencia y el ritmo es sumamente pausado.
Yourcenar nos presenta esta obra bajo el formato de una extensísima carta escrita en primera persona y dirigida a Marco Aurelio, su nieto adoptivo y futuro sucesor del Imperio Romano. Estamos en el siglo II d.C. y Adriano, enfermo de una afección coronaria, redacta esta misiva al saberse próximo a la muerte en la que reflexiona sobre su vida, sus años como emperador y militar, sobre el amor y la pasión y, cómo no, también sobre la muerte.
Al igual que la división del libro, tres son las etapas que se aprecian en la vida de Adriano. La primera comprende su infancia en Hispania y la esmerada educación que recibió tras morir su padre al quedar bajo la protección del emperador Trajano, así como los años de su larga carrera tanto en cargos civiles como militares y que sentarían, posteriormente, las bases de su directriz política.
La segunda abarca el período en el que Adriano acompaña a Trajano en las guerras dácicas como tribuno y cuestor quedando, posteriormente, al frente de las legiones en los territorios de Oriente y permanece allí hasta que recibe la noticia de la muerte de Trajano, apenas días después de saberse designando como su sucesor, para volver a Roma tras ser aclamado por sus legiones como emperador.
La última parte hace referencia a sus años como emperador del Imperio Romano, dedicándose a consolidar las fronteras frenando, así, la expansión territorial y renunciando a nuevas conquistas bélicas para promover el ideal de paz en todos sus dominios. Son años en los que se dedicó a recorrer y administras las provincias imperiales, a fundar ciudades, construir carreteras y monumentos y a viajar por el mero placer de conocer mundo.
La autora deja a un lado los hechos históricos como tales para centrarse en los aspectos que marcaron la vida de Adriano, ofreciéndonos de este modo, las impresiones del emperador sobre la sociedad romana, las personas que rodearon su vida, su concepción de las artes en todas sus vertientes, su matrimonio de conveniencia con Sabina y la pasión que sintió por su joven amante Antínoo y el dolor que le causo su muerte prematura.
Pese a ser un libro complejo, con muchas reflexiones y matices, merece la pena acercarse a la vida de Adriano. Eso sí, hay que tener en cuenta que no deja de ser una novela y, como tal, hay partes que no son fieles a la realidad puesto que han sido modificadas y otras que ni siquiera existieron, al igual que muchos personajes que se mencionan a lo largo de las páginas.
Tras leer Memorias de Adriano me quedé con ganas de saber más sobre este personaje de la historia del Imperio Romano y descubrí que fue un hombre complejo, enérgico y de gran carácter; curioso y vanidoso, tirano en algunos momentos, y capaz de matar sin que le temblara el pulso, al que la enfermedad hizo irritable y cruel. Todo un personaje con sus luces y sus sombras.
A quien se anime a leerlo le recomiendo la edición de Edhasa traducida por Julio Cortázar y que contenga los cuadernos de notas a las Memorias de Adriano, complemento perfecto para que le quede claro al lector la realidad de los hechos históricos de los hechos novelados.
Enlace: https://libropoli.blogspot.c..
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
lecturasporplacer
 16 mayo 2020
Memorias de Adriano de Marguerite Youcenar nos muestra una autobiografía del emperador Adriano al final de sus días en el formato de una carta dirigida a su sucesor. Youcenar nos da su visión de este gran hombre logrando una reconstrucción histórica admirable que muestra la erudición de esta autora. Creo que para poder apreciar Memorias de Adriano es necesario tener algún conocimiento de historia antigua, aunque sus reflexiones son intemporales.
Este es el primer libro que leo de Youcenar y definitivamente no va a ser el último. Memorias de Adriano está dividido en 6 partes que van tratando diferentes aspectos de la vida de Adriano y al final se agrega un apartado “Cuadernos de notas a las Memorias de Adriano” que nos muestra reflexiones de la escritora sobre el proceso de escritura de este libro. al estar escrito como una carta a su sucesor, Youcenar escribe en largos párrafos que describen varios temas al mismo tiempo que ayudan al libro a darle ese aire de flujo del pensamiento de una persona al estar escribiendo sus memorias y, la autora, lo logra de una forma admirable. Me encantó su estilo de escritura logra que olvidemos a la autora y sintamos que lo que leemos son las verdaderas palabras de Adriano. Un libro excelente para leer y releer. Youcenar en la voz de Adriano nos da lecciones de vida.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         11
lauli
 19 marzo 2018
Marguerite Yourcenar reconstruye la vida de Adriano de forma peculiar e ingeniosa: por un lado, la novela es una reconstrucción psicológica del emperador en su senectud, reflexionando sobre su vida y su legado al saberse al borde de la muerte. Por otra parte, es una meticulosa reconstrucción de una época y de una visión de mundo. Yourcenar dice haberse inspirado en una frase de Flaubert que describe el momento previo a la adopción del cristianismo en Roma diciendo "Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo." Ese desamparo filosófico de los romanos está presente permantemente en la novela, donde Adriano se hace iniciar en varios rituales, se entrega a ritos mágicos, y hasta inicia un culto pagano a su amante muerto.
Las notas de Yourcenar al final de la novela referentes a su estructura y composición son inmensamente poéticas y dan cuenta de una peculiar teoría de la novela histórica y de la escritura en general también.
+ Leer más
Comentar  Me gusta         00
Citas y frases (31) Ver más Añadir cita
joseluispoetryjoseluispoetry28 agosto 2019
Las reglas del juego: aprenderlo todo, leerlo todo, informarse de todo, y, simultáneamente, adaptar a nuestro fin los Ejercicios de Ignacio de Loyola o el método del asceta hindú que se esfuerza, a lo largo de años, en visualizar con un poco más de exactitud la imagen que construye en su imaginación. Rastrear a través de millares de fichas la actualidad de los hechos; tratar de reintegrar a esos rostros de piedra su movilidad, su flexibilidad viviente. Cuando dos textos, dos afirmaciones, dos ideas se oponen, esforzarse en conciliarlas más que en anular la una por medio de la otra; ver en ellas dos facetas diferentes, dos estados sucesivos del mismo hecho, una realidad convincente porque es compleja, humana porque es múltiple. Tratar de leer un texto del siglo II con los ojos, el alma y los sentimientos del siglo II; bañarlo en esa agua-madre que son los hechos contemporáneos; separar, si es posible, todas las ideas, todos los sentimientos acumulados en estratos sucesivos entre aquellas gentes y nosotros. Servirse, no obstante, pero prudentemente, a título de estudios preparatorios, de las posibilidades de acercamiento o de comprobación, de perspectivas nuevas elaboradas poco a poco por tantos siglos o acontecimientos que nos separan de ese texto, de ese suceso, de ese hombre; utilizarlos en alguna manera como hitos en la ruta de regreso hacia un momento determinado en el tiempo. Deshacerse de las sombras que se llevan con uno mismo, impedir que el vaho de un aliento empañe la superficie del espejo; atender sólo a lo más duradero, a lo más esencial que hay en nosotros, en las emociones de los sentidos o en las operaciones del espíritu, como puntos de contacto con esos hombres que, como nosotros, comieron aceitunas, bebieron vino, se embadurnaron los dedos con miel, lucharon contra el viento despiadado y la lluvia enceguecedora y buscaron en verano la sombra de un plátano y gozaron, pensaron, envejecieron y murieron.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
daguegardaguegar18 marzo 2020
Allí donde un sastre remendaría su tela, donde un calculista hábil corregiría sus errores, donde el artista retocaría su obra maestra todavía imperfecta, la naturaleza prefiere volver a empezar desde la arcilla, desde el caos, y ese derroche es lo que llamamos el orden de las cosas.
Comentar  Me gusta         41
HefestoHefesto28 noviembre 2019
El niño de Claudiópolis descendía a la tumba como un faraón, como un Ptolomeo. Lo dejamos solo. Entraba en esa duración sin aire, sin luz, sin estaciones y sin fin, frente a la cual toda vida parece efímera; había alcanzado la estabilidad, quizá la calma.
Comentar  Me gusta         30
joseluispoetryjoseluispoetry28 agosto 2019
Los que consideran la novela histórica como una categoría diferente, olvidan que el novelista no hace más que interpretar, mediante los procedimientos de su época, cierto número de hechos pasados, de recuerdos conscientes o no, personales o no, tramados de la misma manera que la Historia. Como Guerra y Paz, la obra de Proust es la reconstrucción de un pasado perdido. La novela histórica de 1830 cae, es cierto, en el melodrama y el folletín de capa y espada; no más que la sublime Duquesa de Langeais o la asombrosa Niña de los ojos de oro. Flaubert reconstruye laboriosamente el palacio de Amílcar con ayuda de centenares de pequeños detalles; del mismo modo procede con Yonville. En nuestra época, la novela histórica, o la que puede denominarse así por casualidad, ha de desarrollarse en un tiempo recobrado, toma de posesión de un mundo interior.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
joseluispoetryjoseluispoetry28 agosto 2019
Me complací en hacer y rehacer el retrato de un hombre que casi llegó a la sabiduría.
*
Tan sólo otra figura histórica me ha tentado con una insistencia similar. Omar Khayam, poeta astrónomo. Pero la vida de Khayam es la del contemplador, la del contemplador puro: el mundo de la acción le fue ajeno por completo. Por lo demás, no conozco Persia ni su lengua.
*
Imposibilidad, también, de tomar como figura central un personaje femenino; de elegir, por ejemplo, como eje de mi relato, a Plotina en lugar de Adriano. La vida de las mujeres es más limitada, o demasiado secreta. Basta con que una mujer cuente sobre sí misma para que de inmediato se le reproche que ya no sea mujer. Y ya bastante difícil es poner alguna verdad en boca de un hombre.
+ Lire la suite
Comentar  Me gusta         00
otros libros clasificados: antigua RomaVer más
Comprar este libro en papel, epub, pdf en

Amazon ESCasa del libro





Test Ver más

¿Conocedor o experto en literatura francesa?

¿Cuál de los siguientes libros fue escrito por Gustave Flaubert?

Memorias de un loco
El más bello amor
Elogio de París

16 preguntas
27 lectores participarón
Thèmes : literatura francesa , Literatura en francésCrear un test sobre este libro
{* *}